Miguel Caba Camacho

Agente de Seguros

¿Qué es la Responsabilidad Familiar?

Éstas y otras preguntas sobre este tema surgen como consecuencia de una necesidad actual, la de proteger los intereses familiares ante posibles reclamaciones a cualquier miembro de la unidad familiar. En la unidad familiar se incluye el esposo, esposa, descendientes y ascendientes.

En otros tiempos estos conflictos se resolvían de “otras maneras”, pongamos un ejemplo muy de nuestro pueblo y que todos lo hemos vivido en nuestras carnes.

Manolito le pega una “pedrá” a Juanito.

Solución, digamos, tradicional. Una vez informado el progenitor de Juanito de la “pedrá” que le han dado, aquel lo primero que hacía era darle dos tortas a su hijo Juanito, por el acierto de Manolito. Posteriormente padre e hijo, en este caso Juanito, se iban al domicilio de Manolito para informar de las consecuencias (seis puntos en la cabeza), que le atendieron en el ambulatorio. Una vez aclarado el tema y las consecuencias, el tal Manolito (el que tira la “pedrá”), también se llevaba un par de “yoyas”, con lo cual estaban en paz. Al día siguiente y todo aclarado, Manolito y Juanito, volvían a clase sin problemas, sin rencillas (ya que a los dos los habían calentado por igual), y la vida transcurría feliz y en armonía.

¿Pero qué tratamiento se da hoy a la misma situación?

Una vez ocurrido “el agravio”, a Juanito lo llevan a Urgencias, se cuenta lo ocurrido y ya en el parte de entrada reflejan que ha sido una agresión por lo que tiene derecho a denunciar al agresor. En principio, el padre de Juanito no quiere líos y lo único que quiere es que no le pase nada a su hijo. Le informan que le llegará una carta con los servicios prestados en Urgencias y como es una agresión tendrá que hacer frente a dichos gastos, a no ser que ponga el tema en manos de un abogado.

A Juanito le preguntan cómo está, y si lo ven aturdido, es ponen en contacto con un Psicólogo, amigo de la familia, el cual ve conveniente algún tipo de terapia.

Se ponen en contacto también con un abogado, con lo cual interponen una demanda ante los padres de Manolito. A éste le llega la demanda junto con la factura de los gastos de urgencias y claro, se pone en manos de su abogado.

Todos estos actores se verán enfrentados, solucionaran el tema, o no, pero lo que queda claro es que ni la amistad entre Manolito y Juanito va a ser la misma, la amistad entre los padres tampoco.

Estos son nuestros tiempos. ¿Comprendéis porqué nos hace falta la Responsabilidad Civil Familiar?

No os cuestionéis que es lo mejor o lo peor, esto es lo que tenemos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *