Artículos de opinión Opinión

Si fuera posible

Francisco González-Nicolás Garrido

Terminó el Certamen de Bandas de Música en el Gran Teatro y, en el acto de clausura, el Alcalde, como no podía ser de otra manera, se deshizo en elogios hacia la AMC Julián Sánchez Maroto e hizo referencia a la gran inversión que el Ayuntamiento está realizando cada día en todo lo que es cultura, como una inversión de futuro en beneficio de nuestros ciudadanos.

Lo cierto es que NUESTRA BANDA DE MÚSICA, gracias a los desvelos de muchas personas, no deja de crecer en componentes y en calidad, concierto tras concierto, y los que la escuchamos nos sentimos razonablemente orgullosos de esta agrupación musical, embajadora cualificada de nuestra tierra.

Pero, además, detrás de todo esto, hay una Escuela Municipal de Música Guillermo Calero, a la que no dejan de llegar cada día, niños y jóvenes, que se forman, desde muy pronto en el Lenguaje Musical y en una especialidad instrumental y, a la vuelta de unos años, bien formados, han de marchar a Ciudad Real o a cualquier otra ciudad de nuestro entorno, como Alcázar de San Juan o Campo de Criptana, donde pasan un examen de selección en el que se juegan, en un momento, poder continuar sus estudios musicales y la especialización correspondiente, camino de los estudios profesionales. Y no acaba aquí el sacrificio de los estudiantes y sus familias, porque entonces surge el problema de trasladar a los alumnos, las veces necesarias a lo largo del mes o la semana, para dar las clases y realizar las pruebas de seguimiento en el Conservatorio que hayan elegido, generalmente Ciudad Real, en nuestro caso.

Y aquí surge el “si fuera posible”, porque, si no recuerdo mal, hace muchos años ya hubo aquí un conservatorio musical, que perdimos o se renunció a él, no lo sé, por motivos que desconozco. Creo que aquí venían muchos alumnos de los pueblos de la comarca y estudiaban los de nuestra ciudad. Entonces, si contamos con la infraestructura de una Escuela de Música, si tenemos unos profesores o maestros de las distintas especialidades e instrumentos musicales, que preparan a los chicos y chicas para poder competir con los mejores en las pruebas de acceso, ¿por qué no se gestiona volver a contar con un Conservatorio en Manzanares, aunque sea de nivel elemental y postergamos el momento de la marcha de nuestros músicos hasta los estudios profesionales, con el consiguiente ahorro de desplazamientos y pruebas de acceso? ¿Es muy complicado conseguir un centro de este tipo a nivel regional? ¿Qué nos impide o les impide a nuestros gobernantes gestionar y conseguir un centro oficial de estudios musicales, que facilite aún más a los educandos y a sus familias acceder a esos conocimientos?

Si la BANDA está creciendo en calidad y en miembros, si se está gestionando tan bien a todos los niveles y cuenta con el apoyo del Consistorio, dado que es un digno embajador allá donde va, contando además con que serían muchos los jóvenes de los pueblos aledaños que se matricularan aquí, quizás merezca la pena realizar las gestiones necesarias, si aún no se han hecho y que la ciudad creciera también en centros educativos, sobre la firme base de esa extraordinaria Escuela de Música.

Quizás me equivoque y sea un objetivo inalcanzable, pero si nuestros gobernantes pueden presentar una tarjeta de visita, tan fantástica como nuestras agrupaciones musicales, quizás merezcamos la concesión de un centro de ese tipo, por parte del organismo que haya de autorizarlo, porque en este pueblo, cuando nos lo proponemos, no hay barreras capaces de frenar nuestro avance.   

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos de opinión Opinión
NOTICIAS RELACIONADAS
Demasiados locales en venta o alquiler
¿Cuestión de escolarización o de civismo?
Editorial