Iglesia asuncion

Crónicas Pascuales de la Parroquia de la Asunción (2)

1 DE JUNIO – ACOMPAÑA.2

XX Encuentro de Familias Concepcionistas.

Bajo ese lema, unidos por el manto de la Inmaculada Virgen María y bajo el paraguas concepcionista, se desplazaron, desde las diferentes ciudades en las que hay colegio concepcionista, de España, representantes de los colegios y sus AMPAS, acompañadas por la Madre General y la Provincial de las MM. Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza.

Desde las nueve de la mañana, tuvo lugar la recepción. Los esperaban a desayunar, los anfitriones del AMPA del Colegio San José y, tras un primer encuentro y después de conversar en el lenguaje concepcionista, calle Carmen arriba, más de cuatrocientas almas se juntaron en el templo parroquial para celebrar la Eucaristía, muy vivida y compartida a la vez que símbolo de fraternidad.

La monición de entrada ya nos daba todas las pistas: A de amor, sintiendo la cercanía y el afecto de los otros. C de concepcionistas, familia unida que anima y entusiasma. O de oración que nos fortalece y hace sentirnos acompañados por Jesús. M de María que está cada día con nosotros, acompañándonos. P de puzle en el que cada pieza es importante y suma y a la vez todos nos necesitamos. A de alegría por sentirnos rodeados de amigos. Ñ de cariño y compañía proveniente de la necesidad de sabernos acompañados con el cariño y la amistad a través de gestos de compañía mutua. A de amistad, como regalo recíproco de unos hacia los otros y viceversa. .2 por el 20 Encuentro de Familias Concepcionistas que los unió, en Manzanares, acompañados por la presencia constante de Dios que nunca nos deja y permanece a nuestro lado.

Acompañar al otro, es ver y compartir, escuchar y sonreír, ayudar y ser ayudados, desde el cariño y la cercanía. Y como observación final, nos recordaron, nada más entrar, que la Eucaristía es acción de gracias y a ello se disponían, desde ese momento, como familia Concepcionistas. Precioso comienzo.

Don Luis, viendo el templo abarrotado y lleno de vida, esa abundante Vida que nos concede la Gracia de Dios y la presencia de sus hijos e hijas, niños y mayores, dispuestos a participar y dar gracias, vestido como en las grandes ocasiones, con la casulla azul de las celebraciones marianas. Se apresuró a dar la bienvenida a nuestra tierra a la que calificó de redimida y capacitada para llamar a Dios ¡Padre!, a todos los presentes. En ella, dijo, triunfará el Señor, atrayendo hacia Sí todas las cosas y estará siempre iluminada por el arco iris de la benevolencia divina y sus hombres y mujeres formarán la familia de los hijos de Dios, seducidos desde el Amor a la familia trinitaria: Padre, Hijo y Espíritu.

   

Recordó la fecha del 21 de octubre de 2012, en que fue canonizada en Roma, Madre Carmen Sallés Barangueras, fundadora de la orden concepcionista y que se dedica, por vocación, a la educación cristiana de la niñez y la juventud, para calmar su sed de formación en la sociedad desestructurada actual. Dijo que la familia concepcionista está integrada en la gran familia de la Iglesia Universal, enriqueciendo con su carisma a la Iglesia Diocesana y viviendo su ser en una Parroquia, familia pequeña, con pluralidad de dones, viviendo la caridad, que siempre conduce a la unidad, sin la cual se disolvería nuestra identidad, con espíritu de servicio en pro de la formación cristiana y humana, sin diluir su carisma, unida a Santa Carmen Sallés que ya camina en la Iglesia Triunfante, junto a tantas hermanas concepcionistas que pasaron de este mundo al Padre y por quienes se pidió en la Santa Misa.

Habló de los colores que formaban parte del logo o símbolo del XX Encuentro de Familias, que dan idea que la familia concepcionista está formada por muchas personas, cada una con sus peculiaridades, en torno a María que nos quiere y cuida como sus hijos, propuso añadirle el color azul, lleno de gracia y de luz, cuando nos referimos a María Inmaculada y explicó que, ese era el motivo de vestirse de azul para celebrar la Eucaristía.

 

Fue una celebración muy especial y todo un honor para Manzanares y para nuestra Parroquia, sazonado con una continua participación de los niños y niñas y de sus profesores y profesoras, tanto en las lecturas, como en los cantos, con coro propio; en las ofrendas, poniendo a los pies del altar vasijas, conteniendo, cada una de ellas, tierra de Andalucía, Cataluña, Levante, Extremadura, Castilla-León, Castilla La Mancha, etc., formando el logotipo a modo de puzzle, que lució en el presbiterio y, sobre todo, poniendo color y calor a la celebración y, cuando ésta terminó, visitaron diferentes lugares de nuestra ciudad para confluir, posteriormente, en una comida organizada por el AMPA del colegio San José, de la que cuentan y no paran los que allí estuvieron, en este día festivo para el Colegio concepcionista y para Manzanares. Hubo migas, paella, caldereta, magro con tomate, dulces, refrescos… Cantaron y bailaron Mar del Norte y la AMD Manuel de Falla, tuvieron una convivencia especial y, allá por la media tarde, sintiendo que el encuentro había sido muy breve, subieron a sus autobuses y emprendieron viaje de regreso. Les acompañaban las oraciones, la compañía y la alegría de un día COMPARTI2 y VIVI2 en la presencia de Dios y de su Madre, María Santísima.

    

En esta ciudad y en esta Parroquia, estamos acostumbrándonos a grandes celebraciones y casi no nos da tiempo a aburrirnos, porque el tiempo que nos queda lo empleamos en dar gracias a Dios y a su Santa Madre. Gracias Señor. Gracias Madre. Os queremos.   

 

COMPARTE

Deja un comentario

*

Iglesia asuncion

Despedida a don Oscar Olivares

Adiós a don Óscar

Agradecimiento de don Luis a don Oscar