Salud Temas de hoy

¿Cómo tenemos los pies en Manzanares?

Jesús Sánchez-Migallón Sánchez-Gil

Y si es necesario llevar zapatos de tacón buscarlos con el mínimo posible y que la parte del talón sea antideslizante para evitar la presión sobre los dedos.

Hay una patología bastante frecuente, sobre todo en las mujeres, que por estar oculta y disimularse en la medida de lo posible, no deja de ser muy molesta e incluso invalidante en algunas ocasiones.

El Hallux valgus, vulgarmente llamado juanete, son unos bultos o protuberancias óseas, recubiertas de una fina piel en la unión del primer dedo con el resto del pie. En su evolución y con el paso de los años y si no se han tomado medidas preventivas o correctoras, ese dedo, se desvía hacia el segundo, llegando a montarse en él.

Lo primero que nos preguntamos…. ¿Porque salen los juanetes? Por un lado, está la genética que es la más común, la forma del pie y de los dedos al nacimiento hace que caminemos de una determinada forma y ello condiciona que crezca el juanete. Todos hemos podido observar de madres y abuelas con juanetes, hijas con juanete. La forma de andar y de pisar se hereda. Ha sido frecuente ver abuelas con un gran juanete, haciéndose un agujero en la zapatilla de paño para poder caminar, la hija con la misma enfermedad evolucionando y la nieta “empezando con juanetes, igualica que su abuela”. Pero eso sí, ninguna de ellas nació con el juanete

El padecer un pie plano, así como tener el dedo gordo más largo (el llamado pie egipcio)) favorece la aparición de juanetes

Pero hay factores y condicionantes externos, que provocan el agravamiento de esta patología, por ejemplo, el calzado inapropiado, muy estrecho en la punta que limitan el libre movimiento de las articulaciones de los dedos. Y si a ello le añadimos los altos tacones, más posibilidades de que aparezcan estas deformidades de los pies.

Los síntomas principales, son hinchazón, enrojecimiento, y dolor cuando el juanete roza el calzado.

Si tenemos claro que una de las causas de la aparición de los juanetes es la sobrecarga sobre la articulación del primer dedo, deberíamos evitar dicha presión, desechando zapatos de tacón elevado, evitando las puntas estrechas que favorecen que el primer dedo se desvíe hacia dentro. Usando zapatos de piel y muy flexibles para una mejor dinámica del pie al andar. Y en la medida de lo posible andar descalzos, para potenciar la musculatura del pie y la pierna.

Pero cuando el juanete ya se encuentra avanzado, la mejor solución es la cirugía, con técnicas actuales de mínima incisión utilizando una fresa parecida a la de los podólogos o dentistas que va deshaciendo el hueso crecido.

Entendiendo que la operación quita el resultado, pero no la causa. Por lo tanto, deberíamos continuar con las medidas preventivas para evitar su aparición de nuevo.

En caso de no querer pasar por una intervención quirúrgica se pueden emplear unas plantillas personalizadas disminuyendo la carga en la zona del juanete, no así los separadores nocturnos ya que el juanete no crece por la noche, es la presión que se ejerce a diario cuando apoyamos quien lo produce.

Y si es necesario llevar zapatos de tacón buscarlos con el mínimo posible y que la parte del talón sea antideslizante para evitar la presión sobre los dedos.

Es un error llevar zapatos de una talla superior, pero sí con un ancho especial donde el pie se encuentre cómodo y donde los dedos tengan espacio suficiente para moverse y estén con una postura correcta.

Quizás a todos ustedes les surja la curiosidad de saber porque a esa desviación e inflamación del dedo gordo del pie se le llama juanete. Las únicas referencias que existen es que, en francés, jointe (refiriéndose a las junturas o nudillos) se pronuncia yuante y posiblemente de ahí su derivación al español juanete.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Salud Temas de hoy

Matrimonio y amistad

El amor funda la familia

La mochila emocional