Artículos de opinión Opinión

El abandono de los pisos de los bancos.

Diego R. Gallego Fdez-Pacheco

La gran crisis y sus secuelas han propiciado que una parte considerable del parque inmobiliario haya quedado en manos de la banca. Muchas  empresas promotoras, constructoras y urbanizadoras, al frenarse las ventas y la financiación, no pudieron hacer frente al pago de créditos, y sus propiedades fueron adjudicadas a la banca. También numerosos particulares al no poder afrontar los pagos de las hipotecas sufrieron el consabido embargo.

 Muchos de estos inmuebles pasaron a la sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, más conocida por su acrónimo SAREB,  coloquialmente  “Banco malo”, que ya ha vendido una parte de las fincas procedentes de embargos, pero todavía permanecen en toda España centenares de miles  bajo titularidad bancaria o del propio Sareb. En nuestra provincia y en Manzanares quedan un buen número de pisos y casas en esta situación.

 El que la banca sea la mayor inmobiliaria del país, no tendría qué preocuparnos si su comportamiento fuese como el de cualquier propietario responsable, que mantiene su propiedad en las debidas condiciones de mantenimiento, conservación y ornato, reparando los desperfectos que vayan apareciendo, además de pagar puntualmente los gastos de comunidad que le correspondan.

El problema es que es muy frecuente tener en nuestros barrios edificios con esa titularidad muy deteriorados, promociones y urbanizaciones sin terminar, en ocasiones  saqueados u ocupados, invadidos por  palomas, roedores y vegetación descontrolada, con los cerramientos o vallados inseguros y  a veces en estado ruinoso e insalubre.  

Por citar algún ejemplo, en el entorno del  Castillo y de la ermita de San Blas, quedó una promoción sin terminar que perturba enormemente el paisaje urbano desde importantes puntos de vista, con la estructura de hormigón muy voluminosa de telón de fondo de una zona que debía preservarse y protegerse de modo especial contra ese tipo de situaciones  fuera de control y tan prolongadas en el tiempo. No muy alejado se encuentra en situación de abandono y objeto de saqueo lo que fue un muy bien montado establecimiento de hostelería  en la avenida de Castilla la Mancha.

Considero que se debe exigir a la banca o a la Sareb, que actúe para evitar y corregir estas cosas. No tienen ningún privilegio y deben cumplir las normativas como el resto de ciudadanos y empresas. Las obligaciones de pagar cuotas de comunidad y mantener en buen estado de seguridad, salubridad y ornato sus inmuebles, son las mismas que las de cualquier otro propietario.

 

 

                                                                         

COMPARTE
1 Comentario
  • Avatar
    Julian
    01/08/2019 en 17:13

    Diego , se te a olvidado comentar que otros muchos pisos de propiedad publica , han sido vendidos a fondos llamados » buitres » a precios bajos en vez de hacer política social . Y como todos los especuladores estos fondos han subido precios , ahora que los tipos de interés , están en mínimos ; esperando que la gente solicite hipotecas , y si no se venden , » ahí están » ; sin mantenimiento y sin cumplir las obligaciones que conllevan

Deja un comentario

*

Artículos de opinión Opinión

¿Feria del libro?

Como el Maestro Agustín

Tribuna libre. Política…¿para jóvenes?