De papeleos y ventanillas Temas de hoy

Declaraciones complementarias y rectificativas

J.I. Sánchez de la Blanca

Ya hemos cumplido con una de las obligaciones fiscales más importantes del año que todo contribuyente tiene, como es la elaboración de la declaración del impuesto de la renta.

A unos le habrá salido a pagar y a otros a devolver, hemos incluido los gastos, las deducciones a las que tenemos derecho, los ingresos que hemos obtenido a lo largo del año, los alquileres…., pero a algún contribuyente, habrá realizado la presentación y nada más hacerlo se ha dado cuenta que no ha incluido alguna deducción a la que tenía derecho, o no ha indicado alguna cantidad de ingresos que no se encuentra exento en el Impuesto.Pues quizás le interese conocer las opciones de complementarias y rectificación de la declaración de la renta. En síntesis son procedimientos de modificación de una autoliquidación, pero con terminología diferente.  Se ha de partir de la base que la forma para realizar esa inclusión o la corrección de alguna cantidad se hace de manera diferente si se causa o no un perjuicio para Hacienda o es el perjuicio para el contribuyente que ha realizado el impuesto de la renta.

Es conveniente que el contribuyente sepa que es mejor poner remedio y no esperar a una posible apertura de comprobación de valores y su posterior sanción.

¿Cuándo es perjudicado el contribuyente?

Estos casos se dan cuando el contribuyente en su impuesto de la renta ha indicado cantidades superiores a las que debería, o que no ha incluido algún gasto que tuviera derecho, como puede ser por ejemplo los libros de sus hijos en educación obligatoria, o la contribución en el caso que tenga una vivienda y la alquila, o no ha incluido alguna deducción que tenga derecho como puede ser en los casos de discapacidad, familia numerosa, maternidad…

El contribuyente puede realizar una declaración complementaria o rectificativa si ha omitido alguna cantidad en el impuesto de la renta

Aquí vemos como claramente el contribuyente se encuentra en perjuicio porque por ese error, olvido o por cualquier otra causa, su declaración, ha salido a ingresar una mayor cantidad o a devolver una menor cantidad.

¿Qué puede hacer en estos casos el contribuyente en donde él está perjudicado?

La normativa tributaria, establece que el contribuyente puede hacer una rectificación del impuesto de la renta presentado.

¿Y qué sucede si el impuesto de la renta es Hacienda la perjudicada?

Como hemos hablado, el contribuyente puede tener un perjuicio por determinadas cantidades que incluidas u omitidas indebidamente, y su declaración de la renta puede resultar una cantidad mayor a pagar o a devolver una cantidad inferior.

Pero, puede suceder al contrario, que Hacienda, pueda resultar perjudicada en los casos en los que el contribuyente no ha incluido cantidades que den como resultado un ingreso inferior a lo que realmente debería pagar o en los casos que dé como resultado una devolución superior a la que debería hacerlo. No solo puede darse en estas circunstancias, sino también porque se deban a situaciones sobrevenidas, como puede ser la percepción de atrasos de rendimientos de trabajo, la devolución de cantidades por las famosas llamadas “cláusulas suelo” y que hubieran sido deducibles, entre otras.

¿Qué puede hacer en este caso el contribuyente, donde es Hacienda la que es perjudicada?

El contribuyente debe realizar una declaración complementaria del ejercicio que corresponda y dependiendo del motivo que traiga causa.

COMPARTE

Deja un comentario

*

De papeleos y ventanillas Temas de hoy

Entrevista a Pedro González Fernández Pacheco, Director Comercial de OyE

¿Cómo se crea el dinero?

Matrimonio y amistad