Revista Siembra

Se llama Estefanía José. Llegó a Manzanares porque conoció “a un manzagato”, con el que se casó. De un pueblecito de Granada, es maestra de infantil y se formó en Pedagogía Waldorf en Altea, Alicante (Casa Waldorf). Aunque estuvo a punto de acabar Trabajo Social, su embarazo y su hijo le hicieron optar por la educación. “Cómo conociste la pedagogía Wandolf?” “Buscaba una alternativa más respetuosa para mi hijo”.

¿Qué es exactamente la pedagogía Waldorf y qué ventajas tiene sobre las actuaciones pedagógicas tradicionales?

La pedagogía Waldorf no es un método como tal, no es la suma de unos factores que darían un resultado determinado fijo, es un camino de conocimiento muy profundo del ser humano en su desarrollo a lo largo de la vida. En el caso de la infancia, es un modo de “observar” el mundo que nos rodea, y acoger a los niños cada día con una mirada limpia y sin prejuicios. Es como ponerte unas gafas que tienen un cristal sucio, necesitas limpiarlas cada día  para verlo todo con claridad. Si aprendemos a observar así, los niños crecen sin ser juzgados y su individualidad se hará segura y fuerte en el camino. La verdadera pedagogía nace cada día de observar al niño en su desarrollo, sin prejuicios y de forma respetuosa, atendiendo siempre a su verdadero ser.  En esto nos podríamos extender mucho, pero solo quiero dar una pincelada para que se entienda un poco la esencia de esta pedagogía.

La pedagogía Waldorf pretende el desarrollo integral del niño en todas sus etapas. Se da la misma importancia al pensar, sentir y voluntad (o hacer), para que así el pequeño crezca y madure adecuadamente. La primera infancia es la base de lo que será el adulto futuro; es la etapa más importante en la vida de un ser humano, porque  los niños vienen abiertos al mundo, sin filtro, y todo lo que aprendan en estos primeros años, cala muy profundo, hasta los “huesos”.  En los primeros siete años de vida, el niño aprende por imitación y a través del juego libre y movimiento. Como adultos tenemos la enorme responsabilidad de ser  personas “dignas” de ser imitadas; lo más importante para el desarrollo del niño es el adulto que tiene delante de si, más allá del entorno y materiales, por ello debemos hacer cada día un trabajo interno y cuidar así cada gesto, palabra, formas de hacer, etc..  siendo conscientes de la enorme repercusión que tienen nuestros actos en los niños.

Las ventajas que pueda tener educar en esta pedagogía, es que los niños crecen sin prisa y a su ritmo, teniendo en cuenta la etapa madurativa en que se encuentran. Los niños se desarrollan sin estrés  y se respeta profundamente su individualidad. Le damos la misma importancia al aprendizaje cognitivo, emocional y físico, lo que permite que el niño  tenga “salud” en todos los aspectos de su desarrollo. La atención es más individualizada, y el cuidado del entorno y los materiales hace que los niños aprecien y valoren la armonía y belleza en todos los detalles, esto facilitará que sean seres humanos sensibles a las necesidades del entorno que los rodea y a otros seres humanos en general.

En la edad con la que Vd. trabaja en su centro, ¿qué se pretende conseguir con este enfoque pedagógico?

El desarrollo integral y holístico del niño en el primer septenio. Por ello se respeta y acoge a cada ser como único que es, y se propicia todo lo necesario para que crezca y madure a su ritmo y sin prisas. Ello repercutirá en su salud física, emocional y mental futura.

¿Existe una “personalidad Waldorf”? ¿Los niños crecen de otra manera o con otras sensibilidades? ¿Qué se trabaja con ellos?

La “personalidad Waldorf” es un poco encajonar una pedagogía que lo que pretende es precisamente lo contrario, desarrollar y dejar salir individualidades totalmente diferentes y únicas, pero sí es cierto que desde esta pedagogía los niños desarrollan ciertos rasgos que los hacen ser más sensibles al entorno que los rodea, personas y otros seres vivos, y a la belleza en general. También suelen ser personas muy seguras de sí mismas y con las ideas muy claras, porque han crecido en un entorno sin prejuicios y sin competencia. Al desarrollarse en un ambiente artístico y armonioso, y trabajar mucho el “hacer” con las manos, los niños desarrollan una voluntad firme, lo que les permitirá ser adultos constantes y voluntariosos en su vida.

En los siete primeros años del niño, trabajamos en base a un ritmo diario, semanal, mensual y anual. Por supuesto los límites son necesarios para el desarrollo del niño, siempre desde el respeto y la claridad. Hacemos actividades artísticas (pintura, cocina, canciones y corros, juegos de dedos, cuento, huerto, cuidado del entorno tanto interior como exterior en el jardín. Las maestras siempre estamos haciendo cosas de la voluntad: tejer, cocinar, limpiar, etc. porque somos el modelo que los niños necesitan como alimento para su juego libre.

Háblenos de su proyecto en Manzanares… ¿Cuándo nació? ¿Qué le animó a ello?

