Cultura Noticias

Giraldo: Pasan los años. Se mantiene la ilusión y la nostalgia.

Jesús Sánchez Migallon Sánchez Gil

 

Visitar a Giraldo, lo convierte a uno, en actor involuntario de la típica película donde al protagonista lo encuentras en su estancia, sentado de espaldas, quieto, mirando por una ventana donde a lo lejos se vislumbra el Atlántico, escuchando música clásica del compositor finlandés Sibelius y teniendo delante la maqueta de su próxima obra.

No te mira hasta que estas frente a él…… y tras el saludo protocolario y las preguntas por la salud, en mi caso más comprensibles e interesadas, se le saltan las lágrimas de unos ojos cansados de mirar arte, vidrieras, colores, esculturas… y pregunta ¿qué hay por Manzanares? Se denota un gran cariño, intensa nostalgia…… es su pregunta… ¿qué hay por Manzanares? Y tras relatarle los últimos acontecimientos…y por qué no, fallecimientos, como el de Antonio Caba que le hacen caer aún más en la tristeza y en los recuerdos.

A partir de ese momento de la conversación surgen vivencias, anécdotas de su paso por Manzanares, los vinos tomados en el bar Lucas, te pregunta por el movimiento asociativo de Manzanares, por SIEMBRA, el Círculo Cultural Taurino Sánchez   Mejías, al que en su última visita a Manzanares donó dos esplendidas obras.

Te habla lentamente de todas las personas con las que se relacionó en los años de su residencia en esta ciudad, los propietarios de la empresa MARZABU, Antonio Guerrero, mecánico, Antonio López, pintor, con el que realizo algún viaje a Paris para codearse y aprender de los mejores

Tiene en su mente grabadas las obras que aquí en Manzanares dejó, y siente gran tristeza por las que han desaparecido: “La cepa” que estaba situada en el stand de la Cooperativa en la Feria del Campo, otras demolidas como la fachada del comercio La Loma y otras bien conservadas por colecciones particulares.

Los años pasan…. Los años cambian el color del pelo, los años sacan arrugas en la cara, los años limitan la movilidad, pero los años no hacen perder la ilusión a Giraldo. Ahora se encuentra inmerso en el diseño de la maqueta de su próxima obra: Puerta al Atlántico y que, de hacerse realidad será una obra grandiosa.

Pero intuyo, que lo que más le puede ilusionar a estas alturas de su vida, es ver colocada una pequeña placa en el Molino Grande como recuerdo y reconocimiento de su donación al pueblo de Manzanares. No dejemos pasar más tiempo. Porque pasan los años…. pero se mantiene la ilusión y la nostalgia.

COMPARTE
1 Comentario
  • Avatar
    Francisco Cantarero Fernandez-Pacheco
    10/01/2020 en 19:23

    A principio de los años setenta, y trabajando yo en el taller mecánico del SAGA, tuve la oportunidad de conocer a Giraldo con el cual y de forma inesperada, llegue a tener una gran amistad, ( seguro que no lo recordara ), pero si me hizo un bonito regalo de forma desinteresada. Este regalo, consistió, en rotularme en el coche, el nombre de nuestro grupo musical en aquella época » LOS SAGASTI » esto me hizo una gran ilusión, pues solo se lo comente, y lo hizo. No hace mucho, tuve la oprtunidad de hablar por telefono con el, y se lo comente, cosa que no recordaba, solo se preocupo de preguntarme, si me habia cobrado algo. Este detalle, siempre lo recordare, de lo cual le estaré siempre agradecido. Esto y muchas cosas más, lo hacen aparte de un gran artista, una gran persona. Gracias Juan Antonio.

Deja un comentario

*

Cultura Noticias

Turismo: Publicado el Reglamento del Consejo Local Mesa de Calidad del destino SICTED

V edición del curso de perfeccionamiento instrumental

Entrevista a Javier Márquez, entrenador del Balonmano Alarcos