Artículos Colaboraciones

Nuestro Padre Jesús del Perdón… Fechas para un patronazgo

Pedro Villarroel González-Elipe

La fecha del 14 de septiembre, es el día del Patrono, Nuestro Padre Jesús del Perdón;.. y, en este número de septiembre, me ha parecido oportuno comentar algo del largo proceso que proclamó, oficialmente, ese patronazgo en 1905 , pero que, mucho antes, tuvo bastantes fechas claves, que condujeron a ese momento histórico…. En el origen de Manzanares, con el castillo, se construyó una capilla dedicada a Sta. María la Mayor, entronizada con una imagen dorada de Nª Sª de Gracia, Patrona de Calatrava y, desde entonces, también de Manzanares, creándose una cofradía de fieles que la custodiaba,… Al final del Siglo XV, se construye la Iglesia Parroquial, con la idea de trasladar allí a la patrona, algo no bien visto por su cofradía, que consideraba a la virgen como propia, por lo que sus cofrades decidieron construirle la ermita de la Virgen de Gracia.. La Iglesia parroquial se inaugura en 1521, con su altar mayor centrado por una preciosa imagen goda de la Virgen de Gracia, traida de Alcala de Henares. La cofradía pleiteó con el párroco, el Consejo de la Orden y el Arzobispado, aduciendo que se les arrebataba la custodia de la patrona, pero hubieron de conformarse con trasladar a su nueva ermita la imagen dorada original de la Virgen de Gracia. El litigio entre parroquia y cofradía, sobre esa custodia se mantendría mucho tiempo, no dejando aflorar en los vecinos, ni en el clero, un verdadero sentimiento de patronazgo en torno a la Virgen de Gracia, ..  Asi llegó otra fecha clave en esta historia, el 15 de junio de 1571, un fuego arrasó el altar de la parroquia, lo que influyó en el devenir del proceso. Los diseñadores del nuevo Altar Mayor, decidieron entronizarlo con la imagen de NªSª de la Asunción, para hacer coincidir el mensaje interior, con el del frontispicio exterior, que evocaba la Asunción de María. La patrona, NªSª de Gracia, permaneció en la parroquia, pero quedó   “desplazada” del centro espiritual del templo, que comenzó a llamarse, desde entonces: “Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y de la Alta Gracia”.                                                                                                             

Pocos años después, comenzó el tiempo de Nuestro Padre Jesús del Perdón, Su imagen se gestó, y nació, en Manzanares, en 1608, en una casa de la calle Real (hoy Monjas), esculpida por un artista desconocido.., y, el 16 de abril de 1609, en otra fecha clave de esta historia, salió por primera vez en procesión con gran admiración del paisanaje.       

El Cristo arrodillado se integró pronto en el imaginario manzanareño, como su mayor icono espiritual,  al extremo que el Papa Inocencio XI, en 1684, otra fecha clave en esta historia, concedió a imagen y fieles, indulgencia y privilegios…Que un Papa de Roma tomase esa decisión, para un Cristo de una pequeña villa de La Mancha, incrementó muchísimo la devoción a la imagen, lo que se tradujo, en 1690, otra fecha clave a destacar, en la constitución de la mayor y mas influyente cofradía de la villa, cuya intensa actividad en torno a su Cristo, lo hizo cada vez más popular, en contraste con su “madre”, y patrona, “NºSª de Gracia, eclipsada por el creciente fervor  hacía el “hijo”. Una centuria después, a primeros del XIX, con el impulso decidido del párroco Sotomayor, Nuestro Padre Jesús del Perdón, había “madurado” en la conciencia popular como mejor candidato al patronazgo de la villa. Así las cosas, el 31 de marzo de 1809, Viernes Santo, otra fecha clave en esta historia, en la ermita del Cristo de la Agonía ocurrió el legendario encuentro de las tropas del general Sebastiani y una procesión de paisanos, con Sotomayor a la cabeza, que portando la imagen de Nuestro Padre Jesús del Perdón, obtuvieron el perdón por el asalto al hospital de los galos en Manzanares.   El suceso fue visto como algo sobrenatural, y muchos lo consideraron el aldabonazo definitivo de Nuestro Padre Jesús del Perdón, para lograr el patronazgo de Manzanares.                                                                    

 Nuestro historiador local, Antonio Bermúdez, en los Archivos de la Parroquia, encontró una cita que hace referencia a un sermón de D. Pedro José Sánchez Carrascosa, el 24 de Julio de 1864, otra fecha que parece definitiva para aclarar la datación oficiosa de ese patronazgo de Nuestro Padre Jesús del Perdón. En el punto 21 del sermón, se decía ..

«Vosotros que 6 años hace os congregasteis tocados por la mirada de Jesús del Perdón que os llamó y por eso le nombrasteis patrono y protector de vuestra hacienda. Conforme yo tuve la mayor de mi felicidad en contarme entre vosotros y no os hubiera dejado un día si el misterioso e in­comprensible dedo de Dios no se hubiera fijado sobre mí».                  

De aquí, se deduce que ese patronazgo oficioso data de 1858, y, aunque no se menciona en el sermón la razón del nombramiento, a mi modo de ver (aparte lo que influyese el mítico encuentro del Cristo y las tropas de Sebastiani), esa fecha solo representa el final de una historia anunciada desde mucho tiempo. Tres años antes de ella, hay otra fecha posiblemente clave en este proceso, un día no determinado de 1855, se decide el traslado de la imagen parroquial de Nª Sª de Gracia, a la ermita de su nombre, para que el anhelo de su cofradía, en ser sus custodios, se viera  recompensado. Quizá, fue en esa fecha de 1855, cuando, resuelto el lítigio crónico entre parroquia y cofradía por la custodia de NªSª de Gracia, y asumido el liderazgo espiritual alcanzado por su “hijo”,  se estableciera un pacto no escrito, por el que, siguiendo el deseo creciente de clero y fieles de la villa,  se empezase a concretar la idea de nombrar nuevo patrón de Manzanares a Nuestro Padre Jesús del Perdón,…pues nada más natural que un “hijo” heredase el patronazgo de su “madre”, la Virgen de Gracia…Manzanares tendría un nuevo Patrono, que “nació” en el pueblo, y fue “proclamado” por ese mismo pueblo.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos Colaboraciones

Galdós y el enigma

Las bonificaciones en los seguros de autos

El convento de las monjas: los origenes