Artículos Colaboraciones

Un café con…Kike Labián.

Ángel García-Consuegra 

 “Trabajo en nuevos caminos y procesos que permitan que los jóvenes puedan trabajar más”

 

Kike Labián, además de percusionista, es experto en innovación social y artes escénicas. Es Director de la compañía Kubbo, co-organizador de TEDxYouth@Madrid y colaborador de organizaciones expertas en innovación social como Ashoka o PuntoJES:

Ha recibido premios tanto en su faceta de artista como de emprendedor social, destacando el Certamen Nacional de Interpretación «Intercentros Melómano», así como el Premio JES de la Universidad Europea y la International Youth Foundation por su labor en educación musical.

Pregunta: Acabas de estrenar uno de tus proyectos más ambiciosos: Kubbo, ¿en qué consiste?

Respuesta: Kubbo es una compañía de artes escénicas que une danza, música y teatro y que está conformada por gente procedente de compañías como Mayumaná, El Circo del Sol o Toompak. Aquí, nos hemos unido gente que procede de roles del sector social: psicólogos, psicólogos educativos y gente de innovación social con profesionales de las artes escénicas. Lo que diferencia este proyecto de otras compañías es que se alza como un puente entre el sector cultural y el sector social para conseguir que las organizaciones sociales vuelvan a recuperar esa carga artística que ha tenido a lo largo de la historia. Que ámbitos como la educación, visibilidad o ecología vuelvan a tener relación con las artes y que, por otro lado, que las entidades culturales (teatros, orquestas, compañías de danza, etc.) vuelvan a vincularse con los problemas y retos de la ciudadanía del siglo XXI. Todos los jóvenes que hemos emprendido este proyecto nos hemos dado cuenta que bien fuese del sector social, o bien fuese del sector cultural, son ámbitos que están completamente separados. Los teatros están muy alejados de la gente de a pie y soluciones a problemas como la ecología están alejadísimas de la gente de a pie y sobre todo de las artes escénicas. Por resumir, es como si cogiésemos a grandes artistas internacionales y los pusiésemos a hacer shows o talleres con contenidos artísticos, pero esta vez sobre temáticas sociales.

P.: ¿Se te ocurre a ti la idea o es algo a lo que tú te agregas porque te lo propone Palmira (integrante de Kubbo)?

R.: Palmira y yo empezamos a trabajar juntos en Toompak. Es cierto que nos conocemos ya desde hace diez años, con lo cual ya habíamos hablado muchas veces de las ganas que teníamos de montar algo juntos. El año que por fin trabajamos codo con codo nos sirvió para ver en qué punto coincidíamos los dos. Yo procedo de asociaciones como Ashoka, PuntoJES u otras provenientes del sector social. Ella estaba en Mayumaná. Ambos nos dimos cuenta muy pronto dónde estaba la intersección. Digamos que surge de los dos, no es idea de ninguno en particular ya que prácticamente hemos estado diez años cuajando la idea.

P.: ¿Hacia dónde queréis que vaya dirigido este proyecto? ¿Cuáles son las aspiraciones que tenéis a corto plazo?

R.: De momento, ya hemos presentado la experiencia educativa que hemos creado. Es un proyecto que incluye un espectáculo educativo, puesto que es el primer ámbito que queremos empezar a trabajar y es el más grande que nos va a ocupar esta temporada. Lo presentamos el pasado 29 de septiembre en el CaixaForum de Madrid. El objetivo es conseguir tener impacto en educación porque, además, no es solo un espectáculo, si no que incluye formación del profesorado, talleres para los alumnos, materiales para ellos, etc. Es todo un espectáculo que busca educar a la comunidad educativa en cómo pueden resolver problemas de su entorno a través de cinco habilidades. Estas son el pensamiento crítico, la creatividad, la colaboración, la iniciativa y la empatía. Este es nuestro primer foco, el cual está centrado en la educación, pero paralelamente, vamos a seguir teniendo otro tipo de proyectos que no están tan centrados en espectáculos. Vamos a estar en la Semana Internacional de Cine de Autor en Valladolid, donde haremos toda la música del festival. También haremos talleres y programas sobre ecología con personas con discapacidad. Ahora en octubre vamos a estar en el Hospital Niño Jesús donde vamos a hacer un taller con niños de la unidad oncológica. Esas serían las dos ramas de Kubbo. Por un lado, el espectáculo y, por otro, pequeños talleres que nos vayan surgiendo.

P.: ¿Habéis tenido muchos inconvenientes al hacer un proyecto de estas dimensiones?

R.: Es cierto que de manera interna está funcionando genial, pero es un reto montar una compañía con ocho personas que empiezan a trabajar por primera vez juntas. Es un reto porque tienes que juntar a un psicopedagogo con una acróbata que viene de El Circo del Sol y se tienen que entender. De manera externa hemos recibido muchísimos apoyos de fundaciones como Ashoka, PuntoJES o EduCaixa, que nos cedió el CaixaForum para estrenar el proyecto educativo. A nivel de ayudas ha sido una locura las facilidades que nos han dado y todo el respaldo que hemos tenido para poder sacar el proyecto adelante.

P.: Dejando a un lado Kubbo, has estado trabajando en PuntoJES, estás en ClásicaFM, eres organizador del TEDxYouthMadrid… ¿cómo es posible organizar todo esto y que salga de forma solvente?

R.: Eso de forma solvente está todavía por ver (risas), pero es cierto que este último año estoy muy ocupado con tantos proyectos de forma paralela. Justo hace un rato he mandado un correo electrónico de Kubbo y después me he puesto a corregir una conferencia sobre migraciones para un evento de la Unión Europea: mi cerebro estaba cortocircuitando. Me di cuenta que la necesidad de hacer la compañía nació este último año porque vi que me llamaban de muchísimos proyectos diferentes, siempre desde un perfil común que suele ser innovación social o innovación educativa a través de las artes. Como a mí me sobrepasaba tanto trabajo, era muy bueno tener un tener un equipo que pudiera dar salida a todo lo que viniera nuevo. Pero sí, últimamente duermo poco.

P.: Imagino que te lo habrá preguntado mucha gente, pero ¿cómo un percusionista llega a realizar proyectos de innovación social y educativa?

R.: No sabría contar las veces que me lo han dicho. He llegado porque desde pequeño me interesaba, porque empezamos la Semana del Rock en Manzanares y esa fue mi primera toma de contacto para ver si me atraía o no ese mundo. Además, he tenido el apoyo de mi entorno (familia, amigos, organizaciones, etc.) que han visto que yo tenía esa inquietud y me han apoyado para poder seguirla. Ha sido una evolución natural. Es cierto que entiendo que haya gente que me pueda decir que si soy percusionista qué hago hablando de esas cosas. Obviamente, yo no creo en esa ‘titulitis’ en donde si no tienes un título no puedes hablar de algo. Lo que sí pienso es que tienes que hablar desde tu perspectiva, que es a veces algo que se confunde en la gente que hablamos de innovación educativa. Yo no puedo decirle a un profesor cómo dar clase de una forma agresiva porque yo no estoy dando clase en las aulas. Yo tengo un sector muy concreto que es trabajar en proyectos que permitan a los jóvenes trabajar más en los cambios educativos. Yo trabajo en nuevos caminos y procesos que permitan que los jóvenes puedan trabajar más. El resto, serán pequeñas incursiones que haga. Si se miran mis conferencias o entrevistas, por lo general, van más por ahí que por otra cosa.

P.: Si tuvieras que quedarte con uno de los proyectos que tú has empezado (Semana del Rock, Kubbo, etc.), ¿cuál ha sido el que más ilusión te ha creado y el que más ganas le has puesto?

R.: Con esta pregunta me lo pones difícil porque la ilusión es diferente cuando tienes quince años que cuando tienes veinticuatro. Yo te diría que, igual es porque estoy justo en él, pero Kubbo es al que más ganas le estamos poniendo porque creemos que es el que une todo. Une desde lo que aprendí en la Semana del Rock hasta lo que aprendí en TED. Pero sí que es cierto que, si tengo que medir la ilusión, la ilusión que tenía con quince o dieciséis años en la Semana del Rock se lleva la palma. Al final es el que nos empujó a todos a hacer esto, de hecho, muchos de lo que estuvimos en este proyecto, ahora estamos en Kubbo.

P.: ¿Cambia mucho la dinámica de trabajo cuando te unes a un proyecto que no has diseñado y encabezado tú?

R.: Es complicado, pero por ejemplo en Clásica FM no lo fue porque me abrieron las puertas de par en par desde el primer día y fue maravilloso. Es cierto que es muy diferente la sensación, aunque obviamente sientas menos responsabilidad. Incluso muchas veces me cuesta trabajar en equipos que no son míos porque me suelo pasar de bacín, como dirían en el pueblo. Es diferente, pero en realidad también aprendo mucho colaborando en proyectos que no son míos.

Respecto a TED, el año pasado estuve colaborando con ellos en el TEDxYouthMadrid, que lo hicimos en Gran Vía y este año si todo va bien, y esto es primicia casi mundial, voy a dirigir el evento.

P.: A todo el mundo le hago la misma pregunta, pero contigo no sé muy bien cómo plantearla porque imagino que no sabrás ni lo que vas a hacer mañana (risas), pero, ¿cómo se ve Kike de aquí a cinco años?

R.: Pues efectivamente, no lo sé. Tengo claro que me gustaría estar en Madrid. También tengo claro que quiero continuar con la compañía puesto que es el proyecto más estable en el que me he involucrado. Te diría que me gustaría seguir en todo lo que estoy haciendo, pero soy consciente de que las cosas van a cambiar. También me gustaría viajar más al pueblo, que voy poco, la verdad.

A Kike lo conocí en 2015 gracias a ese proyecto que nos cambió un poco a todos los que estábamos ahí dentro: la Semana del Rock. De él siempre me han gustado sus ganas de cambiar el mundo que le rodea, su inquietud y su capacidad resolutiva. En cierto modo, gracias a él perdí el miedo a hacer lo que me gusta y por eso he podido evolucionar hasta lo que hago hoy en día. Vivimos los dos en Madrid y cuando nos vemos, siempre es en el pueblo. Estamos tan ocupados (y somos tan dejados, todo hay que decirlo) que no nos hemos visto todavía en la capital. Kike, delante de todos los lectores de Siembra, nos debemos un café, por lo menos, en la Puerta del Sol. Gracias por aparecer y revolucionar un poco nuestras ideas. Te deseo todo lo mejor en Kubbo, estoy seguro que irá igual o mejor que todo lo que lideras.

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos Colaboraciones

Donde nunca habitará mi olvido

Hechicería en Manzanares en los siglos XVII y XVIII (III): Ángela «La Cañamera»

Ante el próximo centenario: Cervantes y La Mancha en Galdós