Cultura Noticias

43 Certamen Nacional de Artes Plásticas «Ciudad de Manzanares»

Veinticuatro obras seleccionadas para ser exhibidas en la Exposición del Certamen Nacional de Artes Plásticas del presente año, 2019. A destacar que, por primera vez, cinco de ellas son obra escultórica. De esta manera el Certamen de Pintura Ciudad de Manzanares se transforma, tal vez en adecuación a las exigencias de los nuevos tiempos, en una convocatoria para el arte plástico en general, si bien sigue manifestándose, como ocurre en casi todos los certámenes de similar hechura, esa frontera a veces muy imprecisa, entre la representación bidimensional y la tridimensional. En efecto, el cambio en las bases de la convocatoria, manifiesta ahora la apertura a técnicas artísticas como el dibujo o la escultura, y en consecuencia a cualquier tipo de hibridaje. Aspectos estos novedosos que se han hecho presentes ya en esta edición.

En el balance, dos obras adquiridas por el Excelentísimo Ayuntamiento de Manzanares, la pintura Espacios de silencio, del autor Pedro de Miguel García, de Madrid, y Naos, de Antonio Fernández García, obra escultórica que viene de tierras levantinas. La tercera, pintura que engrosará los fondos de la Colección de la Excelentísima Diputación de Ciudad Real, Arquitecturas reflejadas, es obra del también madrileño Juan Bernardo Bueno.

Naos, en la línea de las cajas metafísicas y de los cubos cerrados, netamente formal en este sentido, explota también una vena sugerente a través del lirismo que, en este caso, esconde el cubo. En efecto, la obra se concibe como una nave cúbica en cuyo interior se guarda una secuencia sentimental que el espectador podrá atisbar “voyeurísticamente” a través de pequeños vanos abiertos en las caras del mármol, dispuestos en distintas alturas y ángulos. Una obra en apariencia fría pero cargada de sugerencias, que exige la aproximación del espectador hasta sus vísceras.

Espacios de silencio es un cuadro, de formato narrativo, en una reconocible línea de abstracción que emula la disolvente y dramática pincelada dinámica de Bacon, al tiempo que los espacios sugeridos, en un proceso de evanescencia de las formas que ya exhibiera cierta tradición abstractiva española de los años 70, y que ahora regresa en competencia directa con el predominio de la figuración mimética.

El óleo de Juan Bernardo Bueno es un extraordinario estudio de los reflejos, una recreación abstracta en los espacios de la arquitectura moderna con un espectador envuelto en la fuga de perspectivas, colores y líneas; evocación de la deconstrucción pictórica en la construcción compositiva, al tiempo que expresión de la mirada posmoderna, entre la cita de la historia del arte y el simulacro de la realidad.   

En fin, para lo que da un Certamen: obra variada, tendencias diversas, convivencia de contrarios y arte para ser observado, que, visto lo visto, a duras penas remonta las sorpresas respecto del entorno (los otros certámenes y citas en la provincia), y respecto del año a año (que pasan con la reiteración de firmas). Pero cita que hay que mantener, incluso por la que hay apostar, si cabe, con más cariño, buscando, eso sí, la novedad, la frescura, y la sorpresa, es decir, inventando.

Entre la obra seleccionada, destaquemos la de pintores manzanareños: Paint de Antonio Doctor Mayoralas. El salto, de Juan Sánchez de la Blanca. El intrépido, de Juan Miguel Redondo, Red & Green over Pink de Alex Serna y El reino de los sueños de Pedro Miguel Pérez Villegas.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Cultura Noticias

Monserrat Dominguez y Javier del Pino en la Escuela de Ciudadanos

Ya en la calle el nuevo número de Siembra.

«Mundos interiores» de Luis Rodríguez Caba