Reportajes

Elena Carrasco (Sanidad)

elena-carrasco-sanidad

Ellas mandan en Manzanares: Elena Carrasco

VD. es una mujer que ejerce un cargo directivo en un momento en el que se nos dice que es difícil para la mujer llegar a este tipo de supuestos: ¿lo cree así? ¿lo siente así?

El cargo que ocupo actualmente es el de Jefe del Servicio de Urgencias del Hospital de Manzanares, este cargo es de libre designación por la Dirección del Hospital y por tanto lo puede desempeñar en igualdad de condiciones cualquier profesional de ambos sexos.

En las últimas décadas la mayoría de los profesionales sanitarios que salen de las facultades y escuelas son del sexo femenino por lo que no es difícil que los cargos directivos de esta rama sean ocupados por mujeres. Si a esto añadimos que desempeño mi trabajo en la empresa pública, todavía es más sencillo el poder acceder a este tipo de puestos. Considero que es en el empleo público donde se está mas concienciado y existe mayor igualdad en las contrataciones y por tanto donde la mujer tiene más oportunidades de alcanzar este tipo de cargos.

Probablemente no ocurra lo mismo en otros sectores y por supuesto en empresas privadas donde el porcentaje de mujeres directivas es menor.

Por tanto, creo que la representación de mujeres directivas en general es menor comparada con los hombres, pero no en el campo en el que yo desarrollo mi actividad actualmente.

 

¿Has sentido alguna vez que por causa de ser mujer no podría conseguir sus objetivos laborales? ¿Conoce si el salario de muchas mujeres es inferior al de hombres que desarrollan un mismo trabajo?

En ningún momento me he sentido incapaz de alcanzar mis objetivos laborales por el hecho de ser mujer. Me gusta mucho mi profesión y he procurado no menoscabar el tiempo que he necesitado dedicarle. Como madre compaginar el trabajo con el cuidado de mis hijas sobre todo en sus primeras etapas de la vida conlleva un gran sacrificio personal quitándole horas al sueño y horas de dedicación personal, con la sensación la mayoría de los días de que me faltaban horas para organizar las tareas domesticas y para dedicarles más tiempo a ellas y a mi marido. Pero ni en esa etapa de mi vida ha disminuido el tiempo dedicado a mi labor profesional.

En el cargo que ocupo no existe discriminación en el salario por sexos, pertenecemos a un régimen estatutario y el salario esta estipulado por convenio por lo que no existe ninguna brecha salarial de género entre los profesionales de la misma categoría.

 

¿Cree que ha debido sacrificarse más que un hombre en la consecución de sus objetivos profesionales?

El trabajo profesional que conlleva el conseguir el nombramiento de cargo directivo ha sido el mismo con indiferencia entre sexos, pero a nivel personal la implicación familiar en organización y realización de tareas domesticas y en el cuidado de hijos si que conlleva un sacrificio y una entrega en distinta medida para hombres y mujeres en general.

 

¿Existe una impronta femenina en el cargo que desempeña o puede haber “formas de trabajar diferentes” según el sexo?

En el cargo de responsabilidad que ostento no creo que haya formas de trabajar distintas en aquellos servicios de otros hospitales que están dirigidos por hombres. El servicio está organizado en base a la planificación y organización de los jefes anteriores (ambos varones) y adaptado y modificado a los cambios que tanto a nivel de recursos humanos como de necesidades han ido surgiendo.

 

Háblenos de su trabajo y de las responsabilidades que ejerce en Manzanares. ¿cual es su opinión sobre este pueblo, su ambiente profesional?

Mi cargo es el de Jefe de Sección del Servicio de Urgencias del Hospital Virgen de Altagracia, a nivel profesional es un cargo de responsabilidad pues conlleva la organización para el funcionamiento y la resolución de la atención inmediata del área sanitaria de Manzanares, que engloba los municipios de Manzanares, La Solana, Membrilla. Es una atención que conlleva un alto número de asistencias anuales de forma universal y continua las 24h del día, todos los días del año, ajustándonos a protocolos y estándares de seguridad y calidad en cada una de estas atenciones.
Manzanares es un pueblo de servicios, situada en un sitio estratégico y nudo principal de carreteras, ha sido desde hace décadas una ciudad más dedicada a la industria que los pueblos que la rodean, atrayendo por estos motivos a familias que se instauraron aquí como puede ser mi caso. El Hospital Virgen de Altagracia probablemente sea la mayor empresa a nivel local, por tanto, debe ser un bien privilegiado a cuidar y fomentar por parte de los gobiernos locales y regionales.

