Por Julio Ángel Ruíz González Calero

A Elena, que también quiere a Pepe desde la otra orilla.

Manzanares, 1928-2008

Las contadas crónicas que corren sobre González-Calero López coinciden en afirmar que sus conocimientos fueron tan resplandecientes como espinosa fue su vida –el inicio de esta, al menos- y tal vez no les falte razón. De orígenes humildes, artesano del hielo y repartidor ayudante de su padre, soltero y sin hijos, la vida de González-Calero López fue una sucesión de reveses familiares, ofensas personales y bandazos del destino, siempre entre la fábrica del negocio familiar y la cadencia de un caballo que, a la vez que tiraba de un carro lleno de gaseosas, en muchos casos, hacía las veces de compañero atento a los poemas del Romancero Gitano que memorizó puntualmente y no habrían de abandonarlo hasta el final de su vida.

Segundo de cuatro hermanos, a los once años, manifiesta a su madre la necesidad de acompañarla a Burgos, lugar donde, en las postrimerías de la Guerra, un ministro ya legitimado los atiende y accede a firmar un indulto que, según informes oficiales, acabará llegando un día después de que fusilen a José, el padre. Sin conocer todavía el desgraciado final del que fuera vicealcalde de la localidad, no exentos de la moderada esperanza a la que en ocasiones se aferran los vencidos, regresan al pueblo una tarde desapacible de marzo con un sabor amargo en la boca y, aun entrelazadas con fuerza, frías las manos. Pocos días después, con el dolor de la noticia retumbando en sus oídos, González-Calero, sin entenderlas, empieza a leer unas páginas que hasta años después no sabrá que pertenecen a Unamuno y, con un desaliento que tardará en moderarse el tiempo que la vida le tiene reservado, escribe lo que veinte años después titulará como Filosofía rítmica de un dolor crónico, aún sin publicar.

A los quince, según sus biógrafos, González-Calero intenta ingresar en la Escuela de Arte de la capital de la provincia, por entonces, una réplica modesta y ensimismada de la madrileña Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Las pruebas de ingreso exigen un abandono inasumible de su puesto de trabajo y, ante la negativa materna, viuda convencida en cauterizar las heridas familiares a fuerza de no desatender en lo más mínimo el negocio familiar, Pepe renuncia a presentarse. Como firme defensor de la causa familiar, digiere con entereza sus lágrimas y continúa con su formación autodidacta. Algunos coinciden en afirmar que desde ese momento guarda un rencor a la madre que oscurecerá su carácter hasta la muerte. Entendí que el único y mayor aprecio con que algunas personas pueden obsequiarte es el silencio y una taza de caldo caliente en ciertas noches frías y desapacibles –confesará González-Calero a su sobrino-nieto, en clara alusión a su progenitora, pocos años antes de morir.

Los años que siguen los ocupan numerosas lagunas que, a día de hoy, aún no han conseguido esclarecerse. En conjetura de su último biógrafo, su adolescencia transita por una especie de letargo al que lo somete la existencia rutinaria y mecánica del trabajo y la consecuente escasa vida social a que el ambiente familiar da lugar. Acompañado de su hermano Julio, el menor de los hermanos, Pepe acude por las tardes a las clases que el maestro y fundador del colegio don Cristóbal les ofrece en un claro gesto de estima y respeto por el dolor de la familia. Con el paso de las semanas y su innato talento artístico, reaviva su amor por la pintura y el joven gaseosero, contagiado por la excitación creativa de sus caricaturas y sus rótulos futuristas, se inicia en la escritura. Unos meses después, en una tarde de un junio todavía de primavera, confiesa a su hermana María que sigue sintiéndose huérfano, separado del mundo. Tras unos minutos en que no logra sofocar unas lágrimas desconsoladas, admite que una pesadilla recurrente desde hace años lo empuja a salir de la cama a altas horas de la madrugada y a arrodillarse en el patio de la casa para alternar arañazos sordos en las piedras del suelo y gritos ahogados hacia cielo, como un lobo domesticado que quisiera liberarse de una cadena invisible. María siempre dudará de la veracidad del episodio debido a un cielo que Pepe describe como púrpura y verde, plagado de luces asfixiantes y amargas, en evidente sinestesia que sus cronistas han querido ver como un signo de la “ferviente imaginación poética” que mueve al joven artista en aquellos años.

Pasa el tiempo y, con él, los versos, las lecturas y las largas conversaciones con sus sobrinas y su sobrino-nieto. Declarado simpatizante del Athletic Club de Bilbao, único equipo verdaderamente español –le insistirá a su sobrino en numerosas ocasiones-, Pepe seguirá viviendo más de noche que de día y poblará las madrugadas con la polifonía de voces que le procuran los muchos programas de radio que graba en casetes. Sus versos permanecen bajo custodia familiar y piden ser publicados en el espacio de muy pocos años. La voluntad de un Pepe adulto y, más tarde, anciano, reposa intacta en los deseos de unas sobrinas y un sobrino-nieto que guardan con amor los restos de aquel hombre roto y herido que supo querer con silencio y orgullo discreto.

Muere la madrugada del 1 de enero de 2008, arropado por el desconsuelo de sus dos sobrinas y unas sábanas frías de hospital.

Por Pedro Villarroel

En este artículo, comentaré la cronología histórica más brillante de la Parroquial de Manzanares, cuando la conjunción de una serie de circunstancias, y la participación de ciertos personajes claves en la historia de este Templo y del propio Manzanares, habrían de dar lugar a la transformación de la Parroquial de la Plaza Mayor en una auténtica Catedral. como resultado de su ampliación y amejoramiento en la segunda centuria del siglo XVI… En solo cuatro décadas, la recién inaugurada Parroquial de la Plaza, en 1521, había quedado pequeña, por el gran crecimiento poblacional y urbano de Manzanares… entonces, nuestros regidores plantearon ampliarla, haciéndola representativa y acorde a la importancia que nuestra Encomienda adquirió en ese siglo…. Y un hecho circunstancial y regional, vino a facilitar esa ampliación, la relación con el vecino Almagro, del que dependió jurídicamente Manzanares hasta medio siglo antes.. Así que, nuestros regidores tenían estrecha relación con sus coetáneos de Almagro; y supieron, y oyeron hablar, de un joven arquitecto almagreño, Enrique Egas “el Mozo”, que, en su villa, acababa de construir la “Iglesia de la Madre de Dios”. Nuestro Concejo, arropado por la Orden Calatrava y el mecenazgo de algunos notables de la villa, contactó con Egas “El Mozo”, para proponerle se hiciese cargo de las obras de ampliación de la Parroquia de Manzanares. .Y, ese genio, “Egas, El Mozo”, arquitecto y escultor, hijo y nieto de dos grandes maestros de la arquitectura de la época, Egas Cueman y Enrique Egas, y sobrino de Alonso de Covarrubias, aceptó de inmediato el reto, cuando advirtió que tendría manos y mente libre para diseñar el trabajo a su arte y manera…Desde ese momento, “El Mozo”, quedó unido a lo mejor de la historia de Manzanares y de su iglesia parroquial, a la que convirtió en una auténtica Catedral, entre1550 y 1564”…En ese breve tiempo, dirigió y desempeñó un trabajo de construcción muy activo, en el que participó personalmente, hasta plasmar de manera extraordinaria en nuestro Templo su arte innovador, caracterizado por una mezcla de rasgos del gótico tardío y del barroco-renacentista,. heredados de su abuelo y padre y de su tío Alonso de Covarrubias, que se concretaron, sobre todo, en los tres grandes ámbitos estructurales del edificio: los góticos; en los techos y en la configuración del crucero y del ábside; los barrocos, en el diseño del nuevo Altar Mayor…y los platerescos, en lo que constituiría en la mejor y más significativa obra de arte de este pueblo, el bellísimo Frontispicio Plateresco de la fachada sur de nuestra Parroquial..

En resumen, la obra de Egas el Mozo, consistió en trazar y construir un nuevo crucero, más alto y ancho, elevar y rehacer la cubierta, reconstruir el ábside y enriquecer el aspecto exterior de la Iglesia con portadas, ventanas y otros elementos ornamentales. El ensanche de los brazos del crucero propició, en el tiempo sucesivo, el desarrollo y creación de las capillas laterales de la Iglesia a ambos lados de la nave central… Todas las capillas del lado del evangelio, se construyeron en esa segunda mitad del Siglo XVI, bajo la supervisión del maestro Egas, comenzando por la más cercana al crucero, la bellísima capilla de la Transfiguración, que estará unida para siempre a la familia y al nombre de su patrocinador, otro manzagato ilustre, Don Miguel Merino-Morales, aquel que fue anfitrión de la Santa Teresa de Jesús en su mansión de la Calle del Carmen…, y, en esta capilla, recibirían sepultura sucesivas generaciones de esa histórica saga”…“La Capilla Central, llamada de San Ildefonso, fue la primera de todas en iniciarse…. Egas, dirigió personalmente su construcción, siendo fundada por otra saga noble de Manzanares, la de los Quesada, en concreto a instancias de Dª María González de Inojedo, viuda del bachiller Francisco de Quesada. La tercera capilla de ese lado del evangelio, dedicada a San Miguel, la mandó construir un curioso personaje de leyenda, D. Cristóbal Ruiz de Vigo “El Perulero”, ..Según nos dicen los escritos, este misionero, vigués, marchó de joven al Perú (de ahí su mote), para evangelizar a los nativos. Vuelto a España como un rico indiano, se estableció en nuestra villa, decidiendo fundar esta capilla, para lo que pidió licencia al Rey Felipe II, que la firmó el “Bosque de Segovia” a 31 de agosto de 1561. Dicha Capilla, albergó la Pila Bautismal más clásica de la villa, siendo, desde entonces, un orgullo para los manzanareños, ser bautizados en la misma, existiendo el dicho de: “manzagato y cristianado, donde el Perulero”….Don Cristobal Ruiz, dotó a su capilla de los ornamentos y lo necesario para el culto, dejando… “una renta anual de 500 Ducados, para decir una misa semanal en la misma y cuidarla”,… aparte: “donar otros 25 ducados a un estudiante de su linaje,..y que, si se graduaba sin tener prebendas, se le dieran otros 50 ducados”,… Estableció, en su testamento, que “todo el dinero restante lo emplearan para “casar huérfanas” y “dar limosna a los necesitados del Hospital de Santiago”, que dependía de su Patronato. Al morir, fue enterrado en la capilla por él fundada, quedando en su tumba su figura tallada”.

En 1564, fecha estimada en que Egas El Mozo había concluido su trabajo, quedó conformado un precioso conjunto gótico-renacentista… con un altar mayor entronizado por la imagen goda de la Virgen de Altagracia”… “poco más sabemos de aquella cabecera, pues, solo 7 años después, llegó la trágica noche del día del Corpus de 1571, cuando un pavoroso incendio la destruyó en su totalidad, incluido todo lo que quedaba bajo el nuevo y recién terminado crucero”. En el siguiente capítulo de esta serie, comentaré como se reconstruyó toda esa ruina…

Manuel Rodríguez Mazarro

Con motivo de la actual reforma realizada en el Gran Teatro adaptándolo a proyección de películas y sonido “envolvente”. He querido recordar el pasado:

Los cines en Manzanares se inician en el Gran Teatro por la empresa Tromar, Pizarro y después pasó a ser de Perrote Ballesteros que es cuando empezaron las primeras proyecciones sin sonido. Años 1925-30 que solían alquilar a la empresa “Movietone” (movimiento y sonido) en días especiales, San Antón, Feria o Fiestas Patronales. En el contrato entraban tres técnicos, la máquina “Pathé (francesa) y el celuloide.

La sala repleta para ver aquello. —Parecido a cuando empezó a emitir TVE que solo se veía la carta de ajuste y relámpagos de pantalla que nos hacían los ojos chiribitas. Pero sobre una sábana blanca.

El Gran Teatro se llenaba a 0,50 de peseta. La primera película “muda” que se proyectó en Manzanares fue: –“El águila del mar” (3 junio 1928) súper-producción de tres horas (8 partes), “El Millón” (9-2-1933), “Ben-Hur” (23-4-1933), “El fantasma de la ópera”, “Esposas frívolas”, “Torero a la fuerza” (mayo 1934), “Nobleza Baturra” (nov.1935),…

“Morena Clara” en el Cine Recreo (5 y 6 sept.1936), plena contienda. En la misma publicidad viene el fandanguillo para que el público cantara al son de la mímica de Imperio Argentina.

Durante la proyección había varios comentaristas que leían en voz alta el guión y otros con efectos especiales, ruidos sobre el tablero, campanillas, taconeo, agua en el vaso, el látigo, truenos, lo anecdótico es que las escenas se movían para adelante, atrás y velocidad según el maquinista le daba a la manivela.

El ambiente musical eran las manos expertas de Jesús Cañadas con un piano, daba igual, una polca que la “parranda” y un gramófono de bocina en que ponía discos “Voz de su amo”, aquello se movía a golpes. El operador cuando se cansaba de darle caña, descansaba y beneficio para la cantina. Igual que en TV “volvemos dentro de 7 minutos”.

La primitiva máquinas de proyección funcionaba con mecheros de carburo y bujías eléctricas en plenas restricciones y muchas veces salir ardiendo el celuloide. Aventura era ir al cine y ver la película.

Salió el “Teatro de Verano” al final de los Paseos del Río, 102 (empresa Muñoz), solar de Roque y Alfonso Mazarro. En julio 1935 se proyectó la película “Sor Angélica”, de lágrimas y penas, asegurado el lleno a 1,40 pesetas. Los moqueros estaban al día y la hemorroide con las sillas de hierro.

Hubo un cine Cervantes en la calle de las Monjas (Blas Tello, 17), sala con suelo de yeso, butacas de madera, el maquinista era el dueño y su esposa la taquillera, serían los años 1945. Allí se estrenó la primera película de dibujos española “Garbancito de la Mancha (nov. 1945). Tenía escenario, actuó alguna compañía de folletines.

