Reportajes

Asunción Sillero (Residencias)

asuncion-sillero-residencias

Ellas mandan en Manzanares: Asunción Sillero

Vd. es una mujer que ejerce un cargo directivo en un momento en el que se nos dice que es difícil para la mujer llegar a este tipo de puestos: ¿lo cree así? ¿lo siente así?

Considero que las principales dificultades con las que se encuentra una mujer para poder ejercer un cargo de responsabilidad son internas, que vienen determinadas por una organización y seguimos siendo nosotras las que solemos plantearnos determinadas cuestiones a la hora de acceder a un empleo o cargo directivo. En mi caso lo siento así, ya que en varias ocasiones he tenido que optar por trabajos en los que la carga horaria era menor, así como la responsabilidad para poder conciliar mi vida familiar al no tener otra alternativa. Este es un aspecto en el que tenemos que trabajar como sociedad y especial las mujeres con nuestro ejemplo para romper las tornas, esos techos de cristal que nos dificultan poder acceder a cargos directivos o de responsabilidad.

En varias ocasiones he tenido que optar por trabajos en los que la carga horaria era menor, así como la responsabilidad para poder conciliar mi vida familiar.

 

¿Ha sentido alguna vez que por causa de ser mujer no podría conseguir sus objetivos laborales? ¿Conoce si el salario de muchas mujeres es inferior al de hombres que desarrollan un mismo trabajo?

Personalmente no he sentido que no podía conseguir mis objetivos en el plano profesional por el hecho de ser mujer, pero si es cierto que en determinadas organizaciones puede que las mujeres encuentren más dificultades para la consecución de estos. En mi trayectoria laboral tampoco he conocido casos en los que la remuneración por el desempeño de un determinado puesto sea menor por cuestión de sexo, pero si es cierta que esta discriminación salarial existe, hay informes que así lo constatan. En ocasiones esta brecha salarial va de la mano de otros complementos discrecionales y retribuciones variables, que no se encuentran en relación con la retribución que se establece en las tablas salariales por categoría profesional.

 

¿Cree que ha debido sacrificarse más que un hombre en la consecución de sus objetivos profesionales?

Personalmente lo creo así, he tenido que realizar multitud de renuncias en el plano familiar y personal para la consecución de mis objetivos laborales, y es más, a fecha de hoy continuo cuestionándome.

 

¿Existe una impronta femenino en el cargo que desempeña o puede haber “formas de trabajar diferentes” según el sexo?

Sin lugar a dudas, de hecho el 99% de plantilla de nuestro centro es femenina y se traduce en una forma diferente de trabajar, máxime dedicándonos a la atención y cuidado de personas mayores. Las mujeres tenemos un importante papel en los procesos de transformación y el esfuerzo que cada una de nosotras realizamos desde el puesto de trabajo que desempeñamos queda patente en nuestra forma de trabajar.

 

Háblenos de su trabajo y de las responsabilidades que ejerce en Manzanares. ¿Cuál es su opinión sobre este pueblo, su ambiente profesional?

Actualmente ejerzo como directora técnica de la Residencia de mayores “La Milagrosa” cuya titularidad es ostentada por las Hijas de la Caridad, siendo directora titular Sor Adoración Llorente. Mi trabajo tiene funciones muy heterogéneas y una gran responsabilidad respecto a personal, residentes y familias de estos. La residencia La Milagrosa tiene una dilatada trayectoria en la atención y cuidado de personas mayores en la localidad, con un carisma diferenciador, marcado por un fuerte sentido de justicia, opción por los más pobres y una sensibilidad especial, que se refleja en el trabajo de todos los profesionales de nuestra casa, muy comprometidos con el centro y con la sociedad.

Manzanares es una localidad con un fuerte tejido empresarial y de importante calado en la región y creo que hay un buen ambiente profesional. Aún así debe ser primordial para las empresas fomentar un empleos de calidad y estables, es una responsabilidad social que revierte siempre en beneficio de todos.

 

¿Qué cambios ha habido de 20 años a esta parte? ¿Ha tenido Vd. Una educación machista? ¿Cuáles han sido las referencias femeninas en su entorno?

La sociedad ha sufrido importantes e impensables cambios en 20 años en todas las esferas, hoy vivimos en un mundo muy distinto, lo que también hace plantearnos si lo ha hecho del modo que nos hubiese gustado que lo hiciera. Esta pregunta me hace reflexionar sobre muchas cuestiones y el importante papel que tenemos tanto mujeres como hombres en el siglo XXI para construir conjuntamente una sociedad más justa e igualitaria.

Afortunadamente en el seno familiar he tenido una educación en igualdad, al menos lo considero así, tanto a mi hermano como a mí se nos inculcó la corresponsabilidad en el hogar y libertad para la toma de decisiones. Pero si es cierto que en mi infancia y adolescencia están presentes pensamientos y planteamientos machistas que hoy en día, afortunadamente, han quedado desterrados.
Si tengo que pensar en un referente femenino en mi entorno, sin lugar a dudas es mi madre, una mujer trabajadora y justa, pero hay muchas más mujeres que han sido referentes para mí y han dejado su impronta.

 

¿Qué opinión le merece el sistema de cuotas por el que las mujeres accederían a cargos directivos?

Considero que el sistema de cuotas, por definición, lo que hace es visibilizar o aumentar la representación de las mujeres en ciertos cargos, pero considero que no es la solución para acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres, pues en cierta manera lo que puede dar a entender este sistema es que las mujeres somos incapaces de acceder a cargos de responsabilidad por nuestras propias capacidades y talentos, simplemente por una legislación que impone un porcentaje de presencia femenina en estos cargos. Pero también es cierto, que estas leyes pueden facilitar la ruptura de los techos de cristal, esas barreras invisibles que dificultan a las mujeres el acceso a cargos directivos. Todas las medidas adecuadas que favorezcan la igualdad son bien recibidas y lejos de mermar la productividad en las empresas, se convierten en una fortaleza.

 

¿La maternidad es un obstáculo para el desarrollo profesional?

La maternidad en si no es un obstáculo para desarrollo profesional de una mujer, al menos no debería serlo, lo es la legislación de conciliación de la vida familiar y laboral y las dificultades en las empresas para poder materializar una conciliación real. De hecho esta cuestión raramente se plantea cuando trasladamos este planteamiento en el caso de los hombres, la paternidad no suele ser un freno en el desarrollo profesional de este, pues si nos remitimos a las cifras, es la mujer en la mayoría de los casos las que dejan su puesto de trabajo, reducen jornadas, etc. para dedicarse a la crianza de los hijos. Se requiere mucha corresponsabilidad también en el ámbito familiar y desterrar ideas muy enraizadas en nuestra sociedad como que el cuidado de los hijos es exclusivamente femenino.

 

¿Qué medidas de tipo político se deben adoptar para favorecer la plena incorporación de las mujeres en puestos de responsabilidad?

Hay medidas de carácter político que no pueden imponerse por decreto, sino promoviendo valores que calen la sociedad. Es cierto que es necesario legislar y materializar medidas de este tipo en la línea de buscar una mayor igualdad, pero más que medidas, que también, es necesario educar en igualdad desde el ámbito familiar hasta el institucional, una igualdad amplia no solo entre hombres y mujeres, una igualdad real. La educación siempre es la base de una sociedad sana y con valores, todos los grandes logros sociales vienen de la mano de la educación y aquí las mujeres tenemos un gran papel como madres, como educadoras, como hijas, como hermanas, etc. debemos ser ejemplo de los cambios que queremos que se produzcan en nuestras familias y comunidades.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Reportajes
elena-carrasco-sanidad

Elena Carrasco (Sanidad)

maria-jose-serrano-comunicacion

María José Serrano (Comunicación)

Manzanares: ¿cerrado por liquidación o próxima apertura?