Mayte Criado Núñez

 Empezar a normalizar las nuevas rutinas, harán que tu día a día sea más llevadero y se descargue de cierta tensión e incluso ansiedad

Sin duda, la situación relacionada con el tema del coronavirus está mejorando poco a poco. Pero aún queda mucho por hacer. El miedo es una de las emociones que más se ha instaurado en nosotros desde que conocimos que un virus muy peligroso para nuestra salud, nos rondaba de manera despiadada. A pesar de que ya han pasado más de dos meses desde que conocimos de su existencia, hay emociones que no han dejado de estar presentes en nuestro día a día y es importante conocerlas y saber gestionarlas bien para lograr una adecuada adaptación a lo que será la nueva “normalidad”. Entre ellas, el miedo, como ya he dicho, pero también hay otras; incertidumbre, desasosiego, ansiedad, bajo estado de ánimo…

Como todo en la vida, siempre tenemos dos opciones (al menos), de elección. Por un lado, aceptar las circunstancias tal y como nos vienen dadas, sin cuestionarnos el por qué ni buscar explicaciones más allá de donde la mente humana puede lograr entender; a esto se le llama, aceptación. Por otro lado, existe la opción de renegarse y estar continuamente quejándonos de algo sobre lo que no tenemos control en absoluto. Esto nos desespera y amarga la vida. De ti depende la opción que elijas. Como Psicóloga, te recomiendo que elijas la primera. La de la aceptación, la de entender que desde mediados de Marzo la vida de prácticamente medio mundo (o mundo entero), ha cambiado y hemos de adaptarnos, sin peros, sin excusas y sin más.

Es muy importante hacernos conscientes de la necesidad de introducir varias modificaciones en nuestro estilo y forma de vida a las que no estábamos acostumbrados; salir con mascarilla a la calle (sí, hace calor, pero no queda otra, es para protegerte y proteger), maximizar las medidas de higiene habituales, lavado y desinfección de manos constante, desinfección de productos y superficies… ¿Tanto cuesta esto de verdad? Pienso que hay cosas peores. Al final, empezar a normalizar estas nuevas rutinas, harán que tu día a día sea más llevadero y se descargue de cierta tensión e incluso ansiedad. Mejorará tu ánimo y te ayudará a estar más tranquilo y con menos incertidumbre. Aceptación es sinónimo de liberación. Aceptar supone soltar aquello que está fuera de nuestro control y entender que hay cosas que, aunque no sean de nuestro agrado, hay que acatar y llevar a la práctica con la mejor actitud posible. En mi opinión, introducir algo de humor dentro de esta pandemia, es fundamental para sobrellevarla de un modo más efectivo.

No obstante, no todas las personas tienen la misma capacidad de afrontar una situación de igual modo. Habrá personas con un mayor nivel de ansiedad que hayan desarrollado una acentuación de sus síntomas e incluso que hayan podido experimentar ciertos síntomas hipocondríacos. O personas con problemas de estado de ánimo para las que el confinamiento haya supuesto un empeoramiento de su equilibrio emocional. Lo mejor en estos casos es ponerse en manos de profesionales y seguir sus recomendaciones. Aun así, la recomendación general para todas las personas sigue siendo la aceptación y adaptación a la nueva situación. Sólo así, conseguiremos encontrar la estabilidad que necesitamos para poder vivir nuestro día a día con la mayor tranquilidad posible.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *