Manuel Gallego Arroyo

Hemos teletrabajado. Hemos teleabrazado. Hemos telebesado. A mi parecer, si algo ha demostrado la crisis del Covid-19, ha sido la necesidad de realidad física que todos tenemos. Digo “realidad física”, la del tacto, la tangible, la del arrimo; esa de la que hemos hecho distancia, precisamente para darnos seguridad, para arroparnos y estar más unidos. Dentro de la paradoja, hay cosas en la vida, que al menos de momento, nos parecen insustituibles y que, con un golpe sordo, opaco, sin vibración apenas, han dado un aldabonazo en nuestras vísceras, creo, contundente.

Hablo en efecto del beso, y del abrazo sin distancia. Del tocar y ser tocado. De la caricia. De todos esos melindres sentimentales que a veces ocultamos por vergüenza y que ahora bailan la danza de la lluvia en nuestras conciencias.

Hay en efecto cosas que son insustituibles, “indesplazables” por más que las obviemos: la presencia real, la presencia física. A la postre es lo que nos hace humanos. El virus ha puesto al descubierto la muleta que es la virtualidad, la red, la distancia fingida, la comunicación sin el cara a cara, al mismo tiempo que la ha hecho insustituible, más real.  Hay cosas, claro, cosas, que sólo pueden ser presenciales. Un respirador por ejemplo. Pero también un aula, un sanitario, un dependiente, un tendero, un policía, un basurero, bombero, un ganadero, limpiador, agricultor, transportista … tu pueblo … ¿una mujer o un hombre, también lo son “realmente”? Y hay cosas que no queremos y están ahí, y que si son pertinaces pueden llegar a doler mucho, por no decir a fastidiar muchas vidas, un virus por ejemplo. Eso que considerábamos “un simple virus”, una pandemia, una desgracia del pasado o de otros lugares, un periclito canto de otras civilizaciones.

Y lo curioso, ciertamente curioso y paradójico, es que la realidad virtual ha venido a poner sus paños medicinales sobre la herida covídica. Es el sino del tiempo que nos ha tocado vivir, el de la pandemia virtual de un mundo global que, después de todo, nos demuestra que la falta de tacto se puede y se debe suplir con la pantalla táctil. Me río yo de los votos que hemos hecho de cambio para el futuro; me río.  

Algunos pensarán que gracias a estas pantallas se han salvado millones de vidas, que hemos mantenido el teletrabajo, sostenido parte del comercio sin ponerle cara. La economía. Así es. Por lo mismo que se puede decir que ya las pantallas amenazaban con el virus, que han venido por el mismo camino, marcando el sendero, que dibujaban ya su retrato, en tanto hacían sordina.

Cuando la desgracia nos golpea, sentimos con firmeza la sacudida de la menesterosidad, aquel sordo, opaco, seco aldabonazo. A la postre, el hombre, cargado de vida, con su vida a cuestas, no es sino un ser vulnerable. Hemos aprendido que las sociedades también, por muy evolucionadas que se consideren, son vulnerables y penden de esa misma vida, que apenas es un hilo, un hilo que amenazan demasiados intereses, además de los víricos. Suele olvidarse, cuando la confortabilidad se instala en la comunidad de afortunados que pueden mirar disimuladamente, al través de la superficie iluminada, la evolución de la tragedia. Pero a veces la tragedia baja y se atreve a darnos en el hombro. Claro que no hablo de tragedia individual, hablo de tragedia colectiva, la que se escapa de las manos, de las posibilidades, la que pone en aprietos reales y que luego, pasado el tiempo, catalogamos bajo el rótulo de “desgracia”, “ceguera colectiva”, “grandes intereses”, “mentalidades”, esa que en apariencia sólo está en los manuales de historia, en los que no suele poner que somos unos afortunados por poder leer manuales de historia. Luego está la realidad; la realidad física.   

Pero la vida tiene esas y otras cosas. Otros regalos, porque la vida sigue, fluida y real. Desconozco, a día de hoy -¡parece mentira!- si los manuales de historia sirven para algo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *