Noticias Pueblo

El rostro de la dignidad

Lorenzo García Núñez Garrido

Mi vida es difícil, pero lo puedo llevar. Siempre pienso que hay gente que está peor que yo. En Manzanares me siento querido  y respetado

Estamos habituados a verlo por la calle paseando, yendo de un sitio para otro. Ahora en su nueva silla eléctrica que lo desplaza a todo velocidad por la calle Empedrada. “Un día te vas a llevar a alguien por delante” Se ríe.

En realidad se ríe mucho, por muchas cosas. También se indigna . Y opina y comenta y refiere y aporta… le interesa la vida de Manzanares. Lleva una vida tranquila y se muestra  satisfecho de las muchas cosas que ha conseguido. “Cuál es exactamente la enfermedad que padeces? “ “Parálisis cerebral”.  Le pedimos que nos diga  qué preguntas no le resultan cómodas: “Tú pregunta y ya veré yo si te respondo”

 

Háblanos de tu niñez, de tus recuerdos de infancia y de cuando tomaste conciencia de tu enfermedad.

 Yo no fui al colegio hasta los 12 años porque no podía andar. Estaba en casa, con mi madre y mis hermanas, en la cama o en un sillón. Veía la televisión o simplemente estaba con ellos.  A las 12 años me operaron de las piernas y aprendí a caminar y entonces fui al colegio. Estuve en tres colegios: Divina Pastora, Altagracia y La Candelaria. Entonces había una unidad llamada “Educación Especial”. Allí aprendí a leer y a escribir.

En el colegio empecé a ser consciente de las cosas que podía hacer y de las que no. En las clases, no era como ahora, te sentías un tanto apartado. Pero recuerdo que me gustaba ir al colegio.  Con respecto a los compañeros, he tenido experiencias de todo tipo y he encontrado gente buena y gente mala.

Imaginamos que tu familia es muy importante para ti.

 Si. Fundamentalmente mi madre, que me ha apoyado en todo y se ha desvivido por mi. Aunque discutimos todo el rato por tonterías (risas). Tengo tres hermanas más pequeñas, con las que jugaba cuando era pequeño y que también me han ayudado mucho. Mi padre murió cuando yo tenía 18 años en accidente de tráfico.  Recuerdo de él su bondad.

¿Qué enfermedad padeces exactamente y cómo has evolucionado?

Tengo parálisis cerebral. Y la verdad es que creo que he mejorado a lo largo de estos años gracias a también a mi esfuerzo y a mis ganas de mejorar. Soy consciente de que hay gente con mi misma enfermedad que no habla, que no anda y están en una cama.

¿Las limitaciones de tu cuerpo y a la hora de comunicarte te hacen sentir como en una cárcel?

 La verdad es que no. No me siento así. Puedo salir y entrar libremente. Mi madre no me echa la llave en la puerta de casa (risas). Me molesta mucho, por ejemplo, no poder hacer actividades cotidianas yo sólo o cuando me da la gana, por ejemplo, ducharme. En cuanto al lenguaje, sé que no se me entiende bien y prefiero que la gente me lo diga y no que me dé la razón como si fuera gilipollas (risas). Eso me molesta mucho.

¿Hubieras deseado que tu vida fuera de otra manera? ¿Qué hubieras querido ser?

 Claro. Me hubiera gustado ser político.

¿Político? ¿Y eso?

 Me gusta mucho la política y estar informado, tener opinión, ya sabes. También me gusta participar en las cosas del pueblo.

¿Cómo te ves dentro de diez años?

La verdad, me veo en una residencia.

¿Eso te asusta?

Un poco.

¿Cómo ves las cosas actualmente en materia de discapacidad?

Se ha avanzado mucho. En mi época no había nada y ahora hay cantidad de cosas. Por ejemplo habrá un aula para mayores de cincuenta años. Yo tengo 51. Eso es muy importante. Me siento valorado, respetado, digno.

¿Te hubiera gustado nacer más tarde?

 Probablemente sí. Hubiera sido más consciente.

Pero esa consciencia no depende de eso sino de la perspectiva de los años… Desde esa perspectiva, ¿qué momentos hubieses evitado?

 Hay un ejemplo claro que me ha dado la experiencia. Fui a Albacete a un centro de discapacitados físicos. La experiencia fue muy mala. Duré tres días. Allí me di cuenta de que quizá yo estaba mejor de lo que creía.

Supongo que habrás tenidos momentos de mucho sufrimiento…

 (Pone gesto serio y declina la pregunta.) Prefiero no hablar de eso.

Y también momento felices…

 Sí, claro, como cuando he sido el padrino de boda de mis hermanas. O cuando he conocido a gente importante como a Julio Anguita o Raphael.

Creo que eres una persona religiosa.

Sí. Soy católico practicante. He estado también en Lourdes. Esto me ha ayudado mucho a vivir con mi enfermedad.

Tú vida ha sido difícil. ¿Existe un proceso de aceptación de tu situación?

Mi vida es difícil, pero lo puedo llevar. Siempre pienso que hay gente que está peor que yo. En Manzanares me siento querido  y respetado(aunque he encontrado de todo), puedo ir a todas partes.

¿Cuáles son tus aficiones?

Me gusta mucho ir al fútbol. Al fútbol grande y al fútbol sala. Me gusta ir a la biblioteca  consultar internet, pasear…incluso he hecho teatro.

Cierto, recuerdo que saliste en bodas de sangre cuando la dirigió Cecilio Amores aquí en Manzanares.

 

Nos reímos un rato y terminamos la charla haciendo unas cuantas fotos. Me voy con la sensación de que ha sido más fácil de lo que pensaba. Mucha gente no entiende a Lorenzo cuando habla pero no es porque él no articule bien. Más bien creo que no le escuchan verdaderamente.

COMPARTE
1 Comentario
  • Avatar
    ROSA DIAZ
    24/11/2019 en 15:49

    Felicito a Siembra, por saber escuchar como lo habéis hecho con Lorenzo.
    Porque él se lo merece, por ser ejemplo de superación. Él no se ha dejado atrapar por las garras del miedo y la tristeza de no ser entendido.
    Yo lo conozco por ser mi discípulo y Lorenzo es un artista nato. Participó en el curso dibujo y pintura que organizó AFADI en 1995. Fue un curso de mucho valor, como medio de expresarse a través del dibujo y la pintura, y tod@s disfrutaron mucho.
    Una persona como él, que es igual o más inteligente que cualquier otra persona, tiene que saber hacer una gestión emocional importante. Para no sentirse abandonado e incomprendido. Pues la O.M.S, define la Salud, como un estado de completo bienestar físico, mental y SOCIAL. Es evidente que su madre ha hecho un papel fundamental. Cuando no ha sentido lástima por él y le ha dado aliento en todo momento, del TÚ PUEDES, para entenderlo y acompañarlo siempre por su inclusión en la vida de la comunidad.
    Eso es lo que se llama AMOR. amor por un hijo o hermano, y amor por uno mismo. En ésta sociedad tenemos mucho que aprender del Amor, y yo veo a Lorenzo y su familia, con el propósito de vida, de ayudarnos a tod@s, a aprender sobre el amor verdadero.
    Gracias a tod@s por compartirUn fuerte abrazo.

Deja un comentario

*

Noticias Pueblo

Ya en la calle el nuevo número de Siembra.

Encuentro en Manzanares del grupo de profesores católicos del arciprestazgo Mancha Sur.

XLII Festival Nacional de Folclore Ciudad de Manzanares