Psicología Temas de hoy

El arte de cultivar la gratitud

Mayte Criado

   -Según la Real Academia Española, la gratitud es “el sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera”. El sentimiento de gratitud, cuando nace desde el corazón conlleva una profunda conexión con uno mismo y con el entorno. Y en esa conexión, en esa unicidad nace el cuidado, el aprecio y el amor hacia esta vida que tanto nos da diariamente, pese a que alguna vez, nuestras demandas sean muy superiores. No siempre podemos tener lo que queremos, pero no por ello debemos maldecir ya el resto de los días; sería muy bueno que el ser humano aprendiera a centrarse más en agradecer aquello que posee que en maldecir lo que, por el motivo que sea, no puede lograr.

En la gratitud hay un sentimiento de que, en el fondo, cuando dejamos de escuchar a nuestra demandante y exigente cabecita, todo está bien. Todo es suficiente, todo es bueno; somos perfectos como somos y por ende nuestra vida es perfecta tal y como es. La gratitud es especialmente importante en época de “vacas flacas”, esos días en los que lo vemos todo negro y la ingesta siempre parece amarga. No hay que olvidar que, siempre, siempre, siempre hay algo por lo que dar las gracias. El simple hecho (que no es tan simple), de amanecer por la mañana y estar sano, supone el mayor motivo de gratitud que, desde mi punto de vista, puede existir.

La gratitud cambia nuestra forma de ver la vida y de considerarnos a nosotros mismos. Situaciones difíciles que en otro tiempo nos resultaban insoportables y parecían intolerables se transforman; en el momento en que agradecemos, la situación comienza a aclararse y entonces podemos ver las oportunidades para crear el cambio. Disminuye la depresión, el conflicto se transforma y el estrés disminuye. Cuando estamos enfadados, asustados, tristes o deprimidos esto suele correlacionar con haber perdido nuestra capacidad para agradecer. Por tanto, el mejor consejo que en este sentido te puedo dar, es: cuando te sientas de esa manera repasa y recuerda las cosas buenas presentes en tu vida y agradece; casi de inmediato te sentirás mejor. De entrada, con un repaso mental puede valer. Siente la presencia de esas cosas buenas.

Las personas felices son agradecidas. Saben darse cuenta de todo lo positivo que sucede en sus vidas y sienten un regocijo por las buenas nuevas. Una manera directa de sacar más partido a nuestra personalidad es precisamente agradecer nuestra forma de ser; nuestros puntos fuertes, lo que nuestros padres nos han enseñado, agradecer su ejemplo y enseñanzas, así como los de nuestros profesores, amigos y otras figuras importantes en nuestra existencia.

Ellos, y el entorno en el que hemos vivido, nos han forjado. Seamos agradecidos por las oportunidades que hemos recibido.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Psicología Temas de hoy
NOTICIAS RELACIONADAS
Ni rescate, ni bancario
¿Vas a vender una casa?
Entrevista a Rafael Parrado Arias, SilesKm13