Artículos Historias de antaño y de vida

Despedida del cuerpo

Manuel Rodríguez Mazarro

Con motivo de la llegada de noviembre me surge el comentario sobre el nombre de las plañideras, conocidas por “lloronas”, aquellas señoras que manifestaban teatralmente el dolor del finado, incluso con gritos que causaban escalofríos de terror, algo espeluznante, solían ser mujeres vestidas rigurosamente de negro de pies a cabeza, preparadas para el acto de sentir dolor que implicaba la pérdida del yacente que ni conocían, era su negocio. Mentalmente todo este artificio ha cambiado.

Incluso el traslado del féretro, recorrido desde la casa mortuoria a la ermita adjunta a Altagracia, para dar el pésame, con los cantos gregorianos del “maestro capilla”. Lento recorrido en carroza tirada por caballos emplumados y según las “capas” que iban de curas así era la categoría del “fiambre”, ¡perdón mi expresión!

Maniobras de levantar toda la vivienda, acoplar las veinticuatro horas a “casa mortuoria”. Duelo, velatorio, penas, recuerdos, rezos, comentarios, sentimiento, mucho trastorno y algún paripé familiar. Siempre hubo el aquél discordante por herencias de la “silla”, incluido el no hablarse con la familia. El final, en la lápida esculpir el característico: –“No te olvidamos”. —“Descanse en paz”. Aunque esto seguirá ocurriendo.

Muchos recordarán aquella época, anterior al día 30 de julio de 1999. Hace veinte años que se inauguró el tanatorio-crematorio de Manzanares. Una construcción de noble aspecto, en las inmediaciones del hospital. En principio nos llamó la atención, se llegó a hablar de todo menos que sería el futuro, lugar donde nos despedimos humanamente y le decimos adiós al cuerpo.

Todo esto ha cambiado mucho desde que existen dichos establecimientos, dedicados exclusivamente a facilitarnos lo que ya tenemos asumido. El luto no es todo negro, se queda en los recuerdos a esa vida que se nos marchó para siempre, ¿a dónde?, ¿hay vida en el más allá? –algo tiene que haber, aquí el misterio de cada cual y nuestra creencia espirituosa.

La puesta en marcha de las instalaciones, por entonces fue por parte de “Atocha, S.A. –Seguros”. Nos vinieron a solucionar aquel problema de los entierros en las casas o pisos. –Hasta entonces, el más cercano a Manzanares era el de Albacete, actualmente los hay en casi todas las poblaciones importantes.

El acto inaugural fue a las doce en el amplio vestíbulo. La presidenta de Atocha, S.A.-Seguros Dª Carmen de Dios Hernández, el director general de Ntra. Sra. de Atocha D. Javier Ayuso de Dios y palabras de D. Juan Noblejas F.-Pacheco. La bendición de la dependencia fue realizada por el párroco de Altagracia D. Jerónimo López Rubio.

La obra fue diseñada y dirigida por el arquitecto manzanareño D. Manuel López de los Mozos con la colaboración técnica de los aparejadores D. Francisco Lozano y D. Sergio Noblejas. Constructora “Grucasa”. “Ayuso-decoración”.

Curiosamente el primer cliente que utilizó las nuevas instalaciones fue D. Pedro Antonio Marín Rodríguez, fallecido en Manzanares a los 84 años y al día siguiente, D. Pedro María Román Gutiérrez, padre de mi entrañable amigo D. Pedro Román Orozco. Así sucesivamente hasta nuestros días.

La capilla de aire románico se quedó sin la bendición por encontrarse en obras y tuvo lugar el  domingo 6 de febrero del 2000. Pasado el mediodía, D. Jesús y Fernando Palop, párrocos de la Asunción facultado por el Sr. Obispo, ofició la ceremonia con todos los ritos que esto requiere de bendiciones al nuevo altar.

Desde que nacemos lo tenemos pronosticado, el morirse no es obligatorio, pero si por ley de vida. Estos servicios funerarios son de primera necesidad. Actualmente en Manzanares la incineración supera el 20% de los enterramientos, algo que hace veinte años sería impensable, siempre existe un ahorro, cada cual es muy libre de su despedida corporal y su final destino.

Finalizo con una frase, dos cosas hay en la vida en las que creo seguro: –“que hay que morirse y en los impuestos”.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos Historias de antaño y de vida

Escuela de cartapacio, cabás y colleja

Nuestro Padre Jesús del Perdón… Fechas para un patronazgo

El trazo sugerido: Jesús Mozos, artista.