Artículos de opinión Opinión

Sin paternalismos, cara a cara con la muerte.

Por Jesús Villegas Cano

Cuando este confinamiento pase, uno de los aspectos que recordaremos es el de el apabullante número de mensajes de todo tipo que a todas las horas del día nos acometen. Resulta difícil separar el trigo de la paja y hay que aventar cuidadosamente para entresacar alguna valiosa pepita después de cerner durante horas el fango que nos echan encima. En eso estaba cuando me llamó la atención un video (¡otro más!) de un popular psiquiatra de los que a veces aparecen en televisión. Esperaba otro mensaje de tantos llenos de obviedades de fácil digestión y sin embargo era todo lo contario. Un mensaje oscuro, incluso podría decirse siniestro, descriptivo de la realidad que nos rodea. Paradójicamente, me reconfortó.

El mensaje hacía referencia a una experiencia de una de tantas personas que trabajaban en el saturado y doliente sistema sanitario español. El sanitario en cuestión comentaba cómo debía asistir a la muerte de ancianos solos, desorientados, que preguntaban insistentemente por su familia o por qué tenían que estar atados. Confesaba que cuando llegaba a casa, lloraba porque nunca se había enfrentado a una situación tan dura y cruel y que le costaba Dios y ayuda volver a trabajar al día siguiente.

Entre hacer una exhibición morbosa de féretros en línea o de cuerpos hacinados y esconder a propósito la realidad de la muerte hay un mundo. Durante el confinamiento que se prolonga ya más de un mes hemos asistido a un ejercicio de trivialización de este Estado de alarma que solo es asumible por una sociedad infantilizada y narcotizada por dosis y dosis de frivolidad y por una estrategia deliberada de ocultamiento del dolor. Se nos escamotea la verdad. Y no me refiero al número real de la cifra de muertos o a las responsabilidades de unos o de otros. Me refiero a una verdad ulterior y trascendental: que nos tienen encerrados en casa por una infección de dimensiones planetarias, que la muerte existe y que nos espera en la calle. Ante esta realidad, que es pavorosa, hacen falta arrobas de almibarados mensajes porque no hay persona que lo engulla sin más, de tanto acíbar como trae consigo. Se nos lanzan mensajes naífs que solo desde la buena voluntad que la población está demostrando o desde la ingenuidad más absoluta pueden ser asumidos con naturalidad. Animan a disfrazar a los niños y nosotros con ellos, a aplaudir y cantar, a cocinar y a hacer ejercicio, a ingeniosos divertimentos y juegos; programan series de televisión absurdas, e incluso ofensivas, para no ver lo que tenemos delante de nuestras narices que es la muerte misma de nuestros padres y abuelos. La muerte al estilo medieval. La muerte en proporciones industriales. Intentan hacernos tragar, para predisponernos positivamente contra el miedo y la coacción a la que, no niego que necesariamente, estamos siendo sometidos, la idea de que “somos héroes” por quedarnos en casa, por teletrabajar, por hacer los ejercicios que nos manda el profesor o por ir a ejercer nuestra profesión al hospital cuando la realidad es que no existe otra alternativa. Dicen “héroes” cuando en realidad deberían decir “víctimas”. Víctimas, sí, de la imprevisión, del desconcierto, de la enfermedad, de las circunstancias de la vida, si se quiere. Víctimas y no héroes. Víctimas dolientes de un golpe atroz y devastador.

Me gustaría acabar este artículo con dos citas que me han inspirado esta opinión. En La casa de Bernarda Alba, entre las muchas aseveraciones categóricas del inolvidable personaje, Bernarda le dice a una de sus hijas: “La muerte hay que mirarla cara a cara”. La otra es de un conocidísimo poema de Blas de Otero, “Hombre”: “Oh, Dios, si he de morir quiero tenerte/despierto”. Cambiémoslo por la afirmación que verdaderamente nos hará héroes y no pusilánimes niños: “si he de morir, quiero estar despierto”. Somos adultos maduros, por favor, menos paternalismo. Dígannos la Verdad para poder asumirla.

 

 

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos de opinión Opinión

La atención primaria

Política de «postureo»

Entre dos aguas