El rincón de los dineros Temas de hoy

¿Qué impide a los países salir de la pobreza?

Javier Fernández Pacheco

Hablábamos en el último número de Siembra sobre los dramas que se están viviendo en los últimos tiempos con las migraciones. Gentes que salen a la desesperada huyendo de Siria y su guerra, o del África Subsahariana y su pobreza extrema.

Dejamos pendiente para este número analizar lo que la economía nos enseña acerca de las acciones que se tendrían que poner en marcha en los países de origen para evitar que se produzcan estos movimientos a la desesperada.

Voy a dejar de lado la guerra, que desde mi punto de vista se da siempre por avaricia (siempre hay alguien que se enriquece en una guerra), y me voy a centrar en los problemas de pobreza extrema, pues es donde la economía tiene más que aportar.

Tim Harford, en su libro «El economista camuflado», hace un análisis de las razones que existen para que mientras ciertos países salen de la pobreza y se unen al club de los países prósperos, otros por el contrario pasan años y años sin levantar cabeza, incapaces de conseguir que sus habitantes tengan un nivel de vida aceptable. Vamos a ver las teorías que analiza y las conclusiones a las que llega.

En general, los economistas piensan que el bienestar económico surge de la combinación de una serie de tres factores. Unas infraestructuras adecuadas (carreteras, electricidad, industrias, etc), unos recursos humanos capacitados y un nivel mínimo de tecnología. Si tenemos estos tres factores, el país debería salir de la pobreza.

Teoría de los Rendimientos Decrecientes

De acuerdo con esta teoría, pequeñas inversiones en infraestructura, en recursos humanos y tecnología en los países pobres deberían tener un efecto mucho mayor en esos países que el que tendría la misma inversión en los países ricos.

Por ejemplo, construir una escuela en un país con un alto grado de analfabetización puede hacer mucho más por la capacitación de las personas que el efecto casi imperceptible que tendría añadir una escuela más al sistema educativo de un país desarrollado. Es decir, el aprovechamiento de las inversiones que se hagan en estos factores es menor cuanto más desarrollado está el país.

Siguiendo esta lógica, los países pobres deberían progresar muy rápidamente e igualarían a los ricos en poco tiempo pues a los ricos, cada vez les costaría más trabajo mantener la ventaja competitiva que tienen sobre los pobres.

Pero lo cierto es que los países pobres no están alcanzando a los ricos y hay muchos casos (en especial en África y algunos países de América del sur) en los que están creciendo a un ritmo inferior al de los países ricos. Así que algo falla en esta teoría.

Teoría de los Rendimientos Crecientes

Esta otra teoría podría explicar la situación anterior. Nos dice que a veces creces más rápido cuando ya eres un país rico. De qué sirve tener wifi por todo el país si la gente no tiene ordenadores o teléfonos móviles. Lo que significaría que la brecha entre países ricos y pobres se haría cada vez más amplia.

Aunque lo cierto es que hay países que han conseguido prosperar de manera muy notable en los últimos años. Corea del Sur, Taiwán, China son países cuya trayectoria contradice la teoría anterior a menos que estos países hubieran conseguido realizar de golpe todas las inversiones necesarias para ponerse a la altura de los más ricos. Cosa que no ocurrió y sin embargo estos países han conseguido alcanzar a los más industrializados. ¿Por qué?

Pues en el próximo número hablaremos de las similitudes y diferencias entre países que han conseguido despegar y los que se han quedado atrás a través de la teoría del Bandidaje Gubernamental. Suena jugoso, ¿No creéis?

COMPARTE

Deja un comentario

*

El rincón de los dineros Temas de hoy

Las novedades para los autónomos en el 2019

Entrevista a Rafael Parrado Arias, SilesKm13

Declaraciones complementarias y rectificativas