Psicología Temas de hoy

PAS: Personas Altamente Sensibles

Mayte Criado Núñez

Cada vez son más las personas altamente sensibles (PAS) que van descubriendo este rasgo de personalidad y comienzan a comprender por qué se comportan de forma diferente al resto de personas. Poco a poco y, gracias a las investigaciones realizadas en neurociencia cognitiva, muchas personas altamente sensibles se están aceptando a sí mismas al comprender que perciben el mundo de forma más intensa que el resto de personas y que este maravilloso rasgo de personalidad es una pieza fundamental para mejorar la sociedad en la que vivimos.

El mundo de las personas altamente sensibles es digno de conocer, no solo por ellas mismas, sino por todas aquellas personas con las que conviven. Debido a la diferente percepción que tienen del mundo, el comportamiento de una PAS se torna distinto a lo que la mayoría de las personas están acostumbradas. Por esta razón, una PAS puede ser malinterpretada y generar conflictos con los que se rodean.

Fue en 1991 cuando la Dra. en Psicología Elaine Aron, identifica el rasgo de la alta sensibilidad en su afán de conocerse en profundidad, ya que ella es también una PAS. En sus primeros pasos en la búsqueda de la literatura científica, se decantó por los trabajos del famoso psiquiatra Carl Jung quien, siendo también una PAS, había escrito sobre algunas características cercanas al rasgo pero enfocadas más hacia la introversión.

Sin embargo, las investigaciones posteriores demostraron que el 30% de las personas altamente sensibles son extrovertidas. Por lo tanto, el rasgo de la alta sensibilidad no guarda relación directa con la timidez o la introversión. A día de hoy el conocimiento sobre el rasgo de la alta sensibilidad está en expansión en todos los ámbitos, tanto a nivel profesional (psicólogos y psiquiatras) como personal.

Pero, ¿cuáles son las características de una PAS?. Las personas altamente sensibles tienen un desarrollo del sistema nervioso que les permite percibir sutilezas que el resto de los humanos apenas perciben. Su desarrollo sensorial es extraordinario, siendo especialmente receptivos y perceptivos a las estimulaciones externas. Sienten con mucha más intensidad que los demás e incluso pueden llegar a enfermar por ello, padeciendo síntomas y/o trastornos ansiosos, depresivos y relacionados con el sistema inmunitario. El desconocimiento de la alta sensibilidad, debido a la falta de conocimiento, se puede confundir con susceptibilidad e inestabilidad emocional.

La Doctora Elaine Aroon describió cuatro pilares de las personas altamente sensibles:

  • Reflexionar de manera profunda sobre la información recibida
  • La tendencia de sobre-estimularse o de saturarse
  • Una fuerte emocionalidad ligada a una gran capacidad empática
  • Una elevada sensibilidad sensorial especialmente en cuanto a “sutilezas”

Cualquier persona que se reconozca en estas cuatro características, es una persona altamente sensible. Este tipo de personas nace con esta cualidad, de hecho, se cree que tienen una importante carga genética, por eso es muy probable que desde el nacimiento sean muy sensibles a los cambios y necesiten mucho contacto físico. Sabemos que desde pequeños para desarrollar un apego sano y sentirnos seguros necesitamos contacto físico. Ellos/as demandarán más en este sentido, porque lo necesitan y les ayudará a su estabilidad emocional cuando sean adultos.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Psicología Temas de hoy

¿Vas a vender una casa?

Aplazar el pago de una deuda con la Seguridad Social

La mochila emocional