Por Pablo Nieto-Sandoval Gutiérrez

Cuando escribo este artículo, a finales de junio, llevo días observando cómo la “nueva normalidad”, tras el desconfinamiento, ha resultado tener dos caras: la primera de ellas es permisiva y laxa; la segunda, puntillosa y restrictiva. Parece más que claro que todo tiene que ver con el interés que los responsables de cada área han mostrado a la hora de lograr que sus competencias vuelvan rápido a la situación pre-covid. Así, unos disfrutan de la —casi— normalidad y otros no pueden —casi— ni reunirse. Cuestión de prioridades…

Me parece comprensible que, para evitar el total colapso económico-social del país, se den facilidades a nuestros sectores estrellas: al turismo y a la restauración. Comprendo que la famosa distancia social no pueda ser mantenida en ciertos lugares y que la mascarilla sea incompatible con ciertas actividades como comer, complemento ideal de unas vacaciones. Puedo llegar a asumir que es necesario relajar el control fronterizo para que los extranjeros que tanto dan a nuestra economía puedan venir y disfrutar de nuestra tierra sin demasiado control. Teniendo como excusa la economía nacional, puedo entender que se den estas facilidades.

Lo que no puedo entender es que sectores como la cultura vayan por el camino empedrado y que sea casi imposible practicarlos. Se ha decidido, entre otras medidas, que los componentes de formaciones musicales deban tener una distancia de 1,5 metros entre ellos. Si consideramos la salud lo más importante, no hay nada que objetar. El problema llega cuando el músico que no ha podido ir al ensayo o el espectador que no tiene conciertos a los que acudir deciden ir al bar, porque ahí no le van a exigir mascarillas —a ver quién es el guapo que se toma una cerveza poniéndose y quitándose el dichoso complemento a cada trago— ni tampoco guardar la famosa distancia porque, oiga usted, la mesa es la que es.

No me entra en la cabeza que tal situación pueda darse sin que a alguien con dos dedos de frente que tenga el deber de tomar decisiones se extrañe o se pregunte al respecto. Sin embargo, me sorprende menos que sea —una vez más— la cultura el sector relegado siendo el máximo responsable del área el ministro Rodríguez Uribes, quien dijo: “primero la vida y después el cine”, como si no fueran compatibles de la misma manera que lo son la vida y el deporte profesional (en su mismo ministerio). Es lo que tiene sustituir a un buen profesional —como el señor Guirao— por un alguien a quien la cultura le importa bien poquito (y eso que gobierna el mismo partido).

No es la cultura el único sector perjudicado por la desescalada; miren la educación. Casi tenemos que dar gracias porque la ministra Celáa haya decidido matizar su afán de bimodalidad educativa, para alivio de alumnos, padres y docentes, y ahora se contemple dar clases con la máxima presencialidad posible. Es lógico que se considere que 35 alumnos en clases pequeñas son foco de contagios. Sin embargo, no se les ha ocurrido bajar la ratio —y de paso mejorar la calidad de la enseñanza—; ha sido preferible hacerse el harakiri y empeorar —aún más— el sistema de docencia español.

En definitiva, se ha aplicado una desescalada acorde al nivel de importancia que ciertos cráneos “previlegiados”, como los catalogaba Valle-Inclán en su genial Luces de Bohemia, han dado a sus áreas. Así, discotecas, bares, restaurantes, etc., tienen el nihil obstat para hacer de su capa un sayo y funcionar, prácticamente, como si el coronavirus hubiera sido un cuento infantil. Sin embargo, el mundo de la cultura permanece casi paralizado por las restricciones y a la educación le damos el sí con condiciones simplemente porque es imposible funcionar de otro modo. El doble rasero o la doble vara de medir del desconfinamiento: ¡Cómo se nota lo que les importa!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *