Noticias Pueblo

Entrevista a Mercedes Cabrera

Consoly León Arias.

Departir con Merce, propietaria de la papelería Malva, es un evidente retorno a días felices de infancia y adolescencia, que cobran vida, en el carrusel de infinitos colores, con que este emblemático espacio nos acoge al traspasar su umbral. Las mochilas, carpetas, rotuladores, cuadernos, los “Plastidecor”, o, “Alpino”, o las cernas “Manley”, nos hacen retroceder en el tiempo, dibujando una sonrisa en nuestros corazones, y es que esta papelería ha formado parte de nuestras vidas desde siempre, sobre todo, porque sus propietarios, Jesús Muñoz de Luna, y Mercedes Cabrera, han sabido ganarse con su amabilidad y cariño, el afecto de sus clientes, llegando en muchos casos a convertirse, en una bonita amistad.
En pleno fragor de una mañana  de agosto, observo que el sello de Malva permanece inalterable, tras la sonrisa de Merce, que con esmero trata de agradar al  comprador, que en este establecimiento, siempre encontrará un trato personalizado y un producto de calidad.
Desde las páginas de Siembra, agradezco el trato exquisito de Merce en el transcurso de esta entrevista, que hizo un hueco, en su horario laboral para atender a este medio de comunicación.

Merce, háblanos de este emblemático establecimiento manzanareño.

Malva es un establecimiento con solera en nuestra localidad, al que le hemos dedicado tanto mi marido Jesús, que en paz descanse, como yo, los mejores años de nuestra vida, tratando siempre de ir evolucionando con los tiempos, y con la demanda de la sociedad, e intentando ofrecer a mi clientela, productos de papelería y regalo acordes con la moda del momento.
Es un negocio con el que disfruto cada día, porque me gusta mucho tratar con  la clientela, que suelen ser los habituales de siempre, y sus hijos, que vienen ahora a por su material escolar, y los regalos para cumpleaños, primeras comuniones, etc…
Como puedes comprobar es un trabajo muy gratificante, puesto que la gente sigue confiando en el pequeño comercio de toda la vida, aunque bien es cierto, que no debemos pasar por alto que las grandes superficies, la venta on line, y otros establecimientos “low cost” han hecho mucho daño al comercio local.
La verdad es que yo me siento muy a gusto en mi negocio, y no me importa estar aquí las horas que hagan falta, porque es parte de mi vida y de mi historia, donde he vivido muy buenos momentos, y donde el cariño de la gente es parte de tu día.


¿Cuándo abrió Malva sus puertas al público?

Pues Malva abrió sus puertas en 1983, hace la friolera de treinta y cinco años. En primer lugar lo regentaba mi marido, y poco después me uní yo para ayudarle. Al principio vendíamos sobre todo discos de vinilo, posters, y libros de lectura, ya que mi marido era un gran amante de la música del momento, y disfrutaba vendiendo estos productos. Posteriormente, tuvimos que readaptarnos a los tiempos, y ante la falta de demanda de estos primeros productos, comenzamos a vender artículos de papelería y regalo, abriendo la oferta a una clientela más variada y numerosa.

¿Por qué Malva y no otro nombre?

Malva debe su nombre al grupo musical del cual formaba parte Jesús, mi esposo y compañero de vida y trabajo. En homenaje a su afición musical, Jesús decidió ponerle a este establecimiento el nombre de su grupo. Así de sencillo, mi marido le buscó nombre a este pequeño negocio, cuyos comienzos tuvieron un alma musical.

¿Cuáles han sido en tu opinión los mejores años que ha vivido este negocio?

La década de los 90 fue una etapa maravillosa para nuestro pequeño comercio ya que por aquellos entonces no había tantas papelerías como  en la actualidad, y las ventas eran muy buenas. Puedo decirte que en fechas puntuales como “la vuelta al cole” o Navidad, la tienda era un auténtico hervidero de gente que venía a comprar sus mochilas, carpetas, estuches, cuadernos, colores etc…, o diversos obsequios para regalo.
Con tanta demanda había días que cerrábamos muy tarde, pero con la satisfacción de haber ayudado al cliente a realizar una buena compra, que es lo que a los comerciantes de siempre nos ha generado un buen sabor de boca, en esa cercanía con el cliente.

¿De quién partió la idea de abrir este establecimiento?

Jesús Muñoz de Luna, mi esposo, decidió abrir este negocio, puesto que dada su condición de músico, (tocaba la guitarra eléctrica y era solista), este negocio era ideal para él. A Jesús le gustaba la buena música. Su grupo favorito eran The Beatles, aunque aquí en España era fan de los Héroes del Silencio, de los que versionó algunos de sus temas. A ambos nos gustaba la música. He de reconocer que formábamos un buen tándem, y que los dos éramos unos apasionados de la buena música. Más tarde seguimos juntos en el  negocio, cuando comenzamos la venta de artículos de papelería, y, actualmente, regento yo el negocio, con las mismas ganas, e ilusión que cuando empecé junto a mi marido.

¿Has vivido alguna anécdota importante o llamativa tras el mostrador?

Tras el mostrador siempre se viven innumerables anécdotas de diversa índole, aunque la mayoría suelen ser muy agradables, ya que los clientes suelen recurrir  en muchas ocasiones a ti, pidiéndote asesoramiento; y eso es señal de que confían en ti, y en tu  buen hacer. Por eso te comentaba que este trabajo es muy gratificante si te gusta el trato directo con el público. He tenido anécdotas con personas que hoy traen a sus hijos a la tienda a realizar sus compras, y reconozco la misma cara de sus padres de pequeños. Es un trabajo cierta mente sacrificado, pero muy hermoso a la vez.

¿Cómo van las ventas en la actualidad?

Siendo realistas, te diré que las ventas han descendido mucho a raíz de la aparición de las grandes superficies, y también por el efecto causado por la venta on line, pero a nivel personal, puedo decirte que aunque la cosa no es como antes, me da para vivir de él.

¿Qué tipo de clientela tiene Malva?

Tengo clientela de todo tipo; gente mayor, que coincide sobre todo con los días de mercado, gente joven, niños en etapa escolar, y padres, como ya te decía anteriormente que ahora vienen con sus niños a la tienda. Por tanto puedo decirte que tengo una  clientela de toda la vida, y  otra nueva.

¿Qué productos podemos encontrar aquí?

A fecha de hoy Malva ofrece un amplio abanico de productos de papelería, y artículos de regalo.

 ¿Seguirás aquí hasta tu jubilación?

Naturalmente que seguiré al frente de mi negocio hasta el día de mi jubilación, porque es mi mundo, llevo aquí toda la vida y no conozco otra cosa. Me gusta mi trabajo y lo disfruto, así que estoy encantada.

¿Cómo ves el presente del pequeño comercio en Manzanares?

Desafortunadamente le veo un futuro bastante decadente a nuestro pequeño comercio, y es que la escasez de ventas, y el pago desorbitado de impuestos, en muchos casos, te obligan al cierre del negocio. Es triste ver como cierran comercios de siempre, que en tiempos pasados fueron un referente, y ver como el centro de nuestra localidad ofrece una imagen decadente.

¿Cómo ves el futuro de Malva?

Ojalá y me equivocara, pero tal y como está todo, veo el futuro de mi negocio en la misma línea del resto de comercios locales, sin poder alquilarlo, ni venderlo; pero  me gustaría imaginar que para entonces la situación haya cambiado para mejor.

Un lugar

La playa de la Carihuela

Un libro

Señoría, de Jaume Cabré

Una canción

Atocha, de Joaquín Sabina.

Un nombre

Jesús, como mi marido.

Una Fecha.

El 13 de abril de 1987, la fecha en que contraje matrimonio

 

 

 

 

 

 

COMPARTE

Comentarios cerrados.

Noticias Pueblo

El partido entre el Ángel Ximenez-AVIA y el Liberbank Cuenca de ASOBAL se jugará en Manzanares

Fallados los premios literarios

El 1 de febrero se abre el plazo para solicitar plaza en los centros escolares de Manzanares.