Psicología Temas de hoy

Gatoterapia: los beneficios de vivir con un gato

Mayte Criado

 -Son muchas las personas que sienten poco afecto hacia los gatos ya que siempre ha sido considerado como un animal más bien poco sociable, introvertido e independiente. Pero la realidad es otra. Está más que demostrado que convivir con uno de estos felinos puede generar importantes efectos emocionales positivos y que su presencia contribuye a mejorar nuestra calidad de vida.

La gatoterapia es un tratamiento tradicional contra los síntomas del estrés, la ansiedad y el bajo estado de ánimo con la ayuda de gatos domésticos. La utilización de este tipo de terapia basado en la compañía que proveen estos pequeños felinos domésticos puede ayudar a mejorar la salud física y mental y la calidad de vida en general, a través de la interacción amistosa entre el gato y la persona. Lo positivo de la gatoterapia es, justamente su sencillez: se fundamenta en la compañía que se ofrecen e gato y la persona y el modo en el que interactúan.

Tanto la actividad de acariciar a un gato como los sonidos que emiten, especialmente el ronroneo, tienen efectos relajantes que contribuyen a disminuir los niveles de estrés. También reducen considerablemente el nivel de presión sanguínea y el ritmo cardíaco, lo cual los convierte en grandes aliados para las personas con problemas de corazón. De hecho, un estudio realizado en Estados Unidos probó que los pacientes con problemas cardíacos que vivían con gatos mejoraban más rápidamente su estado. En otra investigación, concluyeron que las personas que tienen gato como animal de compañía tienen menos riesgo de morir por un infarto. El ronroneo de un gato se encuentra a muy baja frecuencia, entre 20 y 140 Hz, y está comprobado que los sonidos de baja frecuencia afectan positivamente en el estado de ánimo de las personas, favoreciendo un buen humor y aportando una sensación de seguridad al que se encuentra cerca. También son muy útiles para combatir el insomnio, ya que su sonido relajante ayuda a conciliar el sueño.

El uso de la gatoterapia ha resultado ser muy útil en residencias geriátricas u hospitales, y en algunos ya se utiliza como cualquier otra forma terapéutica más. Varios estudios han comprobado que el trato de los ancianos con gatos, les ayuda a expresar emociones y a estimular la memoria, ejercicio que resulta ser muy beneficioso en casos de personas con demencia. Este tipo de actividades favorecen el retraso de la degeneración neuronal y es especialmente provechoso en casos de personas con demencias.

La gatoterapia también es especialmente útil en casos de personas con trastorno psíquico o algún tipo de discapacidad, ya sea física o psíquica. Sus efectos son especialmente notables en casos de autismo, Síndrome de Down, Alzheimer y otros tipos de demencias asociadas.

Si por algún motivo no puedes tener un gato como mascota, pero quieres beneficiarte de su acción terapéutica, debes saber que existen una web y diferentes aplicaciones de móvil que imitan los ronroneos y sonidos más relajantes de un gato.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Psicología Temas de hoy

Nuevo registro diario de la jornada laboral

Aplazar el pago de una deuda con la Seguridad Social

Cuando el invierno nos deprime