Artículos Historias de antaño y de vida

¿Qué ocurrió con el monumento a la maestra?

Sería un gran acierto que la estatua de la maestra fuese recuperada, como también sería un gran logro que la figura de muchos maestros fuese respetada, porque enseñar es un arte y una profesión que requiere grandes dosis de vocación, y que da siempre fruto. 

Antes de trasladarme a vivir a Manzanares alguien me habló de que aquí existía un monumento a la maestra, lo cual me llamó la atención por varios motivos, primero porque me enorgullece mi profesión y en segundo lugar porque nunca he visto en ningún lugar algunos monumentos dedicados a la figura de  la maestra en sí, sino dedicados a maestros o al mundo de la enseñanza en general.

Con respecto al tema fue la maestra Doña Elisa Lozano, que estuvo impartiendo la docencia en el CEIP “Altagracia” desde sus inicios en 1969 hasta 22 años después, quien detalló los detalles de este monumento en su intervención durante el Acto Institucional con motivo del 50 Aniversario de dicho centro, el pasado 11 de mayo.

Según consta en un artículo de ABC escrito por Miguel García de Mora del cual he recopilado datos y la foto que apareció el el mismo, que data del 6 de noviembre de 1974, don Carmelo Melgar (director del colegio y alcalde de Manzanares) proyectó junto a su equipo “ la erección de un monumento a la maestra nacional o maestra de escuela…”, “…que pretende rendir emocionado tributo de cariño, gratitud y admiración a todo el Magisterio español y muy especialmente a la maestra -mujer – que pasa tantas horas con los pequeños, siendo parte tan integral de todos ellos…”

Para su construcción se tomó como modelo a una maestra madrileña  que años atrás estuvo en el colegio Altagracia llamada Dª Macarena Blanco Pérez, inaugurándose un 27 de noviembre de 1974, día de San José de Calasanz, patrón de los maestros. La obra fue realizada por el artista Don Cayetano de Hilario de Argamasilla de Alba y fue descubierta el día de su inauguración por Don Andrés Villalobos Beltrán, gobernador civil, Don Marciano Cuesta Polo, delegado provincial, y el citado alcalde y director Don Carmelo Melgar.

El delegado provincial hizo una bella semblanza de este monumento que estuvo colocado delante del actual Gran Teatro – en un céntrico jardín dicen las crónicas -, parece ser que alguien destrozó parte de ella y el monumento fue retirado. Algunas de sus palabras fueron: “…Ha sido en Manzanares, enclave de caminos sobre la Mancha dura e innumerable en el pecho de España. La maestra está en pie, su espíritu de pronto se hace tacto y medida, acostumbrada y física presencia. La Maestra, serena y firme en medio de la plaza…”

Con mi deseo de que esta escultura sea recuperada y que pueda volver al lugar donde un día estuvo emplazada, en un tiempo en el que la profesión docente es frecuentemente devaluada. Sería un gran acierto que la estatua de la maestra fuese recuperada, como también sería un gran logro que la figura de muchos maestros fuese respetada, porque enseñar es un arte y una profesión que requiere grandes dosis de vocación, y que da siempre fruto.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos Historias de antaño y de vida

El comercio de Manzanares en la Edad Moderna I

8º Salón del automóvil, en el Pabellón de FERCAM

Ante el próximo centenario: Cervantes y La Mancha en Galdós