Por Manuel Rodríguez Mazarro

Me cae bien el nombre de Estaca de Bares, ya saben, el cabo que en alguna ocasión visitamos en La Coruña y que forma parte de la costa atlántica. A lo que vamos, opino que actualmente el gremio de hostelería de Manzanares, se encuentra cargado de pesadumbre, debían formar una asociación que se llamara “ESTACAZO DE BARES”.

Alguno sigue funcionando por su situación y “nueva normalidad” de tramos cortados a circulación en días oportunos, haciendo peatonal la calle Toledo y Libertad. (Pienso que será cuestión de acuerdos con la vecindad). Personalmente me agrada sentarme en la mesa de una terraza y en medio de la calle, me recuerda la época de mis abuelos. Ellos no entendían de mascarillas ni de hidroalcóholico, saludarse con los codos y menos de teletrabajo.

Otros bares no tienen esa suerte por la ubicación en que se encuentran y los gastos generales son los mismos: tienen que cerrar.

Es comparado con la nueva cepa del corona-virus no conoce a nadie, pica, se mete, levanta roncha y última fase, ¡hasta luego!

Olvidemos aquellos lugares de tertulia, información, “gaceta” y trato con nuestra gente del pueblo, tomar una cerveza en barra o ver una boca con mellica, bigotes, labios con silbidos sinfónicos, sonrisa natural, besos de todo tipo y el gesto del gooool en TV. ¡Es una pena!, son las circunstancias. El colmo de nuestro anterior ministro de sanidad, llamarse Salvador.

Ya que estoy de cabos terrenales, tampoco estaría mal recordar el de “MACHICHACO” (Bermeo), semejante al anterior, creo que la palabra define el el estado en que se encuentra nuestro pequeño y mediano comercio “machichacaos”. Veremos, dijo un ciego, este año 2021 los que han quedado y la forma de respirar entre la “Filomena” y las vacunas.

Los autónomos, el pintor, carpintero, albañil, fontanero, chofer, electricista y el todo terreno que dan servicio fundamental a nuestras casas, sienten las cargas de seguros sociales, tasas municipales, carburantes, luz, gas, mercado, colegio… Todo es incertidumbre: la salud es lo más importante y las alarmas por contagio comunitario, ya se sabe… mucho miedo con aquello que tienen que tocar las manos que empiezan a descascarillarse de lejía.

Nos han cortado las alas en este año horrible del confinamiento. Precisamente “Confinamiento” ha sido palabra elegida por la Real Academia del pasado 2020. Me gustaba más “corona-vid”, compuesto de “corona y vid” o un gran vino reserva “Emérito-83 años” de las bodegas en Abu Dhabi, de Emiratos Árabes. Este es otro tema financiero que tiene su bouquet personal.

Hay una frase: –“el que come y bebe, bien duerme y quien duerme no peca, el que no peca sube al cielo, si al cielo vamos ¡pues comamos y bebamos!, –siempre y cuando podamos Así lo hicieron nuestros antepasados celestiales que dieron vida y mataban el virus con  azufre.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *