Artículos Reportajes

La España vacía como un problema democrático.

Pedro Lozano Martín-Buro

La noche del 29 de noviembre se celebró una clase más de la Escuela de Ciudadanía en la Casa de la Cultura, una ponencia bajo el título “La España vacía como un problema democrático”. El profesor de Geografía Humana de la UCLM Ángel Ruiz Pulpón inició la charla haciendo un análisis muy resumido del proceso de despoblación en la provincia de Ciudad Real. El profesor sostuvo que “el éxodo rural, lejos de pertenecer al pasado, sigue siendo una realidad en los municipios de menor tamaño demográfico” aunque otros de mayor tamaño rompen los pronósticos como es el caso de las poblaciones vecinas de Socuéllamos y Pedro Muñoz. Coautor del Estudio sobre el proceso de despoblación en la provincia de Ciudad Real, informó que a partir de los 25 años los jóvenes de nuestra provincia tienden a marcharse a otras provincias fuera de Castilla La Mancha, especialmente a la Comunidad Valenciana y más concretamente a Valencia y Alicante. Nuestro movimiento geográfico depende de la población que viene del extranjero especialmente de Ecuador, Rumania y Bolivia, entre otros. Destacó algunos datos como que el 63% de los municipios de la provincia cuentan con menos de 2000 habitantes; el 76% de los municipios perdieron población entre los años 1997 y 2017; que el 77,5% de los municipios no ha experimentado crecimiento natural alguno en los últimos 20 años y que el 91,2% han perdido población entre los años 2012 y 2017.

Los mejores pueblos con índice poblacional de la provincia son Poblete y Miguelturra sin que pueda decirse por ello que su proximidad geográfica (a la capital se sobreentiende) sea determinante ya que otros pueblos como Ballesteros de Calatrava en las inmediaciones no destacan con los mismos números.

Posteriormente tomó el turno de palabra Sergio del Molino, novelista, columnista del diario El País, contador de historias, periodista, escritor y colaborador habitual en el programa polifacético e inclasificable de Onda Cero “La cultureta”. Autor del libro La España vacía, supuso la primera mirada profunda y rotunda a la España rural abandonada, deshabitada y desatendida por las diferentes administraciones. Nos contó que no era un libro de la despoblación sino un retrato del país. Su libro fue una toma de conciencia, una mayor sensibilidad al respecto que ha entrado en el plano económico político y social hoy día, del que todos los partidos políticos están de acuerdo desde Vox hasta Unidas Podemos, según palabras del escritor, hasta el punto de que se ha anunciado la creación de un Ministerio de la despoblación, cuestión ésta, de la que el autor se mostró escéptico al respecto de que desde la política se pueda resolver algo. Está por ver. Del Molino se mostró crítico y expectante a las posibles medidas que acometan el futuro gobierno si es que llega a consolidarse. En su exposición fue poco concreto y no mostró ninguna medida, tan sólo el temor de que en esta España vacía hay gente que considera que sus derechos como ciudadanos se están mermando.

En el turno de preguntas, el profesor Ruiz Pulpón sí apuntó alguna medida como es la identificación de pueblos referentes que tengan todos los servicios básicos y estén a menos de 40 minutos de poblaciones más pequeñas a las que suministren. El primer paso sería identificar a esos municipios para que pudieran abastecer al resto. No se puede acabar con el despoblamiento pero sí fomentar y ayudar a esos pueblos cabecera. El profesor fue preguntado por cuál era su visión de Manzanares tras ese estudio y lamentable e inexplicablemente no lo tenía preparado. Sólo indicó que “Manzanares no está para tirar cohetes” pero que su situación es similar a la de otros pueblos como Daimiel, Tomelloso, Argamasilla.

 

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos Reportajes

Hechicería en Manzanares en los siglos XVII y XVIII (III): Ángela «La Cañamera»

Un café con…Kike Labián.

Orgullo de ser manchegos – Rondador 2018