En Manzanares había un censor tajante, Enrique Villacañas, aquellos escotes, piernas sin cubrir e insinuaciones.

Presencié una censura. —Actuaba la compañía Finita Ruffet y Pepe Mairena, el de “ovejita lucera” en el Gran Teatro. Durante el ensayo, el censor interrumpía cuando le parecía “verde”, le comentó el empresario:– “¡parece mentira que sea usted joven que debería desnudar a las mujeres, no vestirlas!”

Junto a la cartelera, en la calle Empedrada una vitrina con la calificación, puntuación del resultado de las películas a proyectar que mandaba Información y Turismo. Clasificada 1ª para todos los públicos, 2ª solo mayores, 3ª superior a 18 años, 4ª gravemente peligrosa, por ejemplo “Gilda”.

Se monopolizó el negocio de cines (1955) empresa Fernando y Jesús de Juan con el Cine Avenida en C/ General Moscardó,13 (Paseo de la Estación), para el verano la “Terraza Cine Avenida” (calle Morago,7), “Cine Recreo”, Gran Teatro, negocio que después compró la sociedad Pedro Almarcha.

En los Paseos del Río en algunos patios de bodegas se adaptaron a cines. Ya eran sillas con asiento de enea, las pipas y la gaseosa “González” o “Pinilla” aparte. Delicias nocturnas veraniegas. Los miércoles y jueves era programa doble, en “sesión fémina”, la mujer era gratis.

El ¡bum! del cine, el juguete en el día de Reyes era “Cinexin”, funcionaba con pilas y películas de papel e igual que a las niñas eran las “cocinitas”, la Gisela, Mary Pepa o Mariquita Pérez. Hoy son tecnologías.

Fueron pasando los años y cerrando locales. El Avenida, Martín, Coliseum (1937), Parque, Scala, Delicias, Colón, Apolo,…todos doblaron el gorro.

Emiliano García Alcázar

La vida humana en efecto no es eterna. Se va consumiendo por medio de su normal evolución biológica y envejecimiento celular desde que vemos la luz de este mundo. El inmutable paso del tiempo no detiene esta evolución. Velozmente transcurre. Cada instante lo queremos hacer perdurable. Los recuerdos del pasado los revivimos con total nostalgia, intensidad y plenitud. La vida que nos ha regalado una madre quien nos ha engendrado con todo amor. El amor que es recíproco de una madre hacia un hijo que la honra y venera heredando esos dones y virtudes y manifestando la mayor dicha y gratitud. Es el estrecho vínculo materno-filial que aferra.

Y cuando llega ese instante de su despedida, balbucea el corazón de dolor, aflicción y profunda tristeza, tratando de mitigarlos en la desconsolada ausencia. Y con impotencia nos interrogamos si ha sido ingrata y cruel la naturaleza a través de esas fuerzas sobrenaturales implacables que no llegamos a comprender porque son inaprensibles para nosotros, y que hacen latir hasta su finitud de la existencia a todos los seres vivientes irradiándoles esa energía cósmica que insufla un ente o inteligencia superior hacedora de todo lo creado.

Mi madre tuvo una vida fecunda y sufrió tras padecer una enfermedad cognitiva vascular senil a su nonagenaria edad -92 años-, que fue degenerando sus facultades sin perder toda su consciencia. Durante la larga permanencia que he estado a su lado con sumo cuidado y dedicación, le desperté más de una sonrisa y un beso de agradecimiento. Dejó de existir un viernes 11 de septiembre a las 12 horas y 22 minutos de la noche. Momentos antes de expirar asistida con oxígeno por su insuficiencia cardio-respiratoria irreversible, la besé y tomé su mano diciéndole: “Soy tu hijo mayor, Emi”. “¡Te quiero mucho!”; y haciéndole escuchar en esos intensos, transcendentales y emotivos instantes la melodía de la composición “Para Elisa” de Beethoven, que ella tocaba hasta hace poco al piano y sin partitura, le exclamé con plena convicción, idealismo e identificación: “¡La Música es lo más maravilloso del mundo!”. ”¡Es el Dios supremo!”. En ese tránsito, me reconfortaron mis palabras, despidiéndome así de mi madre; y al hallar paz mi espíritu, entendí mejor la eternidad, porque la Música, reflejo de espiritualidad, es la creación más excelsa y sublime que transmite sentimientos y felicidad puros. Esa felicidad interior que expresaba en aquella máxima puesta en boca de mi propia madre y que servía de postludio a la más sentida y elocuente evocación en homenaje que le ofrendé en vida -la cual leí como recordatorio ante su tumba-, divulgada en mayo de 2016 en las páginas de este aclamado medio informativo colector de noticias y opiniones de nuestra entrañable población natal.

P:D.: Ilustración anexa: Retrato al óleo inédito de mi madre Custodia Alcázar Fernández, realizado por mi padre Emiliano García Roldán.

Concepción Moya García y Carlos Fernández-Pacheco Sánchez-Gil

Cuando el acusado fue interrogado por el tribunal, contó las agresiones que había sufrido, negó haber dicho que mataría al guardia Hornero y justificó el desarme a los dos guardias jurados porque le perseguían, citando algunos hechos que había obviado en su primera declaración prestada al teniente Alderete, lo que justificó porque en ese momento “no tenía la cabeza en buen estado”.

Al mediodía se produjo un descanso, reanudándose la sesión a las tres de la tarde. El fiscal modificó sus conclusiones, retirando las acusaciones de resistencia a la fuerza armada por los hechos del corral de “la Retamosa”, aunque mantuvo la solicitud de pena de muerte y una indemnización de 1.000 pesetas para la viuda del guardia Hornero. El tribunal se retiró a deliberar, no haciéndose pública la sentencia hasta varios días después, tras ser remitida en pliego cerrado al capitán general de la zona, siendo condenado a pena de muerte y una indemnización de 2.000 pesetas.

El 10 de julio se celebró la vista del consejo de guerra en la Sala de Justicia del Tribunal Supremo de Marina y Guerra para confirmar o revisar la pena impuesta en el consejo de guerra ordinario celebrado en Ciudad Real. El tribunal estaba formado por el teniente general Santiago como presidente, el vicealmirante Auñón y los generales de división Manrique de Lara, Terán y Cortés, actuando como consejeros togados los señores Jiménez Carrasco y Conejos. El abogado defensor fue de nuevo el capitán Alfonso Martínez Campos, que tras un brillante alegato, solicitó que se rebajara la pena a un grado inferior, mientras que como teniente fiscal actuó el coronel Cesar Buceta, que se conformó con la pena impuesta, la cual acabó siendo ratificada por el tribunal1.

Una vez confirmada la sentencia, se inició una campaña a favor del indulto, marchando de Manzanares una comisión hacia Madrid, con una petición apoyada por las autoridades civiles y judiciales, el clero y el pueblo. El periódico de Ciudad Real “El Pueblo Manchego” inició una activa campaña a favor del reo, respaldada por la prensa de todo el país. El 13 de julio se produjo una imponente manifestación de vecinos de Manzanares de todas las clases sociales frente al ayuntamiento, para apoyar las gestiones de su alcalde, paralizando las industrias sus trabajos en solidaridad. El alcalde llegó a pedir al resto de pueblos de la provincia que le apoyaran en su solicitud, sumándose a ella el ayuntamiento de Ciudad Real y numerosas poblaciones.