Mi hijo no tenía un año aun cuando conocí una mama, Paqui, que me acercó a esta pedagogía, y con la que inicié un camino con muchos obstáculos y satisfacción al mismo tiempo para darlo a conocer en Manzanares y alrededores. Empezamos como asociación, pero el proyecto que ahora gestiono en Manzanares nació de forma autónoma  hace dos años, como un Hogar de madre de día. Nunca me imaginé trabajando con niños, de hecho, hice la formación por mi hijo, que ya tiene 8 años y va a una escuela Waldorf en Ciudad Real, Madreselva. Quería  acompañarlo de la forma más adecuada y respetuosa posible y quería profundizar en dicha pedagogía. El interés fue en aumento y ello hizo que me planteara crear mi propio proyecto y hacer llegar esta pedagogía a otras familias y profesionales que buscaran alternativas diferentes.

¿A partir de qué edad pueden venir los niños a su centro y hasta qué edad?

Desde uno hasta los 6 años.

¿Cuenta con algún tipo de subvención, concierto, ayuda, etc, de la Administración? ¿es necesario contar con algún tipo de permiso u homologación para abrir un centro de estas características?

No cuento con ninguna ayuda ni subvención. Mi trabajo lo realizo en mi Hogar, y para ello se necesita hacerse autónomo y los trámites y seguros correspondientes para ello.

Por último, ¿qué ha aprendido en estos años de los niños y las familias con las que ha trabajado? ¿Siente aliento y estímulo para continuar y ampliar su proyecto en el futuro?

Los niños para mí son el motor para seguir aprendiendo y mejorando día a día como persona. Me dan claridad y alegría en mi hacer diario, y son el impulso para llevar esta pedagogía a padres y maestros  que quieran aprender  y  llevarlo  ya sea a sus  escuelas, hogares u otros espacios dedicados a la infancia.

A las familias les debo su interés y confianza tanto a mi proyecto como hacia mi persona. Sin ellas yo no estaría haciendo lo que hago cada día.

Y por supuesto que seguiré trabajando para dar a conocer mi trabajo  y llegar cada día a más personas.

¿POR QUÉ LLEVO A MI HIJO A PEDAGOGÍA WALDORF?

María José Sánchez de la Serrana Rodríguez

Me gustan metodologías activas sobre todo en la etapa de la infancia, a través del movimiento de su cuerpo, de experimentar, tocar, ver, hacer, cantar y escuchar.

Pienso que un niño necesita moverse y no estar en una mesa sentado escuchando o haciendo fichas.

Y esta metodología me ofrecía esto, José aprende a través del juego, de canciones usando su cuerpo y sus dedos, de hacer el pan con sus compañeros todos los jueves, de jugar con materiales nobles como madera, lana, telas, de cuentos con gran valor intrínseco, de su propio canto y sobre todo del contacto con el aire libre del gran patio, de su huerto y su fiesta de la cosecha, de su columpio, sus charcos y sus días de lluvia.

Me siento afortunada de tener este hogar y este tipo de pedagogía en Manzanares.

Además es un grupo muy reducido de niños y la atención es muy directa.

¿QUÉ ES LA PEDAGOGÍA WALDORF PARA MÍ?

Por Asun Alcaide Muñoz

 

Mi nombre es Asun Alcaide, soy maestra de Educación Primaria en el CEIP  “Altagracia” de Manzanares.

Descubrí  la pedagogía Waldorf de mano de Paqui Nieto y Estefanía Tejada hace unos 8 años, a través de los diferentes encuentros que organizaron en Manzanares, varios de ellos dirigidos por Sandra Chandía, maestra y formadora Waldorf y Antonio Malagón, presidente de la Asociación de Centros Waldorf de España.

Desde un principio me fascinó esta pedagogía y comencé a participar en talleres de elaboración de juguetes artesanales, a llevar a mi hija al grupo de juegos y a la escuela de verano que se impartía desde la Asociación Waldorf de Manzanares.

Para mí, lo más admirable de este método de enseñanza es el respeto hacia el desarrollo natural del niñ@ en todos sus aspectos: físico, anímico e intelectual.  Es una metodología donde “las prisas” no existen. Cada cual tiene su propio desarrollo, su propia evolución sin ser comparado con ningún otro,  dando una especial importancia al proceso y no al resultado.

De este modo, otro aspecto muy reseñable, es la gran importancia de la figura del maestr@. Ya que no sólo debe mantenerse en continua formación pedagógica, sino estar en constante autoeducación como persona. Podría decirse que se parte de la premisa de que “nadie puede entregar aquello que no posee”. Por tanto el maestro debe de “ser y vivir” aquello que pretende inculcar al alumnado.

Es destacable, la estrecha relación que mantienen con la naturaleza y con los ritmos y  ciclos de ésta. De igual modo, el juego libre y el movimiento tiene una vital importancia, siendo los juguetes que utilizan los niñ@s, de materiales naturales como la madera o la lana.

 Así las artes como la Educación Plástica, la Música y  los trabajos manuales, desempeñan un papel fundamental en esta pedagogía, haciendo que el alumn@ se desarrolle de una forma armónica y equilibrada.

Todas estas premisas quedan reflejadas en el ambiente acogedor y hogareño que se crea ante la mezcolanza de todos estos ingredientes, aspecto fácilmente comprobable al visitar el Hogar Madre de día de  “El árbol de  vida” de Manzanares, o la escuela “Madre Selva” de Ciudad Real.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *