María Teresa García Perales

INICIAMOS UN NUEVO CURSO PASTORAL

Acabamos de iniciar un nuevo curso pastoral, que vendrá cargado de multitud de actividades que hagan de nuestras parroquias comunidades llenas de fe, en las que vivamos con esperanza este tiempo de incertidumbre en que nos hallamos desde marzo.

Celebraciones Sacramentales

En el mes de septiembre han tenido lugar celebraciones sacramentales que se suprimieron en su día a causa de la pandemia. Si bien, dichas celebraciones son días que se recuerdan para siempre, vivirlas así, con todo lo que conlleva cumplir con unas medidas obligadas, las hace aún más “singulares”

En nuestra Unidad Pastoral se han desarrollado reuniones de catequistas de ambas parroquias para retomar y organizar las catequesis de los distintos grupos, así como con los padres de los niños que retrasaron la tan esperada fecha de la Primera Comunión.

Se han continuado también celebrando bautizos como los de las niñas Virginia Pardo Cano y Carla Bellón Jiménez en la parroquia de Altagracia. El Sacramento del Bautismo es un don inmenso por el que entramos a formar parte de la familia de los hijos de Dios, por eso todo bautizado debe ser constante no sólo en el amor a los demás, sino también al prójimo, haciendo el bien siguiendo el ejemplo de Jesucristo.

Equipos de Nuestra Señora

Con el fin principal de descubrir y vivir la riqueza del Sacramento del Matrimonio a través del diálogo, la oración y la formación existen en nuestra Unidad Pastoral los Equipos de Nuestra Señora. Por ello, un grupo de matrimonios se reunieron para planificar las actividades que tendrán lugar el próximo curso.

Nuestro Padre Jesús del Perdón

Pero septiembre no sería tan especial para los creyentes de Manzanares si se dejara de honrar a Jesús del Perdón. Era el día 5, a las 12 del mediodía,  cuando sin previo aviso, Jesús fue trasladado desde su ermita hasta la Parroquia de la Asunción por los componentes de la Junta de Gobierno de su Hermandad. Esa misma noche comenzaría el Novenario en su honor, siendo el Predicador Don Benito Huertas Sánchez, que definía el mismo como : “…especial y distinto, con limitación de espacio y las celebraciones de cada día condicionadas, pero no por ellas menos importantes, porque siguen siendo un encuentro especial con el Señor, con Ntro. Padre Jesús del Perdón, y siempre que nos encontramos con él salimos ganando, porque se produce una gracia en nosotros, se produce una energía que nos potencia, que nos empodera para el camino de la vida, que nos llena de la luz y de la esperanza que tanto necesitamos para vivir…”.

Todos los días del Novenario,  la homilía tuvo dos partes: una sobre los textos litúrgicos proclamados en ese día y otra parte sobre unas catequesis del Papa sobre el Padre Nuestro, oración de oraciones que comienza con la palabra Padre y que en la Biblia aparece traducida al arameo “Abba”, término con el que Jesús llamaba a Dios, de manera íntima y familiar´.

A través de Manzanares10TV,  el Ayuntamiento, consciente de las restricciones de aforo obligatorias,  hizo posible que cada día la Novena llegara a todos los hogares manzanareños, incluida la celebración del día 14, festividad de la Exaltación de la Santa Cruz en que se rememora y se honra la Cruz en la que fue crucificado Jesús de Nazaret. Así también, al no haber Procesión por la tarde, Nuestro Padre Jesús del Perdón fue expuesto a los pies del retablo bajo la imagen de la Asunción de Nuestra Señora,  donde recibió la veneración de muchos fieles que le visitaron en esas horas para presentarle sus inquietudes y hablar con Él a solas.

 

Puedo decir, Padre Jesús del Perdón,  que fue espectacular poder contemplar la imagen de Jesús desde la entrada al templo desde una perspectiva tan distinta, sentir tu fuerza y cercanía  conforme te dirigías a ella, y sobre todo saber, como dice el Himno que con tanta fe proclamamos: “…En las luchas de la vida, nuestro Padre te llamamos, por eso de Ti esperamos consuelo, gracia y perdón; aliento de nuestras almas, alivio en nuestros pesares, los hijos de Manzanares tus hijos queridos son”.

También quiero agradecer el haber podido poner mi granito de arena en algunas de las celebraciones,  ya que junto a mi coro de Altagracia pudimos entonar nuestros cantos varios días de las Novenas y en la Función del Día 14, todo un honor para nosotros.

Y ahora que estás de nuevo en tu Ermita, te damos las gracias y a todos los que no han hecho posible, especialmente a tu Hermandad,  porque hemos podido celebrar, aunque de modo distinto, las fiestas en tu honor. Seguiremos esperando y apostando por ti, tú que mantienes, fortaleces nuestra Fe y das sentido a nuestra vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *