Cristina Peñasco (Manzanares, 1987) es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Castilla-La Mancha y Doctora en Economía por la Universidad Rey Juan Carlos y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Actualmente es Lecturer (Profesora e Investigadora) en la Universidad de Cambridge donde forma parte del equipo que dirige el Master en Políticas Públicas (MPP). Es investigadora asociada al Bennett Institute for Public Policy y en el Centro para la Gobernanza del Medio Ambiente, la Energía y los Recursos Naturales. Anteriormente, ha sido, investigadora posdoctoral en el Departamento de Economía del Territorio (Land Economy) en la Universidad de Cambridge, profesora ayudante doctora en la Unidad de Economía Aplicada en la Universidad de Alcalá, profesora asociada en la Universidad Carlos III de Madrid, investigadora en el Instituto de Políticas y Bienes Públicos del CSIC, e investigadora visitante en la Universidad Técnica de Viena.

Pregunta: Cómo es Cristina Peñasco y a qué se dedica actualmente y si nos puedes explicar un poco cuáles son tus labores en el día a día.

Respuesta: Mis labores del día a día se dividen principalmente en tres tipos de actividades: docencia, investigación y administración. Per gracias a la estructura de la Universidad de Cambridge, podría decirse que principalmente mis actividades son las dos primeras. La Universidad de Cambridge se encuentra “descentralizada”, es decir, las labores de docencia se realizan, por una parte en los departamentos y facultades y por otra parte, la Universidad cuenta con 31 Colleges independientes donde viven los estudiantes, y también reciben docencia en forma de “supervisions” o tutorías personalizadas. Como Lecturer, mi labor principal en el MPP es la de coordinar una asignatura denominada Casos de Política Pública e impartir otra bajo la rúbrica de Ciencia, Evidencia y Política Ambiental. Este año tenemos un grupo de 36 estudiantes de más de 20 nacionalidades distintas por lo que el mero hecho de interactuar con ellos en clase, y en nuestras tutorías individuales, es muy gratificante. A su vez, soy miembro de Queens’ College donde mis labores de supervisión están asociadas al Grado en Economía y al de Ciencias Políticas donde enseño estadística y econometría.

P.: ¿Has ido compaginando siempre la investigación con la docencia?, ¿cómo lo haces para que te dé tiempo a todo?

R.: Cuando empecé el doctorado mi principal motivación era ser docente en la universidad. Sin embargo, al haber estado vinculada desde el principio al CSIC, mis labores durante el doctorado fueron principalmente de investigación. Desde que terminé el doctorado siempre he compaginado docencia e investigación. La docencia  demanda mucha preparación y tiempo: proyectar el contenido, plantear actividades que dinamicen las clases, corregir…por lo que el tiempo de investigación se ve disminuido. Durante el tiempo que trabajé en España, mi labor principal fue la investigación y comencé a dar clase como una actividad adicional para mejorar mi currículum. En la Universidad de Alcalá, aunque mi labor principal sí que era la docencia, gracias a un fantástico director de la unidad, el Prof. José María Arranz, mi carga docente se redujo lo que me permitió compaginar como investigadora en Cambridge. Ahora como Lecturer, diría que es esencial rodearte de un buen equipo de gente comprometida y que trabaje de manera coordinada. En esto he tenido mucha suerte desde el principio de mi carrera y he contado con el apoyo y ayuda de mis profesores en la Universidad de Castilla-La Mancha, en ICADE donde estudié un Master y posteriormente en el CSIC. Toda la investigación que he realizado ha sido como parte de equipos, primero en el CSIC y posteriormente en Cambridge y muy conectada a la participación en proyectos europeos. La coordinación, cooperación y gestión del tiempo son esenciales.

P.: La docencia, ¿te ha llamado la atención desde siempre o sobre la marcha se ha ido forjando?

R.: Me encanta que me hagas esta pregunta porque, aún en el instituto, cuando me planteé que carrera quería estudiar, lo único que tenía claro era que no quería ser docente. Siendo mis padres maestros y habiendo visto la responsabilidad que representa educar, tenía muy claro que no quería dedicarme a la educación reglada. Solía decir que me servía cualquier carrera menos magisterio o medicina. Sin embargo, cuando me planteé hacer el doctorado, mi principal motivación, fue la docencia universitaria. Supongo que en ese momento desconocía las labores que incluye investigar y que posteriormente me han enganchado: participar en proyectos  con diferentes instituciones y universidades, asistencia a congresos y conferencias, la flexibilidad que proporciona la investigación en ciencias sociales, viajar, y lo más importante, que tu investigación contribuya a mejorar la sociedad a través de su aplicación; algo que como puedes imaginar, trabajando en temas relacionados con el impacto económico y social de políticas ambientales y de cambio climático es esencial.