Como Manzanareña estoy implicada y preocupada por la sanidad de mi pueblo, intentando garantizar una atención sanitaria de calidad. Manzanares es un pueblo privilegiado ya que tiene un alto nivel sanitario al tener hospital propio con una amplia cartera de servicios y por tanto mi objetivo es conseguir su mantenimiento y actualización.

 

¿Qué cambios ha habido de 20 años a esta parte ¿Ha tenido Vd. una educación machista? ¿Cuáles han sido las referencias femeninas en su entorno?

En las últimas décadas ha habido muchos cambios en nuestro entorno y más intensos probablemente en el ambiente rural en el que nos movemos, muchas mujeres y hombres han tomado conciencia de la igualdad y se han fomentado muchos movimientos, trabajos y cursos de formación para conseguirlo, aunque queda todavía que seguir insistiendo en una educación en igualdad en los colegios para que esas diferencias sean menores. A nivel laboral cuando yo comencé a trabajar en Manzanares a finales de los años 90 era la única médico mujer del Servicio de Urgencias y en la actualidad existe paridad en ambos sexos.

Mi educación se inicia en el Colegio La Milagrosa, en aquella época colegio femenino concertado y posteriormente en el IES Sotomayor, no considero haber tenido una enseñanza machista ni en mi educación escolar ni en la educación familiar. Mis padres tanto a mi hermana como a mí nos han apoyado y se han sacrificado para que pudiéramos tener una titulación universitaria que nos hiciera independientes en la vida.

Mi referencia femenina ha sido mi madre por su sacrificio, su implicación en todo lo que se propone, me ha enseñado a no ponerme barreras en la vida, estar abierta a todas las posibilidades y por su apoyo incondicional en el cuidado de mis hijas para que yo haya conseguido mis objetivos laborales.

 

¿Qué opinión le merece el sistema de cuotas por el que las mujeres accederían a cargos directivos?

En la actualidad el sistema de cuotas está presente en muchos aspectos de nuestra vida y no nos preguntamos por ello, por tanto, me parece justo que exista este sistema para poder acceder a algunos empleos en los cuales las mujeres estamos más discriminadas. No obstante opino que un puesto de responsabilidad debe estar ocupado por aquella persona que tenga los méritos y la capacidad suficiente para hacerlo con independencia de su sexo.

 

¿La maternidad es un obstáculo para el desarrollo profesional?

Para mí personalmente la maternidad es sin duda la mejor experiencia positiva que he podido sentir a lo largo de mi vida, por lo que en ningún momento la puedo ver como un problema. El sentimiento de maternidad implica unos cambios en tus prioridades donde se antepone el cuidado y el bienestar de tu hijo al tuyo mismo y de la misma forma se asume este periodo como prioridad en tu etapa profesional.

En el día a día yo creo que es posible combinar el trabajo con la maternidad sin sacrificar ninguno de los dos roles: el de mujer profesional y el de madre.

 

¿Qué medidas de tipo político se deben adoptar para favorecer la plena incorporación de las mujeres en puestos de responsabilidad?

A nivel político la primera medida es fomentar una Educación en Igualdad; es desde el aprendizaje en las primeras etapas donde se puede conseguir cambiar ciertos estereotipos que tenemos prefijados. Se debe incrementar y facilitar la participación de la mujer en aquellos puestos de trabajo que históricamente han sido destinados a los hombres. Cumplir las cuotas por sexos, para que una vez haya paridad la mujer exponga sus méritos y pueda acceder a puestos de responsabilidad.

Flexibilizar los horarios laborales para poder adaptarlos al cuidado de hijos y que no suponga un obstáculo para la mujer el optar a este tipo de cargos.

Es imprescindible equiparar el periodo de baja maternal tanto para el padre como para la madre, para evitar que la maternidad sea una penalización en la adjudicación de cargos de responsabilidad.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Reportajes
maria-jose-serrano-comunicacion

María José Serrano (Comunicación)

Manzanares: ¿cerrado por liquidación o próxima apertura?

Un café con… Sonia Delgado