Artículos de opinión Opinión

Yo apoyo al balonmano en Manzanares

Pedro Lozano Martín-Buro

Las novelas distópicas son un género literario que describe sociedades hipotéticas indeseables. Son conocidas “1984” de George Orwell donde un partido político controla todo bajo la atenta y constante mirada de un Gran Hermano que todo lo ve. Otra fue “Fahrenheit 451” donde Montag, el protagonista, era un bombero cuyo trabajo consistía en perseguir y quemar todos los libros prohibidos de su país para evitar que la gente y el pueblo pensara. Nadie conversaba, nadie criticaba nada. Su autor, Ray Bradbury falleció en 2012 pero si hubiera conocido lo que está pasando en Manzanares con el equipo femenino de niñas “el Handball” le hubiera dado para un nuevo libro. Seguro. El argumento sería el siguiente, Manzanares el pueblo donde niñas de 11 años no pueden hacer deporte, porque el deporte educa y no quieren educar, porque los deportes en equipo generan compañerismo y eso no beneficia a nadie. Imagino la portada del libro, un cartel enmohecido, a modo luterano, clavado en la puerta del Ayuntamiento, donde se pudiese leer “Se prohíbe a las niñas jugar al balón, apúntenlas a corte y confección”.  Esto es ficción, pura distopía.

La realidad es otra, aunque surrealista. De risa. Júzguenla. Se ha generado una polémica entre el Ayuntamiento de Manzanares y un Club de Balonmano que se llama Handball Femenino que nadie entiende muy bien. Sí se conocen las consecuencias, una de ellas es que 35 niñas de 11 a 15 años no pueden entrenar en su pueblo. Les dicen que no hay pistas ni horarios disponibles para ellas y se tienen que ir a la localidad de Llanos o a Membrilla. Sin embargo, sí hay instalaciones disponibles para las juveniles y senior del mismo equipo, las mayores. Suena raro. Unas sí, otras no ¿Quién lo entiende? Yo no. Desde la barrera, en esta época de octubre, con el vino fermentando, nos trae a la memoria tufos pasados. Suena a García Berlanga, a la Escopeta nacional. Las excusas dadas por la concejalía de deportes no son muy convincentes, que si hay una escuela de balonmano, que si las niñas pertenecen a un club privado que le hace la competencia al Ayuntamiento de Manzanares, que si tienen ánimo de lucro. Me quedo pasmado, como tú.

Detrás hay 35 niñas, con sus padres, madres, abuelos y abuelas. Imagínense su jornada llevando a las niñas al cole, el trabajo, preparar la comida, la merienda, la cena, hacer las tareas, la casa, la compra, el banco, las clases de inglés, música, catequesis, matemáticas, y ahora, de premio, por un sinsentido de no sé qué parte, por un calentón de alguno que no viene al caso, tienen que llevar a sus niñas a hacer deporte con sus amigas a Llanos porque en su pueblo no pueden practicarlo. Simplemente bochornoso. Antología del disparate.

Comparto la opinión del Ayuntamiento que lo mejor es la unidad, que son pocas las ciudades que están en esta situación, que la escuela de balonmano funciona bien. Totalmente de acuerdo. Si alguien quiere formar un club privado, el Ayuntamiento debe apoyarlo, no sostenerlo. Lo compro. No me meto en la disparidad de subvenciones, 29.000€ para la escuela de balonmano frente a 2.000€ para el Handball. Vale, acepto pulpo como animal de compañía. Pero, chist, lo que es inaceptable es por poner palos en las ruedas a niñas de 11 años, no dejarles jugar, hacer de tu capa un sayo y no solucionar los problemas. Parece un chiste de Gila, “si no sabe aguantar una broma, márchese del pueblo”. Lamentablemente, no es una broma. Me indigna, no lo entiendo. Arreglarlo no deber ser tan difícil. Bastaría dialogar y ofrecer en vez de imponer. Yo apoyo al Balonmano en Manzanares.

 

 

COMPARTE

Deja un comentario

*

Artículos de opinión Opinión

El abandono de los pisos de los bancos.

Acortar los plazos de concesión de licencias de obra y actividad.

  Vox