Por Manuel Sánchez-Migallón y Francisco Contreras

La convergencia de las aficiones de componentes de las respectivas asociaciones “Manuel de Falla” y “El Zaque” nos hizo coincidir a comienzos del año 2020 a Manuel Sánchez-Migallón y a Francisco Contreras alrededor de un tema que ya estábamos hilando en aquel entonces cada uno por su lado.

El interés de Manuel por la indumentaria manchega, le ha llevado a conocer y coleccionar cuantos elementos de la vestimenta de hombres, mujeres, niños y mayores de toda época y estamento social han podido llegar a sus manos; su afición y dedicación han determinado la formación de una interesantísima colección de estos elementos folklóricos, que pide a voces su estudio, conocimiento y exposición para evitar su perdida y olvido.

Por otro lado, la curiosidad de Francisco Contreras y su afición a leer y preservar cualquier documento, impreso o manuscrito, que recoja noticias sobre aspectos históricos o folklóricos relativos a nuestra tierra manchega, nos llevó a encontrar una serie de estos documentos – las hijuelas- en los que se incluyen una importante cantidad de datos relativos al mobiliario, el menaje y la vestimenta de nuestros antepasados, unos documentos que por otro lado, están repletos de vocablos que por haber dejado de utilizarse en las últimas décadas, están comenzando a pasar a ser “palabras moribundas”.

Son las hijuelas documentos en los que se reseñan, valorados, los bienes que tocan en un reparto a uno de los partícipes de los que dejó un difunto, o más habitualmente, de los que aporta uno de los cónyuges en el caso de un matrimonio.

De las dos decenas de estos documentos que hemos podido observar, hasta trece ejemplares son datados en Manzanares, cinco de ellos relativos a mujeres y ocho a hombres, con una amplitud en el tiempo de casi un siglo, pues están fechados entre 1861 el más antiguo y 1944 el más moderno.

En este conjunto de los documentos que hemos revisado se hace listado valorado de los bienes aportados al matrimonio, se trata comúnmente de elementos de ajuar domestico e indumentaria personal, a los que en algunos casos se añaden bienes de índole agrícola y pecuaria, tales como viñas, azafranales, partes de casa, cantidades de vino, aceite o cereales, contenidos en la bodega o en la zafra de la casa familiar como valores aportados al matrimonio.

Con el fin de elaborar el listado de los objetos y asignarles un valor adecuado se acude a una persona entendida en la materia y que sea de confianza para las partes, una persona de fiar que ejerce sus servicios en estos menesteres, se trata de la “perita”, quien entiende de la valoración de prendas y mobiliario.

Para conseguir el conjunto de objetos que componen esta Exposición hemos partido de la colección particular de indumentaria manchega de Manuel Sánchez-Migallón, junto al listado de objetos que aparecen reseñados y valorados en las hijuelas procedentes de Manzanares revisadas por Francisco Contreras con la inestimable colaboración de personas y familias que conservan multitud de estos objetos en colecciones particulares.

Este acuerdo colectivo ha hecho posible la reunión de este catálogo de elementos de nuestro patrimonio común que han conformado la Exposición: “LA INDUMENTARIA Y EL AJUAR EN MANZANARES”, es primordial poder documentar, describir y estudiar todos estos elementos de índole etnográfica que conformaron la vida cotidiana de nuestros antepasados.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *