Artículos de opinión Opinión

El fin muy cerca está

Francisco González-Nicolás Garrido

Lo ha dicho nuestro Alcalde: la legislatura está prácticamente concluida. El tiempo ha pasado y, salvo imprevistos, nos encontramos con que, a pocos meses vista, tenemos elecciones otra vez. En este caso serán, en mi opinión, las que más nos atañen y de las que depende, muy mucho, el rumbo de nuestra ciudad. En las municipales y autonómicas de mayo, saldrán elegidos los gobiernos municipales y el parlamento regional de Castilla la Mancha, aunque también tendrán lugar las Elecciones Europeas.

Pero lo cierto, es que, de la pericia y el acierto del gobierno local, de su buena relación con el autonómico, que es el que tiene el grifo de las concesiones de servicios y subvenciones a los ayuntamientos, dependen muchas cosas para una ciudad como la nuestra.

Si hacemos un repaso a la actual legislatura, nos encontramos con que, nada más aterrizar este gobierno, fruto de la coalición del PSOE con IU, saltó el brote de legionella, del cual no querríamos acordarnos ninguno, pero que trajo la zozobra y muchas dudas respecto a su origen, que, al parecer, nunca será posible descubrir.

Si quitamos esto, podríamos hacer un inventario de realizaciones y otro de promesas o proyectos pendientes de cumplirse, que quizás avancen poco en estos próximos meses, o no, según vengan las cosas. Destacados, la inauguración del Colegio Divina Pastora, el Centro de Atención Temprana y, sobre todo, los planes de empleo que, con la ayuda de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha y la Diputación Provincial, han dado trabajo y sustento a muchas familias de nuestra ciudad que llevaban años sin que entrara un salario en su casa, así como el repaso tan importante que se le ha dado a parte del casco histórico y el buen panorama cultural y educativo local.

Quedan por comenzar la ampliación de la Residencia de Mayores Los Jardines y los parques fotovoltaicos que, se pensaba que iban a ir más rápido en cuanto a su comienzo y parece que se han ralentizado. En cuanto a proyectos para el próximo programa electoral habría de contemplarse la necesidad del Nuevo Centro de Salud de las Cábilas, porque, aunque la mona se vista de seda… el actual de la Carretera de la Solana, es inviable; la reforma o construcción de un nuevo Instituto Sotomayor y acometer la restauración de, al menos, el pórtico de la Iglesia Parroquial de la Asunción, si no una restauración integral de todo el exterior del templo, como edificio icono de nuestra ciudad, que no acaba de tener solución y, sin duda, si es que realmente existe interés de algunas empresas por instalarse en nuestra ciudad, acometer la ampliación del Polígono Industrial.

Porque, si te paras a pensarlo, en el momento que se acaben los planes de empleo o los fondos para acometer obras municipales, quizás nos llevemos una sorpresa en cuanto a las cifras de empleados en Manzanares. Lo cierto es que ha sido una legislatura apacible la que va concluyendo en estos meses, merced a la coalición citada, en la que el Equipo de Gobierno ha trabajado con ganas para generar riqueza en nuestra ciudad, pero, tal como yo lo veo y como se oyen comentarios, el comercio local va a menos, por lo que sea, pero no se nota crecimiento significativo y, a nivel general, parece que la crisis ha pasado, pero no se nota la alegría de tiempos pasados en los negocios.

Seguro que hay muchos otros proyectos que incluirán los diferentes partidos en sus programas electorales, pero en una encrucijada de caminos tan privilegiada como la que nos encontramos, es de desear que empecemos a escalar posiciones en cuanto a industrias, comercios, servicios, número de habitantes, que se ha reducido en mil personas en los últimos diez años y, algunas otras cifras macro, que se traduzcan a las micro de las familias, de tejas para abajo y de puertas para adentro y, aunque influyen mucho las tendencias o ideas de cada cual a la hora de depositar el voto, habría que pedir a los futuros candidatos que el programa no se limite a un “copia-pega” de los anteriores y tengan en cuenta que no todo ha de ser escaparate y que, en más de un 90%, los jóvenes, nuestros jóvenes, el futuro de nuestro pueblo, una vez que se marchan a estudiar fuera, ya no vuelven, entre otras cosas porque aquí sigue sin haber futuro para ellos y, si eso sigue así, nuestra población envejecerá y seguirá reduciéndose. Hace falta imaginación y proyectos a largo plazo que, hasta el momento, no he escuchado a nadie. Quizás no sea posible proyectar para mucho tiempo a estos niveles.

Respecto al panorama político que se nos presenta, creo que merece un artículo aparte y con mucho sosiego, porque esa es una historia, en la que algunas formaciones están pidiendo regenerarse o morir y a la gente de nuestro pueblo, al margen de la ideología de cada cual, no le valen las medias tintas ni las promesas de última hora.

 

 

COMPARTE
Deja un comentario
*

Artículos de opinión Opinión

Hacer pueblo

Editorial

Solo son tres días