Iglesia altagracia

En torno al Monumento

María Teresa García Perales

 Me pongo a escribir como cada mes intentando hacer un resumen de todo lo vivido en nuestra Parroquia en las últimas semanas. Hoy es Domingo de Resurrección y después de participar en las celebraciones de la Semana Santa nos sentimos preparados para vivir el tiempo litúrgico de la Pascua.

Esta Semana Santa ha sido lluviosa, lo cual ha hecho que la mayoría de nuestros Pasos no salieran a la calle, pero eso no ha impedido que los fieles de Manzanares hayamos podido participar en los diversos actos litúrgicos programados.

26 de marzo: CELEBRACIÓN DE LA PENITENCIA CON LOS NIÑOS DE PRIMERA COMUNIÓN.

El martes 26 de marzo, los niños que se están preparando para recibir la Primera Comunión, participaron junto a los sacerdotes, padres y catequistas en la celebración de la Penitencia. Los niños experimentaron por vez primera este Sacramento que muestra  la misericordia de Dios, que perdona todo aquello en lo que fallamos, dándonos la oportunidad para cambiar una y otra vez.

9 de abril: VÍA CRUCIS (EL CAMINO DE LA CRUZ)

Recorrí con mi grupo de Catequesis el Vía Crucis elaborado por los jóvenes del grupo de Post-Confirmación. Virtu, su catequista, fue explicando minuciosamente las distintas estaciones a los niños que este año hacen su Primera Comunión. Durante toda esa semana, se invitó a los distintos grupos de catequesis a recorrerlo y a meditar siguiendo el camino que recorrió Jesús por amor a cada uno de nosotros.

14 de abril: DOMINGO DE RAMOS.

Inicio de la Semana Santa en que proclamamos a Jesús como pilar fundamental de nuestras vidas, como lo hizo el pueblo cuando lo recibió con ramos de olivo y palmas en su entrada triunfal en Jerusalén, donde fue recibido y aclamado como profeta.

Desde pequeña me hacía ilusión portar la palma bendecida o un ramo de olivo, en procesión hasta mi parroquia. De ese tiempo guardo la costumbre de trenzarla y lucirla durante todo el año en la ventana de mi casa.

15 de abril: LUNES SANTO.

Celebración comunitaria de la Penitencia, que nos hace sentir el inmenso amor de un Dios que siempre pone su confianza en nosotros y que nos ayuda a experimentar su perdón.

17 de abril: MIÉRCOLES SANTO.

Por la noche, el Coro Parroquial participó en el Vía Crucis en la Iglesia de la Asunción.  Debido a las previsiones de lluvia, la Junta de Cofradías junto a la Hermandad de la Virgen del Traspaso (cuya imagen titular iba a presidir el acto), decidieron suspender su salida por las calles de Manzanares.

18 de abril: JUEVES SANTO.

A las 12 del mediodía se realizó una Oración Comunitaria. Sabemos que es importante orar en grupo, porque ello nos une y nos ayuda a compartir una misma Fe.

Por la tarde, nos reunimos para celebrar la Misa de la Cena del Señor. Daba comienzo así el Triduo Pascual, conmemorando la Institución de la Eucaristía en la que Jesús nos deja su presencia viva para siempre, en el Pan y el Vino. Después de la Homilía, 12 voluntarios de la parroquia participaron en el Lavatorio de los pies.  Fueron momentos emotivos, mientras que se cantaban canciones como “Os doy un mandato nuevo” o “Doce hombres y el maestro”, para rememorar la actitud humilde de Jesús y su entrega para con nosotros.

Tras la Eucaristía, tuvo lugar el traslado del Santísimo Sacramento al Monumento, para la Reserva Eucarística, momento solemne de la celebración mientras los fieles cantaban con devoción “Cantemos al Amor de los Amores…”.

Una costumbre en Manzanares en la tarde del Jueves y mañana del Viernes Santo, también es visitar al Santísimo Sacramento, reservado en los Monumentos Eucarísticos de nuestras Iglesias. Sin duda este año se ha echado en falta el precioso Monumento de las Monjas de Clausura, que ya no están entre nosotros. Además, siempre ha existido también la costumbre de ir a la Ermita del Cristo de las Agonías en la mañana de Viernes Santo.

19 de abril: VIERNES SANTO.

De nuevo se hizo una Oración Comunitaria por la mañana: una reflexión sobre las últimas palabras de Cristo: » Todo está cumplido …”, para dar paso por la tarde a la  Celebración de la Pasión y Muerte de Jesús,  ya que la Iglesia no celebra la Eucaristía en este día.

Siempre llama la atención el Altar desnudo, sin mantel y ninguna flor ni ornamento. Sobrecoge el silencio y la postración completa en el suelo del sacerdote como signo de pequeñez y entrega total a Dios, la lectura de la Pasión y la Adoración de la Cruz, que expresan el amor incondicional de Jesús para con nosotros. Y un año más, Pedro canta su Saeta

20 de abril: VIGILIA PASCUAL.

Oración Comunitaria en una mañana desapacible de Sábado Santo. Y por la noche, por fin, la Vigilia Pascual, la celebración cristiana más importante, que da comienzo con la bendición del fuego del que se enciende el Cirio Pascual que ilumina el templo a oscuras. Noche plena de símbolos en que respondemos tres veces a la aclamación:” Luz de Cristo, con cuatro partes diferenciadas y momentos claves como el canto del Pregón Pascual, la renovación de las promesas bautismales, la aspersión del agua y la liturgia eucarística entre otras.

¡Feliz Pascua para todos ¡.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Iglesia altagracia

Unidad Pastoral de Manzanares – Octubre 2019

Ensayando «Entregado»

Entregados a la “Vida de María “.