Las peticiones de indulto fueron muy numerosas, llegando a dirigirse cientos de telegramas al presidente del gobierno en ese sentido, destacando entre ellos los del Obispo de Ciudad Real y el de la redacción de “El Pueblo Manchego”, contestando el presidente del gobierno al primero: “Recibido su telegrama y bien desearía atenderlo pero no oculto que tratándose del fuero de Guerra es asunto difícil”, mientras que la respuesta al periódico fue más clara y directa, indicando que si se tratara del fuero civil la resolución hubiera sido favorable, pero “tratándose del fuero militar nada puedo ofrecerle”.

El presidente del gobierno, José Canalejas, se negaba a conceder el indulto para evitar enfrentarse a los militares, pese a que el ministro de Fomento y diputado por la provincia de Ciudad Real, Rafael Gasset, lo apoyaba. Canalejas dejó el asunto en manos de su ministro de Guerra, el general Agustín de Luque, el cual parecía poco favorable al indulto, pues ya había dado la orden para desplazar al verdugo y las fuerzas necesarias para asistir a la ejecución.

Para desbloquear la situación, el obispo de Ciudad Real, Remigio Gandásegui, decidió viajar hasta Santander donde se encontraba el rey a punto de salir de viaje para Inglaterra, solicitando una audiencia especial con el monarca. El 21 de julio fue recibido a bordo del yate “Giralda” a las doce y media de la mañana, mostrándose Alfonso XIII proclive a sus peticiones. Tras la entrevista envió un telegrama a Canalejas informándole de su deseo de ejercer su prerrogativa de indulto con el preso, si no había ningún obstáculo por parte del gobierno. Ante la petición real, ya no hubo excusas posibles, por lo que Canalejas confirmó el indulto que convertía la pena de muerte en cadena perpetua.

La noticia del perdón llegó a la sede de “El Pueblo Manchego” en un telegrama de Valero Caudevilla, mayordomo del obispo, que fue confirmado poco después por otros dos procedentes de Santander, uno de ellos de un periodista del “Diario Montañés”. De inmediato el redactor del periódico, Francisco Sastre Moreno, se dirigió a la cárcel donde se entrevistó con el jefe de la prisión Mariano Calzado, que en ese momento recibió la confirmación telefónica del indulto por parte del gobernador civil de la provincia.

El redactor y el jefe, acompañados por otros empleados de la prisión, junto con el mayordomo del Obispo, el párroco de San Pedro, Emiliano Morales, y el jefe de la policía urbana, Sr. Pacheco, se dirigieron hasta el calabozo donde se encontraba el detenido, que estaba situado en el patio de la prisión. Allí le dieron la noticia del perdón y de las gestiones realizadas por el obispo para conseguirlo, lo que provocó escenas de júbilo entre el resto de los presos. El cumplimiento de la pena estaba previsto para ese mismo día, y el verdugo que se desplazaba desde Albacete, se volvió en Alcázar de San Juan.

Al conocerse la noticia, la banda municipal de Ciudad Real recorrió las calles de la capital, acompañada de más de mil personas que vitoreaban al rey y al obispo, mientras que las campanas de la catedral y de las iglesias fueron echadas al vuelo, al tiempo que se lanzaban cohetes para celebrar la noticia. A la cárcel llegaron numerosos regalos para Ramón, y a las siete de la tarde se le notificó oficialmente el perdón por parte del juez instructor, Jacinto Pérez. Hasta bien avanzada la noche, la gente se agolpó en los alrededores de la cárcel para celebrarlo.

En Manzanares, que se encontraba en fiestas, el telegrama fue llevado al ayuntamiento por un operario de telégrafos, que también informó a la madre del reo. El alcalde, Antonio Rubio aprovechó que ese día se celebraba la corrida de toros, para leer el telegrama desde el palco presidencial de la plaza, lo que provocó la alegría entre los asistentes, que aplaudieron puestos en pie, al tiempo que la banda de música interpretaba la marcha real2.

El caso de Ramón Clemente fue un alegato del pueblo contra la pena de muerte, y cómo las circunstancias de pobreza y necesidad de un hombre sin estudios ni medios de subsistencia, maltratado por practicar el furtivismo, fueron los detonantes que desencadenaron el trágico desenlace, sin que el acusado pudiera ser tachado de criminal.


1 El Pueblo Manchego, 16 de mayo de 1911; La Mañana, 18 de mayo de 1911; El País, El Día y El Globo, 11 de julio de 1911.

2 El Pueblo Manchego, 12, 13, 14, 20 y 22 de julio de 1911; La Época, 21 de julio de 1911; La Correspondencia de España, 22 de julio de 1911.

Ignacio García-Noblejas Santaolalla

VIDA LOCAL.-

El lunes 5 y con el rótulo de “Distinción a doña Rosario Sánchez-Blanco Bernal” se reseña esta noticia, que extractamos: “Esta mañana el señor alcalde don Pedro González-Román, acompañado de diversos miembros de la Junta y del Rvdo. P. Cristino del Carpio, se personó en el domicilio de la señora Sánchez-Blanco al objeto de hacerle entrega de un artístico pergamino en el que consta el agradecimiento de la cofradía por las continuas muestras de apoyo…”.

Lunes, 12 “Apertura de curso en la Academia de San Luis Gonzaga”: “El día cinco de los corrientes se procedió a la ceremonia de apertura… en la Iglesia parroquial ofició el reverendo P. Manuel de Hontoria. A las diez y media y con asistencia de los profesores don Vicente Plazuelo, don Francisco Muñoz de Luna, don Hilario Hernández, don José Díaz de Lope Díaz y don León Ramos, el director de la Academia don Cristóbal del Río y del Barco procedió a declarar abierto el curso””

ALFONSO LOZANO VALLE EXPONE EN CIUDAD REAL

La exposición de pintura del pintor de Manzanares Alfonso Lozano Valle en Ciudad Real dio lugar a varias noticias de las que “Lanza” se hizo eco; así, el viernes 16 el titular era “Próxima exposición de Alfonso Lozano Valle” y a continuación Uno de los jóvenes valores de la pintura manchega es el manzanareño Alfonso Lozano Valle…La Excma. Diputación Provincialpor medio de su presidente, el manzanareño don José Antonio García-Noblejas García-Noblejas, ofreció su orientación para que Lozano Valle exponga en Ciudad Real”

El sábado 24 es una entrevista que hace “Lanza” al pintor Lozano Valle y la exposición tuvo lugar y de ello se hace eco “Lanza” en su edición del lunes 26: “Inauguración de la exposición de pintura de Lozano Valle” donde leemos que fueron 25 los óleos expuestos “destacando sus bodegones y paisajes…”.

DEPORTES.-

Partido de altos vuelos del que se hace eco la edición del lunes 9 de octubre con este titular: “Ganó 8-2 el At. De Madrid al combinado provincial en Manzanares”. Resaltamos lo más importante de la crónica: “Se esperaba que el equipo que visitó Manzanares para enfrentarse a un combinado provincial se impusiera de modo fácil. Y el transcurso del primero tiempo resultó lo mejor de todo con el único gol de los madrileños, si bien en la reanudación los cambios hechos dieron claramente por resuelto el partido en favor del Atlético…A pesar de lo lluvioso del día hubo una enorme entrada…La bella señorita Mercedes Fernández hizo el saque de honor

Por Pedro Villarroel

Esta historia comienza a finales del Siglo XV, cuando a instancias del Concejo del Lugar de Manzanares, y con la anuencia de la Orden Calatrava y el Arzobispado de Toledo, cristaliza la idea de transladar la primitiva Iglesia Parroquial de la Plaza del Castillo, a la nueva Plaza Mayor que se estaba diseñando al otro extremo de la calle del Carmen.

El proyectado traslado, y el que esta nueva Iglesia parroquial quedaría consagrada bajo la advocación de la patrona, Virgen de la Altagracia, fue percibido por la mayoría de los cofrades que formaban su Hermandad, herederos de los fundadores calatravos del Lugar, como una gran amenaza al control que ostentaban sobre el culto a la Virgen de Gracia, algo que tenían asegurado hasta entonces, casi en exclusiva, en la pequeña y primitiva parroquial de la Calle del Carmen… Estos hidalgos calatravos locales, encuadrados en la poderosa “Cofradía de la Santa María Virgen de Gracia”, enseguida mostraron desacuerdos con el Concejo e, incluso, con sus superiores de la Orden Calatrava y el Arzobispado de Toledo, acerca de la patrimonialidad de la imagen de la Virgen María de Gracia,, manifestando su negativa a que dicha imagen entronizase el nuevo Templo.. Esas discrepancias, quedaron plasmadas en informes de los “visitadores” de la Orden Calatrava, escritos de los Cofrades y legajos del Concejo…motivando, al final del Siglo XV, que la “Cofradía de la Santa María Virgen de Gracia” decidiese construir una Ermita al norte del Lugar de Manzanares, en el camino de Toledo, para llevar allí la imagen dorada original de la Virgen de Gracia… Y todos estos hechos, explican bien los vericuetos que se sucedieron en los primeros veinte años del siglo XVI, hasta que se terminó la Parroquial de la Plaza Mayor…Sabemos que un personaje principal del Lugar en ese tiempo, Fray Martín Sánchez Manzanares, noble e insigne paisano, y párroco de Manzanares, se posicionó del lado del Concejo y de la Orden Calatrava, en el proyecto de transición parroquial de la iglesia vieja a la nueva…pero, por no establecer más disenso con la mayoría de cofrades de la Hermandad de la Virgen de Gracia, que estaban en contra, Fray Martín decidió que, en la solemne procesión de traslado de la primitiva parroquial de la Plaza del Castillo, a la recién terminada de la Plaza Mayor, celebrada en 1520, solo pasease por la calle del Carmen, el Santísimo Sacramento, dejando a la Virgen de Gracia en la primitiva iglesia.. Por lo mismo, intercedió para que las obras de la nueva Parroquial concluyesen cuanto antes.. y, en esa línea de conciliación, encargó y trajo, personalmente, de Alcala de Henares, en 1521, una bella imagen goda de la Virgen de Gracia para entronizar la nueva Parroquial… y que, así, la imagen original permaneciese en la Iglesia primitiva, hasta que estuviera terminada la Ermita que la Hermandad construía al norte de Manzanares..

Algunos, han especulado con el significado, en esta historia transicional, de una pequeña iglesia, descubierta en el interior de una casa particular de la calle de la Iglesia, y de cuya existencia y características hemos sabido por la investigación de nuestro insigne paisano Jerónimo Lozano García-Pozuelo. Es posible que “ejerciese de templo parroquial adjunto” mientras se construía la cercana gran parroquial de la Plaza… Según Don Jerónimo, esa pequeña iglesia fue la que dio nombre a la calle, y no la nueva parroquial…y, quizá, pudo contener en su pequeño altar, durante un tiempo no precisado, la primitiva Virgen de Gracia, hasta que fuese transladada a la nueva Ermita de la Virgen de Gracia.. aunque esto, a la vista de lo que hemos narrado con anterioridad, parece menos probable.

Asi las cosas, se inaugura, al comienzo del tercer decenio del Siglo XVI, la nueva gran parroquial de Manzanares… que deslumbró a todos, con su altar mayor entronizado por la ya mencionada bella imagen goda de la Virgen de Gracia, y con ornamentos no vistos hasta entonces en ningún Templo de Manzanares…

Esa Iglesia era mucho más baja que la que podemos ver ahora, ya que, aunque disponía de una pequeña y bonita torre con su campanario, no tenía nada que ver con la bellísima y esbelta aguja actual. Tampoco existía entonces el magnífico frontispicio que hoy todo el mundo admira, y su crucero era mucho más bajo y pequeño…La nave, también era más estrecha, carecía de las arcadas que hoy la rodean, y no estaban construidas las capillas laterales, que las nobles familias de la villa añadieron en años posteriores del siglo XVI… Es decir, lo mejor de nuestra magnífica Catedral estaba por llegar; pues aún no había incidido en su historia particular, un genial arquitecto almagreño, Enrique Egas, apodado “el mozo”, que engrandeció física y artísticamente el templo hasta límites inimaginables.

Por Concepción Moya García y Carlos Fernández-Pacheco Sánchez-Gil

Tras eludir el cerco se escondió en el Herrador donde durmió. Aunque la prensa informó que la mañana siguiente Ramón se había encontrado con un pastor y su madre que se dirigían a Manzanares, y le había robado al muchacho la ropa para vestirse, en realidad durante la madrugada se presentó en la “Casa de Cantó” donde se encontró con Juan Taravilla, Sebastián López y otro paisano apellidado Sánchez, los cuales le facilitaron ropa y comida. Al marcharse para evitar problemas a sus benefactores, les dijo que cerraran la puerta y no miraran por dónde se iba. Durante el resto del día estuvo recorriendo los campos, procurando evitar a sus perseguidores.

El día 16 se escondió en la noria “del buen agua”, y por la noche disfrazado de mendigo, entró en las calles de Manzanares y fue a una casilla de la vía, donde vivía su novia Dolores Lujan. Ella, tras hablar con él, le pidió que se marchara al no estar su padre en la casa. La noche siguiente volvió a recorrer las calles del pueblo, en este caso disfrazado de mujer.

Entre el 18 y el 20 de noviembre estuvo deambulando por el campo, recorriendo el monte de la Mancha, Madara y el Torreón, durmiendo en una cueva situada cerca de este último lugar. El 21 se presentó en la finca de Rogeros y el día siguiente en Madara, donde los jornaleros y gañanes del campo le dieron de comer así como papel de fumar. El 23 llegó a la finca de Tomé, en la que Apolonio Granados le facilitó comida, marchándose a la media hora. Ese mismo día, el dueño de la finca, Gabriel Criado Romero, se trasladó a Manzanares, para informar a Francisca, la madre de Ramón, que lo había visto y se encontraba bien, entregándole ésta un pedazo de tocino y unas cajetillas de tabaco para su hijo1.

Ante el fracaso del operativo para capturar al prófugo y la sospecha de que se encontraba en las proximidades de Manzanares, y era ayudado por su familia, amigos y trabajadores de la zona, el teniente coronel Enrique López Millán, jefe de la comandancia, se entrevistó con el alcalde Antonio Rubio y le pidió que negociara con sus padres y amigos una posible entrega.

El padre de Ramón, al tener conocimiento de que su hijo acudía a la casa de campo de Tomé, se trasladó a ella con el objeto de convencerlo para que terminara con su huida. Ramón manifestó su deseo de entregarse a las autoridades, pero tenía miedo de que le pegaran o torturaran, convenciéndole para que lo hiciera ante el alcalde, el cual garantizaba que no sería maltratado.

La noche del 25 se presentó en la finca a las doce de la noche, cenó con la familia del dueño, acostándose a continuación. A la mañana siguiente, Gabriel Criado lo escondió entre sacos de patatas en un carro de su propiedad, y acompañado por su padre, se dirigieron al ayuntamiento, donde Ramón se entregó a dos alguaciles que había en la puerta, los cuales lo llevaron ante el alcalde, que lo acompañó personalmente hasta la guardia civil. El detenido fue tranquilamente por las calles de Manzanares sin necesidad de ir esposado, siendo trasladado con posterioridad a la cárcel de partido.

Las circunstancias del suceso y su larga huida crearon una corriente de simpatía en Manzanares hacia Ramón Clemente, y aunque reprobaban la muerte del guardia civil, pedían clemencia para él, al imaginar que sería condenado a muerte. El 29 de noviembre, tres días después de su entrega, el alcalde convocó una reunión de los concejales, mayores contribuyentes y “personas de valía” acordando la formación de una comisión formada por él mismo, el diputado provincial Ángel García Noblejas, Joaquín Sánchez Cantalejo y el párroco Inocente Hervás, para trasladarse a Madrid, donde en compañía del diputado de distrito, el conde de Casa Valiente y el senador Muñoz Jarava, solicitar al presidente del Gobierno, al ministro de Guerra y al presidente del Congreso que si el recluso fuera condenado a muerte, influyeran para que le fuera conmutada la pena por la inmediata inferior2.

Al haber matado a un guardia civil, el juez de Manzanares se inhibió, y el caso pasó a la jurisdicción militar, por lo que el 26 de enero fue trasladado a la prisión de Ciudad Real, donde se celebraría el consejo de guerra. El 16 de mayo de 1911, a las nueve de la mañana en el Cuartel de la Misericordia, se constituyó el tribunal que había de juzgarlo, formado por el teniente coronel Juan Cervera Perojo como presidente, el capitán Jacinto Pérez de Hoz de juez de actuaciones, el teniente auditor Manuel Fernández Callepaja de asesor y los vocales Baldomero Calfuentes, Celso Guelbenzo, Jesús Martínez, Arturo de Arigoncedo, José Ruiz y Cándido Soto. El fiscal fue Julián Gómez Díaz y el abogado defensor, el capitán Alfonso Martínez Campos.

La expectación del juicio hizo que la sala estuviera totalmente llena, así como las habitaciones inmediatas y las galerías exteriores del cuartel, sobre todo de gente humilde. El procesado se mostró sereno e incluso ajeno en la sala. Los hechos fueron relatados siguiendo las diligencias realizadas por el Juzgado instructor, y al tratarse de un juicio militar no se interrogó a los testigos, sino que se procedió a la lectura de las declaraciones contenidas en el sumario que relataban la odisea de Ramón durante su huida, incidiendo la mayoría de ellas en el hecho de que habían dado alojamiento y comida al acusado de forma voluntaria, no ejerciendo éste la fuerza en ningún momento. Otro detalle que relataron los testigos, fueron los malos tratos y las palizas que recibió Ramón de la guardia civil y en especial de Hornero, cuando fue detenido por practicar la caza furtiva en varias ocasiones, así como las lesiones que sufrió como consecuencia de ellas.

Ramón, en su declaración, había alegado que no se presentó a las autoridades al ser requerido porque temía que lo llevaran al cuartel de la guardia civil en lugar de a la cárcel. Cuando vio llegar a la pareja temió que vinieran a matarlo, pues Hornero le había amenazado de muerte en la última ocasión que lo detuvo, por lo que tomó la escopeta y realizó dos disparos contra él, no explicándose como pudo herir al cabo Ramírez. Finalmente, indicó que se entregó al alcalde, porque no quería verse en la necesidad de matar a más padres de familia.

El fiscal calificó en sus conclusiones el hecho como maltrato de obra a la fuerza armada, con el resultado de un muerto y un herido, con las circunstancias agravantes de nocturnidad, ejecutar el hecho en un descampado, huida al campo y desarme de guardias jurados, solicitando la pena de muerte. El abogado defensor justificó su actuación por el miedo insuperable, su ineducación y los prejuicios que en él habían arraigado contra la guardia civil, presentándolo como un muchacho montaraz y falto de educación, pero bueno y honrado que no frecuentaba las tabernas ni los malos ambientes. También destacó que había sido maltratado en varias ocasiones, que la escopeta estuviera cargada con postas “como para ir de caza de animales y no de hombres”, y que al ocurrir los hechos a las seis de la tarde se excluía la circunstancia de nocturnidad3.


1 El Día de Madrid, 18, 19 y 25 de noviembre de 1910; La Correspondencia Militar, 18 de noviembre de 1910; El Pueblo Manchego, 16 de mayo de 1911.

2 La Época, 26 y 27 de noviembre, 3 de diciembre de 1910; El Liberal, 27 de noviembre de 1910; La Mañana, 28 de noviembre de 1911; El Día de Madrid, 28 y 30 de noviembre de 1910; El Globo, 3 de diciembre de 1910; El Pueblo Manchego, 16 de mayo de 1911.

3 La Época, 27 de enero de 1911; El Pueblo Manchego, 16 de mayo de 1911; La Mañana, 18 de mayo de 1911; La Época, 19 de mayo de 1911.

María Teresa García Perales.

SEPTIEMBRE: MES DE CAMBIOS Y DE PROYECTOS

Vuelve septiembre, un mes que por norma general viene plagado de cambios y de proyectos. Sin embargo, este año también viene acompañado de muchas incógnitas por dilucidar ante la situación que vivimos desde marzo; hemos pasado meses de dudas por el miedo no sólo al contagio, sino también por la incertidumbre de no saber qué ocurrirá en un futuro inmediato, sabiendo que seguimos estando expuestos a un virus y que por ello, no podemos bajar la guardia.

Nuestros templos, lugares seguros donde encontramos la Paz.

Durante el verano, no ha cesado la actividad en nuestra Unidad de Acción Pastoral. Nuestros templos siguen siendo un lugar seguro donde encontrar la calma y sentir la seguridad que sólo Dios nos da.

En el templo de Altagracia, se han hecho algunas reparaciones, continuando con los planes de mantenimiento que se han llevado a cabo en los últimos meses. Se ha terminado la cubierta, debido al deterioro que presentaba por el paso del tiempo. Los albañiles Fernando, Salvador y su maestro Alfonso Jiménez han llevado a cabo dicha cubierta con tegola onduline que asegure la impermeabilización y protección del tejado presentando ahora un bonito acabado, compacto y homogéneo.

El 5 de agosto nos llegaba un aviso urgente sobre los desprendimientos que se estaban produciendo en la puerta sur del templo de la Asunción, por lo cual dicha puerta quedará cerrada temporalmente y se accederá al templo por la puerta de la calle Jesús del Perdón.

Celebraciones religiosas.

En este mes de julio no se han celebrado las tradicionales Ferias y Fiestas de Manzanares, pero no obstante, nuestra Iglesia Local ha celebrado diversa festividades.

Comenzamos con la celebración de San Cristóbal, patrono de los conductores, el sábado 11 de julio. En ese día, tuvo lugar en la Parroquia de la Asunción, la Misa por los conductores y por los difuntos de la Asociación de Conductores de Manzanares, precedida del Santo Rosario, para celebrar la memoria de este gran santo que ayudó a pasar al Niño Jesús el río, según cuenta su tradición.

También, desde el día 16 al 19 de julio, en la Ermita de la Virgen del Carmen, tuvieron  lugar las celebraciones en honor a su patrona y titular, con un Triduo y la función solemne que tuvo lugar el último día.

También, el sábado 15 de agosto se celebró la Festividad de la Asunción de Nuestra Señora; al ser día de precepto se celebraron las Misas en honor a nuestra Madre a la que nos dirigimos pidiéndole su protección en este tiempo de pandemia. Podríamos citar el nombre de más Santos que pueblan los meses estivales como Santiago Apóstol, Santa Ana y San Joaquín, Santo Domingo de Guzmán, etc…

Y una vez que ha comenzado septiembre, nuestra mirada se dirige a nuestro Patrón, Nuestro Padre Jesús del Perdón. Siguiendo las medidas de seguridad y para evitar aglomeraciones, no tendrá lugar el tradicional y emotivo traslado desde la Ermita de la Veracruz a la Parroquia acompañado multitudinariamente por el pueblo de Manzanares,  ni la Procesión el día 14 por la tarde. Viviremos el Día de Nuestro Patrón con la misma intensidad de siempre, esperanzados en verlo el año próximo salir a nuestras calles derramando su bendición entre nosotros.

Manzanares-10TV, retransmitirá en directo todo el Novenario y la Función Solemne del 14 de septiembre . Además, para el resto de fieles que acudan al templo parroquial y no puedan acceder a él por falta de aforo, la Hermandad habilitará en la Plaza de la Constitución un espacio acotado con sillas y una pantalla para seguir en directo todo el Novenario y la Misa de Hermandad a las 8:30 h. de la mañana del 14 de septiembre.

Este años, el Cartel anunciador de las Fiestas Patronales 2020, quiere representar la “ esperanza del amanecer de un nuevo día, de un nuevo tiempo que deje atrás la pandemia y de paso a un mundo mejor, más solidario, en el que los manzanareños continuemos poniendo a nuestro Patrón en el centro de nuestras vidas…”

Celebración de los Sacramentos de la Confirmación y las Primeras Comuniones.

Teniendo en cuenta el Decreto del Obispado de Ciudad Real para la realización de Confirmaciones en el curso 2020/2021, la Unidad de Acción Pastoral de Manzanares establece que los 60 adultos y 59 jóvenes que van a recibir el Sacramento de la Confirmación, lo harán en 12 tandas con un máximo de 10 confirmandos en cada una de ellas, guardando las normativas sanitarias vigentes y estableciendo un número limitado de asistentes.

Cada confirmando debe llevar un número máximo de 15 familiares, incluidos sus padrinos y los grupos de catequesis serán convocados tras la festividad de Nuestro Padre Jesús del Perdón, el 14 de septiembre, para retomar su formación, al quedar suspendida por la pandemia. La semana previa a la Confirmación, los grupos que se confirman cada semana, tendrán una preparación a la celebración y también recibirán el Sacramento de la Penitencia.

Con respecto a la celebración de las Primeras Comuniones también se han distribuido los grupos en los domingos comprendidos entre el 20 de septiembre y el 25 de octubre, siendo acompañado cada niño/niña por 12 familiares a lo sumo. También en la semana previa a la celebración de cada comunión, los niños/as tendrán un pequeño refuerzo de sus catequesis así como la preparación de la celebración y la confesión.

Recordamos a los que nos dejaron

Terminamos recordando a los que no ya no están con nosotros físicamente pero sí en nuestro corazón, porque la mayoría de nosotros hemos experimentado la muerte de alguien cercano o querido.

Nuestro más sentido pésame a Don Secundino y su familia por la pérdida de su madre, Doña Damiana Rubio. Así también nuestras condolencias para la familia de Doña Antonia Cano Magán, que dedicó gran parte de su tiempo colaborando en nuestra Iglesia local. Pedimos por su eterno descanso y elevamos nuestra oración a Dios para que haga llegar a sus familias la paz y el consuelo que tanto necesitan.

Jesús Isidro Sánchez de la Blanca

Afectados por la crisis económica del Covid-19, nos cuentan sus inquietudes.

Poco a poco España y Manzanares se desperezan, abriendo los ojos de lo que parece un mal sueño. Pero no, no ha sido un mal sueño. Como diría Monterroso, cuando nos hemos despertado, “el dinosaurio todavía estaba ahí”. El dinosaurio de una parálisis económica sin precedente. La persiana echada, los clientes no entran en el comercio, no suena la campanilla de la puerta. Pasa un mes y otro y los ingresos no vuelven, pero los gastos permanecen. ¿Qué hacer? ¿A quien acudir?

Hemos pedido a nuestros comerciantes que nos ofrezcan una perspectiva del problema: sus miedos o esperanzas, cómo afrontan el futuro, qué se vislumbra en el horizonte o cómo creen que podemos salir del paso.

 

 

Borja Navarro Sánchez Migallón – BNA GESTIÓN & AXA SEGUROS

Nuestra empresa pertenece fundamentalmente al sector asegurador, por lo que nos afecta cualquier tipo de crisis (sanitaria, económica, política, etc.) ya que nuestros clientes van desde grandes empresas, pymes y pequeños autónomos hasta el particular que quiere asegurar sus bienes, su vida, etc. Pero también somos un servicio necesario en cualquier momento del ciclo económico.

Es cierto que las perspectivas no son positivas. La pandemia del COVID-19, dejando a un lado el tremendo drama de los afectados por el virus, va a dejar un segundo nivel de perjudicados como son los autónomos y pequeñas empresas que quizás no inmediatamente, pero si poco a poco, irán cayendo ante la imposibilidad de mantenerse en pie. A estos colectivos es a los que más habrá que ayudar puesto que forman el sostén de nuestra economía y son los que en un pueblo como Manzanares hacen que este se mantenga vivo.

Dicho lo cual nuestra empresa quiere salir reforzada de esta crisis al demostrar adaptabilidad y transformación ante cualquier escenario.