P.: Referido a la investigación, ¿por qué te dedicaste a ello?

R.: El “gusanillo” por la investigación apareció tarde, pero llegó para quedarse. La investigación es esencial para hacer prosperar la economía y la sociedad a todos los niveles. Para mí la investigación tiene sentido como actividad que tiene un impacto más allá del mundo académico, especialmente a través de la influencia que ejerce en las políticas de los gobiernos. Creo que los investigadores en mi campo tenemos la oportunidad y responsabilidad de mejorar el día a día de los ciudadanos mientras intentamos avanzar al mismo tiempo en los objetivos ambientales, económicos y sociales de los gobiernos eficazmente.

P.: ¿En qué temas te centras actualmente en la investigación y cuáles de los que ha investigado te gustaría destacar?

R.: Durante los últimos 8 años he analizado desde una perspectiva doble de economía y la política; cómo fomentar el desarrollo y adopción de innovaciones en tecnologías ambientales con el objetivo de estudiar los instrumentos de política que faciliten la transición de las sociedades hacía economías bajas en carbono menos contaminantes.

El objetivo de mi doctorado fue investigar los factores, determinantes y barreras, que fomentan y dificultan la innovación ambiental, o eco-innovación, en el sector español de las manufacturas. Actualmente, aunque la eco-innovación y la economía circular es un tema que me fascina, mi investigación ha virado hacia el análisis desde el punto de vista de los impactos que generan (ambientales, tecnológicos y socio-económicos), la aplicación de diferentes políticas para luchar contra el cambio climático. Este análisis puede ser muy útil para informar sobre qué tipo de políticas se pueden adoptar bajo un nuevo marco energético que ayude a reducir las emisiones de dióxido de carbono y el consumo energético. Me he centrado en los instrumentos de política que apoyan el desarrollo y adopción de energías renovables. Me interesa mucho el tema del fomento de la eficiencia energética y su impacto en el bienestar de los hogares.

Además, me gustaría explorar también las políticas para la promoción de tecnologías negativas en carbono que son las que permiten capturar el CO2 de la atmósfera y que actualmente se encuentran en fases muy incipientes de investigación. El análisis de economías en desarrollo, que se espera incrementen su consumo energético y la cantidad de emisiones que viertan a la atmósfera, es un tema que espero desarrollar en los próximos años.

P.: Has dado numerosas ponencias, escribes artículos, etc. ¿Cuál de todas tus vivencias es la que más te ha enriquecido y la que más te ha llamado la atención?

R.: Todo a lo que te enfrentas contribuye a forjarte como persona y como profesional. Sería injusto nombrar sólo una porque, como investigadores, cada día se aprende algo nuevo. Recuerdo con especial cariño el momento en que mi primer artículo científico indexado, articulo que formaría parte de mi tesis doctoral, fue aceptado en una revista de prestigio. La satisfacción de haber conseguido el fruto esperado de años de trabajo fue increíble y ver el orgullo reflejado en la cara de mis directores de tesis, aun mayor. Hay varios eventos que me han marcado mucho. El primero fue conseguir una Lindau Nobel Laureate Meetings Fellowship. Ésta fue una beca competitiva para asistir a las 6th Lindau Meeting on Economic Sciences. Este evento convoca una vez al año durante una semana alrededor de 30 Premios Nobel (cada año se realizan sesiones para las diferentes disciplinas) que se reúnen con las nuevas generaciones de investigadores para intercambiar vivencias e ideas en un entorno idílico como es la ciudad de Lindau en Alemania. Además de interactuar personalmente con algunos Nobel de economía de los últimos años como los profesores Eric Maskin, Jean Tirole, James Heckman o Lars Peter Hansen; conocí a un grupo maravilloso de jóvenes investigadores en economía de muchos lugares. Más recientemente, creo que la asistencia a las COP24 en Polonia, a la COP25 en Madrid y a la Semana de la Sostenibilidad de la Comisión Europea han sido actividades que me han enseñado de primera mano las dificultades y tensiones que existen entre la evidencia científica y la necesidad de luchar contra el cambio climático y las limitaciones económicas a las que los gobiernos están sometidos. Cada vez que voy a algún evento de este tipo veo más claramente la necesidad de establecer diálogos  que permitan que la investigación tenga un impacto positivo en las políticas públicas y en la regulación y, por ende, en los ciudadanos.

Gracias Cristina. Por tu tiempo y flexibilidad. Eres ejemplo para todos con lo lejos que has llegado. Mereces que la gente sepa de ti. Gracias por tu inconformismo, por tu afán por descubrir cosas nuevas y por querer cambiar el mundo que te rodea. Que no cesen nunca esas ganas porque todos las necesitamos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *