Artículos Historias de antaño y de vida

Apuntes históricos, políticos, económicos y costumbristas de la manchega ciudad de Manzanares (II)

Manuel Díaz-Pinés Fernández-Prieto, ‘Galmango’

Continuamos ‘desmenuzando’ los contenidos del ‘Manzanares’ de finales de los años 50’, según relato del Corresponsal de la Agencia Efe en esta nuestra ciudad.

“Es agricultor este bello pueblo manchego de Manzanares y su campo ha recibido ya el espaldarazo de la modernización. La mecánica se encuentra a la orden del día y es sin duda alguna el más adelantado de la provincia, pues los tractores van dejando por anticuados a los carros de labor de todos los tiempos pasados. En los cultivos se ha experimentado un auge nunca esperado pues a los tradicionales del cereal y la viña, hay que aumentar cultivos como el algodón, los maíces híbridos, los cultivos masivos de productos de la huerta, entre los que hay que destacar los del cultivo de la judía blanca manchega, el panizo y otras especies hortícolas que gozan de las preferencias de los consumidores.

El término municipal de Manzanares, comprende una extensión superficial de cerca de 56.000 Hectáreas, de las que 50.000 son totalmente utilizables y que se desglosan de la siguiente forma: Cereales, el sesenta por ciento de la superficie total indicada y, el cuarenta restante, para la explotación del viñedo pero, este cultivo, progresa a pasos agigantados hasta cubrir el déficit existente con relación a antes de la Guerra Civil española.

En números redondos, hay plantadas en el término municipal más de veinte millones de cepas y los «majuelos», palabra clásica que equivale a decir viña o viñedo, se cuidan a la perfección, tanto, que parecen vergeles en el mes de agosto. De la cosecha de esta uva del término de Manzanares, considerada como de la mejor uva española para vinificación, se consiguen cantidades de vino que oscilan alrededor de los dos millones de arrobas con graduación de 13 a 14 grados.

El sistema cooperativo ha vencido el retraimiento de los nativos y, sobre todo, en el aspecto vinícola se ha creado una cooperativa puntera entre las de su género en toda la península. Es modelo de organización esta modernísima Cooperativa y Caja Rural Nuestro Padre Jesús del Perdón y dispone de una capacidad de envase superior a las 250.000 arrobas. Existen además otras dos cooperativas, también vinícolas, como son la de «El Progreso» y la de «El Porvenir», más antiguas que la de Jesús del Perdón.

Manzanares es productor de aceite de oliva pues en su dilatada campiña, hay olivares centenarios que se codean con las modernas plantaciones. El cereal invadió todo el terreno en un afán patriótico de emanciparse de las importaciones de trigo-pan, pero el olivar va recuperando terrenos y la plantación se va intensificando paulatinamente. La producción quesera es también muy estimable. El queso manchego que se elabora en sus quinterías, reúne todas las cualidades científicas y bromatológicas como para que en justicia se le considere como de los mejores de la Mancha por su sabor. Por algo existe un dicho popular que dice textualmente: «Uvas y queso, saben a beso».

Dos teatros de invierno y cuatro de verano, un Gran Casino elegante y señorial, una Biblioteca Municipal Lope de Vega, Campo de deportes y hermosos y grandes paseos de Cristóbal Colón, a orillas del río Azuer, donde se celebran sus tradicionales Ferias. En este año de 1962, tendrá lugar la manifestación de la pujanza y organización de su agricultura, con la instalación de la «II Feria Provincial del Campo» ya de renombre nacional.

Una Plaza de Toros de bien merecida fama en los ambientes taurinos españoles pues por su ruedo desfilaron los más famosos ases de la tauromaquia nacional y americana. Fue inaugurada en el año de 1900 y entonces, ocupaba el noveno lugar en importancia entre las plazas existentes, pues su aforo supera las 10.000 almas y es toda de piedra y cemento. Manzanares guardará luctuoso recuerdo de la cogida y posterior muerte del famoso diestro Ignacio Sánchez Mejías, acaecida en esta plaza el 11 de Agosto de 1934, cuando lidiaba, artista y valiente, con el toro «Granadino», el que en un arriesgado pase en el estribo, alcanzó al diestro, seccionándole la femoral. Al día siguiente y después de todos los auxilios de la medicina de entonces, fallecía en el Sanatorio de Toreros de Madrid. Me cabe el honor de haber captado la cogida del diestro, en una instantánea que dio la vuelta al mundo.

Tiene esta bella ciudad un recién instalado Hogar del Productor, elegantes cafeterías y bares que propician el solaz y recreo de sus habitantes. La cuestión hostelera está muy bien atendida en esta ciudad. Un Paradador de Turismo o Albergue de Carreteras, de primerísimo orden por su capacidad y confort, a menos de un kilómetro del casco urbano. El Hostal del Cruce y el Restaurante Miami en la carretera de Madrid-Cádiz, a pocos metros de la ciudad. En la urbe, el Hotel Casino y el Hotel Regina. Dos confortables y modernas Residencias, la Altozano y la Manchega, varias pensiones y restaurantes en los que se come muy bien y la hospitalidad, siempre está patente en sus habitantes …

Manzanares tiene una hermosísima Parroquia-Colegiata que se encuentra bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción y fue construida a finales del siglo XIV, siendo ampliada y reformada durante el siglo XV y XVI. La portada es un excelente ejemplo del plateresco de finales del siglo XVI, donde encontramos unos relieves de la Asunción, la figura de Dios Padre y los ángeles músicos y las trompillas en forma de abanico. Su nave es de gran amplitud y tiene instalado servicio de megafonía, contando con un maravilloso órgano eléctrico. Su campanario es octogonal de piedra berroqueña y su airosa espadaña, intenta subir más y más hasta superar a las nubes. Sobre las campanas, en otro pequeño campanario llamado «los balconcillos», está instalado un reloj eléctrico de cuatro esferas, cuyas campanadas, indicando la hora, son percibidas desde casi toda la ciudad.

El patronazgo de la ciudad está concedido a Nuestro Padre Jesús del Perdón y recibe culto en la gótica ermita de la calle de su nombre, maravillosa edificación que encaja perfectamente con el buen gusto y las iniciativas de su Junta de Gobierno, incansable siempre por cuanto pueda repercutir en el esplendor de los cultos del Patrón, cuya festividad se celebra el 14 de septiembre.

La ermita de la Veracruz, como así se denomina, hoy está restaurada en cuanto al estilo, pero la primera edificación se remonta a las fechas fundacionales de la ciudad. La imagen, bella escultura en madera, obra de Quintín de la Torre, es copia de la original imagen que se atribuía a Montañés y representa al Nazareno camino del Calvario.

El historial es largo para poder pergeñarlo en pocas líneas, pero puede destacarse que ésta imagen, en unión del entonces Párroco D. Pedro Álvarez Sotomayor y Rubio, fueron los protagonistas de un drama del que salieron victoriosos ante el airado generalato francés, en la Guerra de la Independencia. Grandes fueron las hazañas de chicos y grandes por defender el solar patrio y las luchas de guerrillas diezmaban siempre los efectivos del ejército invasor. Manzanares fue perdido y ganado infinidad de veces y fue, en el discurrir de la guerra napoleónica, Cuartel General de las fuerzas de ocupación, Gobierno Civil de la provincia, Tribunal y Jefatura de Policía. Forzado era el paso de los ejércitos galos por esta ciudad en su camino a Andalucía y siempre en situación de inferioridad, nuestras huestes ante fuerzas disciplinadas y numerosas, produjeron situaciones de verdadero embarazo para sus mandos. En una ocasión en que el paisanaje se sublevara, la guarnición se hizo fuerte en el hospital y la lucha fue durísima. Los franceses, parapetados convenientemente, ofrecieron seria resistencia y causaron muchas bajas a los irregulares e improvisados atacantes pero, con derroche de valor, de ese valor que muchas veces infunde la ignorancia y sobre charcos de sangre manzanareña, fue tomado al asalto el baluarte, viéndose entonces que hasta los mismos heridos que podían utilizar armas, habían estado defendiendo y disparando con verdadero frenesí sobre los atacantes, portadores de escopetas de caza, sables y palos”.

(Continuará…)

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos Historias de antaño y de vida

Historias de ayer (X)

Los mágicos

Apuntes históricos, políticos, económicos y costumbristas de la manchega ciudad de Manzanares (1)