Salud Temas de hoy

La descomposición…

Jesús Sánchez-Migallón Sánchez-Gil

O cagalera … o diarrea … o irse de vareta, según el acervo popular manzanareño, es un síntoma más de una enfermedad frecuente en verano y otoño y que afecta por igual a niños, jóvenes y adultos, aunque con diferente gravedad y repercusiones según sean los años. Sin duda están pensando en la GASTROENTERITIS.

Enfermedad de origen infeccioso (casi siempre vírica) del aparato digestivo, donde origina una inflamación de la mucosa que lo recubre desde el estómago hasta el intestino. Es una de las principales causas de enfermedad en los niños, y habitualmente es un proceso benigno, autolimitado y que cura sin secuelas.

El principal síntoma, la diarrea, es un aumento del número de deposiciones, siendo más blandas y liquidas, incuso casi como agua. Se suele acompañar de vómitos, dolor abdominal, pérdida del apetito y fiebre.

El principal riesgo que existe al padecer una gastroenteritis es la deshidratación, debido a la cantidad de líquidos que se pierden por los vómitos y la diarrea y como consecuencia, la baja ingesta de alimentos. Sus síntomas son, gran cansancio y debilidad de todo el cuerpo, sed continua con sequedad de la piel, la lengua y los ojos (en los niños pueden faltar hasta las lágrimas), escasa orina y de color oscuro.

El principal mecanismo de contagio es entrando en contacto con heces de personas afectadas (al cambiar un pañal, por ejemplo) o por la ingesta de aguas o alimentos contaminados

Los alimentos que más lo producen sobre todo en las épocas de calor son:

  • Huevos
  • Productos lácteos.
  • Hortaliza, frutas y verduras mal lavadas
  • Pescados y mariscos mal conservados
  • Salsas caseras como la Mayonesa, aunque tengan un sabor y olor agradable
  • Aguas sin garantías sanitarias como las de pozos y arroyos, que siempre están contaminadas.

Una variedad de esta enfermedad, que reviste más gravedad es la Salmonelosis (en este caso, sí está producida por una bacteria), con la que, al aparecer, este verano se vio afectado el político español Albert Rivera (¡a saber, lo que comió!!!) y que le obligó a estar varios días ingresado.

La mejor forma de prevenirla es con unas medidas higiénicas básicas:  Lavado de manos con agua y jabón después de ir al servicio, de cambiar pañales y antes y después de preparar alimentos.

Lo habitual es que los cuadros de gastroenteritis se resuelvan solos en 24-48 horas sin necesidad de tratamiento especial.

Y si a pesar de esas medidas, estamos pasando una gastroenteritis y tenemos “descomposición”, el objetivo principal es evitar la deshidratación

Pautas tan sencillas como:

Dieta solo liquida durante las primeras 12 horas. En cantidades muy pequeñas y muchas veces. Reintroduciendo poco a poco los alimentos blandos y solidos (arroz, patatas cocidas, pescado blanco, puré de zanahoria, tortilla francesa, manzana asada o cruda), dejando para el final la leche.

Evitando los productos integrales, verduras, frutos secos y los productos de pastelería, industriales y chocolates.

Pero la mejor manera de prevenirla, insistimos, es un meticuloso y repetido lavado de manos con agua y jabón.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Salud Temas de hoy

Jesús Maestro Morán

Mundo Rótulo

¿Es conveniente el aumento del Salario Mínimo Interprofesional?