Manuel Díaz-Pinés Fernández-Prieto

‘GALMANGO’.

Hoy quiero hacerles partícipes del recuerdo y reconocimiento de un manzanareño trabajador y luchador, inquieto como pocos, pero no conocido por muchos de los actuales lectores de la Revista, por razones obvias de edad. A pesar de que Manuel Rodríguez Mazarro, hace algún tiempo, le dio homenaje en un interesante reportaje sobre su figura, permitidme realizar una introducción que considero necesaria, para acercarnos a su múltiple faceta de persona, industrial emprendedor, poeta, historiador… Se trata de D. José María Rodríguez Medina, (1873-1961), nacido en nuestro pueblo, por supuesto.

Tuve el gusto de conocerle personalmente y hablé infinidad de veces con él, siendo yo un adolescente ávido de conocimientos, porque pasar unos minutos en su compañía, era una auténtica gozada y una verdadera lección de Historia y de Vida. Recuerdo que le preguntaba muchas cosas sobe ‘la Ciega de Manzanares’, con la que llegó a relacionarse, puesto que María Francisca nació en 1818 y falleció en 1894, cuando José María Rodríguez, tenía ya 21 años.

Persona muy inquieta, como ya mencioné, habitaba en la calle Carrilejo, número dos, donde fundó un grupo de gentes republicanas muy activas, que llamó ‘Tertulia’. De empleado de Bodegas Larios, por un tiempo, se convirtió más tarde en un pequeño industrial del ramo vinícola, con continuas iniciativas. Era, además, escritor local, poeta, historiador… Su constante compromiso social le hizo participar en la vida pública de la ciudad, como concejal, por el Partido Republicano, siendo Alcalde D. Antonio Rubio (1909-1913) y es uno de los concejales firmante de las Ordenanzas Municipales de 1.913.  Fue el promotor de la creación de varias escuelas en Manzanares.

La verdad es que D. José María Rodríguez, constituyó en su momento, un verdadero archivo de la Historia de Manzanares. A pesar de su avanzada edad, conservaba en plenitud su numen creador y su producción poética era diaria. Todos sus trabajos, eran pasados a máquina por él mismo y luego repartidos a domicilio, a pie o en su bicicleta, siempre acompañado de su inseparable bastón, que le ayudaba en su cojera (tuvo una mala caída desde un caballo y ya se sabe lo que pasa en los pueblos… que se quedó para siempre como ‘El Cojo Rodríguez’). Para nada esa circunstancia, evitó que emanara energía en todo momento.

Don José María Rodríguez edito varios tomos de poesía. Su fama se difundió más allá de nuestra provincia y gozó de la general admiración y aprecio de todo el vecindario pues sus poesías siempre versaron sobre temas de actualidad y el costumbrismo popular, fue su arma poética. Publicó varios libros y artículos, como “Mis corros”. Escribió un buen libro narrando toda la Guerra de la Independencia. Conocemos de su obra dos tomos de sus “Conatos Poéticos” y una autobiografía titulada “La Vida de un Hombre Vulgar” publicada en 1.957 (confiesa tener en ese momento 84 años) en la que, en la prosa poética, característica de sus escritos, cuenta anécdotas y datos de su vida.

 

                                                                                                     General Liger Belair

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *