Iglesia altagracia

Campamento Arciprestal Mancha Sur

María Teresa García Perales

95 niños y niñas han participado durante siete días en un campamento organizado por el Arciprestazgo de Mancha Sur, acompañados por monitores, cocineras y Don José Felipe Fernández, director del campamento.

Durante la semana del 1 al 7 de julio, los niños han podido disfrutar de una semana muy especial, donde se han trabajado valores como la bondad, la sabiduría, etc., a partir de juegos y multitud de actividades que le han permitido divertirse, emocionarse y sobre todo aprender a convivir compartiendo y colaborando en las tareas cotidianas. Tampoco ha faltado la oración por la mañana y la noche, así como la celebración de la Eucaristía

El campamento ha tenido lugar, como el año pasado,  en el Santuario de la Virgen de la Fuensanta, patrona de las Cuatro Villas –Villanueva del Arzobispo, Villacarrillo, Iznatoraf y Sorihuela del Guadalimar– que cada 8 de Septiembre es sacada en romería.

Dicho Santuario, de los más antiguos de Andalucía, pues ya existía en 1291 como un importante centro de peregrinación en las antiguas tierras de frontera,  se encuentra enclavado entre un mar de olivares característico de la provincia jiennense. Es un templo compuesto de tres naves, de estilo gótico, aunque conserva detalles románicos.

Desde sus inicios han sido distintas órdenes religiosas las que se han ocupado del templo: los carmelitas, los basilios y desde el año 1884 los trinitarios, hasta que en el año 2017 dicha congregación dejó el Santuario, tras más de 132 años en los que el templo ha estado a su cargo

A partir de ahora la atención del Santuario de la Virgen de la Fuensanta la lleva a cabo el párroco de Villanueva del Arzobispo, nombrado rector del templo.

                                                 

El sentimiento generalizado tanto de padres como de los niños ha sido de agradecimiento. Durante todo el tiempo estuvieron continuamente informados de las actividades realizadas a través de un grupo whatsapp. Nuestra enhorabuena por el trabajo de los monitores y cocineras, su buen hacer y  su paciencia y entrega, que ha hecho que para muchos niños para los cuales era su primer año de campamento, éste no sea el último.

Termino con las palabras de Enrique Román, responsable de los monitores  al finalizar el Campamento:

“Último día de campamento. Una semana de esas que se quedan grabadas a fuego en el alma. El mejor regalo, las sonrisas de los niños.

El mejor momento, sus abrazos y muestras de cariño.

La mejor medalla, sus caras de emoción…

La idea era que aprendiesen buenos valores,

pero al final siempre aprendo más de ellos que ellos de mí.

Sin palabras para expresar todos los sentimientos y sensaciones que me llevo.

Gracias a todos y cada uno de ellos´”

             

                                                    

COMPARTE

Deja un comentario

*

Iglesia altagracia

No hay miedo a proclamar que está vivo

¡Vamos de inventario!

ACTIVIDADES PARROQUIALES DEL MES DE FEBRERO