El lunes, 4 de enero fui con unos amigos a la Biblioteca Nacional a ver la exposición sobre Concepción Arenal. Tiene dos partes: la biográfica y la relacionada con su obra.

Me impresionó gratamente el contemplar la valía de esta gallega que nació en Ferrol el 31 de enero de 1820 y murió en Vigo el 4 de febrero de 1893. Estuvo casada con Fernando García Carrasco y tuvieron tres hijos. Fue valiente en una época en la que la mujer permanecía en segundo plano en la sociedad. Quiso estudiar y lo hizo vestida de hombre, en la Facultad de Derecho de la Universidad Central, en donde conoció al que sería su marido. Sus inquietudes sociales la llevaron a estudiar Derecho penal para poder combatir y remediar las carencias que había en las cárceles e instituciones educativas. Su pasión era pensar, leer y escribir y transmitirlo a las clases más desfavorecidas para que encontraran la verdadera libertad. Su religiosidad era profunda y no concebía la justicia sin la caridad cristiana, de tal forma que se puso a trabajar en las Conferencias de san Vicente de Paul y estuvo al frente de la sección de mujeres de la Cruz Roja de España. También como corresponsal de guerra en la retaguardia del Hospital de Sangre, en Miranda de Ebro, durante la Tercera Guerra Carlista. Encontró apoyo en grandes intelectuales, la mayoría hombres y también de algunas mujeres de la nobleza. Escribió poesía, ensayo, teatro, relatos, etc. Fue precursora del Trabajo Social en España.

Su visión de la política social se hace necesaria en nuestros días: “La sociedad más perfecta es aquella en que más personas libremente se armonizan para el bien” o “Las fuerzas que se asocian para el bien no se suman, se multiplican”.

Me parece que su figura ha de inspirar a las mujeres y hombres de hoy para no quedarse cruzados de brazos y empezar a actuar unidos en el bien, que como ella dice tiene efecto multiplicador.

Ella supo aunar justicia y caridad. Su principal interés era contribuir a la construcción de un mundo mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *