Salud Temas de hoy

Gripe: mejor prevenir que curar

Jesús Sánchez-Migallón Sánchez-Gil

En todas nuestras colaboraciones sobre temas sanitarios, damos una gran importancia a la prevención de las enfermedades. Y en la gripe no podía ser menos.

De todos es conocido que le gripe es una enfermedad infecciosa del sistema respiratorio producida por un virus y que una de sus características es su capacidad de contagio. Se trasmite con gran facilidad de una persona a otra a través de las gotitas de saliva (muchas de ellas invisibles) que expulsamos al hablar, toser, estornudar o bien a través del contacto con las manos u objetos contaminados.

No menos conocidos son sus síntomas, que aparecen unos cinco días después de producirse el contagio, principalmente fiebre alta, cefalea, dolores musculares generalizados, decaimiento y malestar general, asociado a dolor de garganta y tos… Todo ello con una duración de unos cinco días pudiendo mantenerse el malestar general o alguno de sus síntomas hasta unas dos semanas, con una curación total. No obstante, en personas de riesgo como personas mayores, o con antecedentes de enfermedades cardiacas o pulmonares… puede ser grave, incluso mortal.

Según la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas, las personas afectadas durante las epidemias pueden oscilar entra el cinco y el quince por ciento de la población, por lo que en Manzanares padecerían esta enfermedad entre 1000 y 2000 de nuestros paisanos cada año. Pudiendo llegar al 50% en grupos de población cerrados como las Residencias.

En base a ello, para disminuir las complicaciones, la mortalidad y los costes socioeconómicos que supone, el Ministerio de Sanidad publica unas recomendaciones entre las que se encuentran la vacunación a las personas de riesgo, como los mayores de 60 años, o los que padezcan enfermedades que puedan complicarse con la gripe como son diabéticos, enfermedades crónicas cardiovasculares, renales, neurológicas o respiratorias entre otras. Siguiendo las mismas recomendaciones el objetivo es conseguir el mayor número de vacunaciones entre el personal sanitario por su capacidad de trasmitir la enfermedad o por las consecuencias que conllevaría que un elevado número de sanitarios padecieran la enfermedad coincidiendo con una epidemia de gripe. También se incluyen en este grupo a personal docente, fuerzas y cuerpos de seguridad, bomberos.

Como datos curiosos. La OMS publica en el mes de febrero de cada año la composición de la vacuna que será utilizada en la próxima temporada en el hemisferio norte, por eso la vacuna solo produce inmunidad para un solo año. La vacuna no incluye virus vivos, sino que contiene solamente partes de virus que son reconocidas por nuestro sistema inmunológico.

Y para finalizar unas recomendaciones básicas para evitar o mejorar los síntomas de la gripe

  • Lavarse las manos con frecuencia, limpiando bien determinadas superficies de la casa: pomos de puertas, barandillas
  • Evitar los fríos, la humedad y los cambios de temperatura.
  • Toser y estornudar siempre sobre un pañuelo de papel.
  • Tomar frutas y verduras como fuente de vitaminas.
  • Beber muchos líquidos ya que ayudan a eliminar la mucosidad, no tomando bebidas alcohólicas.
  • Dejar de fumar, evitando los lugares con humo.
  • No tomar antibióticos, a no ser por recomendación médica, ya que no son efectivos contra la gripe, creando resistencias a dichos antibióticos.

Pero sin duda, la mejor estrategia para prevenir la gripe es   VACUNARSE

COMPARTE

Deja un comentario

*

Salud Temas de hoy
NOTICIAS RELACIONADAS
Proteger nuestra industria para ser más pobres
Parejas de Hecho
Los peligros del calor