TALLER HISPANO

La situación actual al principio era preocupante pero tranquilizadora a la vez, iban a ser sólo 15 días de confinamiento de Estado de Alarma por Covid-19.

La cantidad de promesas hechas por el Gobierno Central, hacía pensar que todo iba a ser rápido, ágil y corto, pero a día de hoy 13/05/2020, muchas informaciones contrastadas apuntan que los trabajadores que se encuentran en situación de ERTE no han recibido sus ingresos, así como tampoco muchas de las empresas que para su continuidad nos hemos visto obligadas a solicitar más préstamos y créditos con garantía del Instituto de Crédito Oficial.

En conclusión, si la situación actual no es reconducida, el público no tiene permiso para poder desplazarse y además no tiene liquidez, el horizonte pinta oscuro, ya no sólo para los que nos dedicamos a este sector, sino para todos en general.

CRISTINA SANCHEZ CARNERERO – FLORISTERIA EL PARAISO

Una nueva forma de vivir.

Volver a entrar en nuestro local, después de 50 días sin trabajar y no tener fuerzas para estar el primer día  mas de media hora, ….y lloras.

Es un periodo de reflexión y también es un tiempo para reordenar metas y proyectos después de una etapa tan complicada como esta, no es posible que el mundo funcione de la misma manera. Las prioridades de las personas se transformarán y esto generará un impacto en diferentes sectores. Puede que sea positivo o negativo para nuestras empresas, ya NO solo depende de nosotros.

En los pocos días que llevamos trabajando, ya hemos notado el, cambio el 80% del trabajo se está realizado por teléfono, redes sociales y web. Ya no hay quien lo pare.

Sin comuniones, sin Semana Santa, sin día del padre, sin bodas, este año será difícil, perdidas como en todos los sectores, nuestra previsión era muy buena, muchas  bodas dentro y fuera de Manzanares, proyecto de un trabajador más, y ahora qué?

Nuestra esperanza está en el apoyo social de la nuestra comunidad.

ISABEL LOPEZ GONZALEZ – SOLOISA CORSETERIA

Cuando reabrí fue con cita previa, me sentía como si estrenara tienda. Nerviosa, me faltaba el aire con la mascarilla, ya estaba todo a punto. Clientas concienciadas y respetuosas con las normas de seguridad. No tocaban por no molestar. Comentaban que “se emocionaban al ver que volvíamos a reabrir comercios, que estos meses se habían dado cuenta qué sería de Manzanares si desapareciéramos y que había que comprar en el pueblo”. Hay que seguir trabajando para transmitir confianza, seguridad y cercanía al cliente, reconquistarlo. Importante preguntar y escuchar para analizar y adaptar nuestros stocks a sus verdaderas necesidades. Se hace además imprescindible el asociacionismo empresarial en Manzanares y fomentar y crear ayudas para la creación de industria y fábricas de la que nos quedamos huérfanos debido a la externalización y globalización. Clientes, empresas y administración juntos bajo un lema: yo te cuido, tú me cuidas.

JOSE A. ROMERO DE AVILA NIETO – RELAX ZENTER

La situación económica, creo que será una oportunidad para hacer ver a los vecinos, incluso a los propietarios de negocios y comercios de Manzanares, que tenemos que potenciar el consumo de proximidad, en nuestras pequeñas y medianas empresas para salir más rápidamente de la crisis económica que se avecina, fomentando la confianza que nos dan los comerciantes que conocemos de toda la vida.

Los empresarios intentaremos mantener nuestras plantillas de empleados, solo a cambio de al menos cubrir los gastos fijos, aunque nuestros beneficios se vean mermados y eso sólo será posible si la gran mayoría de los manzangatos invertimos nuestro dinero en los negocios de nuestro pueblo.

Además tenemos que volver a hacer atractivo nuestros comercios a los pueblos vecinos, recuperando su confianza que años atrás nos depositaban cuando tenían un evento importante y no dudaban en venir a nuestra casa, porque confían en  nuestro buen hacer.

RAFAEL PARRADO – SILESKM13

LA VIDA SOBRE RUEDAS ES VIDA

Los que amamos el deporte al aire libre nos llevamos un palo el día que nos dijeron que cerraban las puertas del campo. A las pocas horas de una primavera que llevábamos esperando desde el pasado verano y pintaba perfecta en el ámbito deportivo, un virus más pequeño que una mota de polen nos truncaba todos los planes.

Nuestra tienda, SILESKm13, llena de bicicletas de colores como las flores, cerró. Y allí dentro se quedaron todas esas ruedas llorando… 50 días después, el 4 de mayo, nos permiten reabrir adoptando unas medidas excepcionales: mascarilla obligatoria, hidrogel en la entrada del local, clientes con cita previa, solo uno… Y por suerte todo ha ido bien. Todos los clientes han sido respetuosos y han tenido una paciencia infinita si tenían que esperar su turno en la calle, la afluencia de público ha sido muy grande, demostrando el apoyo a nuestro comercio, confiando en nuestros consejos y criterios para adquirir una bicicleta nueva o para reparar la suya en nuestro taller.

El teléfono no ha parado de sonar y lo primero que nos preguntan es: ¿Cómo estáis? ¿Ya estáis trabajando? Y seguidamente: ¿Cuándo podemos ir a llevarte la bici? Gracias por ayudarnos a resurgir después del gran parón provocado por la crisis sanitaria del Covid19. Entre todos tenemos que fomentar el comercio local, comprar en el pueblo, a nuestros vecinos…

Esto hará que la economía fluya, que nuestra localidad sea atractiva e invite a abrir más actividades empresariales de todo ámbito.

Tenemos que seguir mirando al futuro con la cabeza bien alta.

PEDRO ROMAN – DUO HOMBRE

En  DUO y Lola Román estamos, como todas las empresas del sector, en una situación muy complicada, ya que nadie sabe a ciencia cierta el alcance de la crisis que atravesamos. . Todo depende del desarrollo de un tratamiento eficaz, de la elaboración de una vacuna contra el COVI 19 y del nuevo escenario social y económico.

En nuestras cinco  tiendas tenemos prácticamente el total de la mercancía comprada para esta temporada. Además,  la incertidumbre de cómo reaccionaran nuestros clientes una vez pasemos a la fase 1 hace que no sepamos aún cómo tengamos que actuar a la hora de hacer nuestras ofertas. Eso nos obliga a ser ágiles y dinámicos a la hora de tomar decisiones, ya que los gastos son enormes y esta situación obligará a muchas empresas a solicitar créditos para poder seguir adelante.

Aun así, somos optimistas y estamos convencidos de que el pequeño comercio será imprescindible, ya que cuenta con una completísima oferta de productos, un excelente trato profesional y personal y el encanto de ir de compras por tu ciudad. Además, la cercanía y confianza de nuestros clientes hace que éstos puedan comprobar in situ  las garantías de higiene y seguridad que la venta on line no puede ofrecer, ya que, en muchísimos casos, el producto comprado por este canal viene directa o indirectamente de países asiáticos, donde lamentablemente las condiciones de trabajo, seguridad e higiene dejan mucho que desear.

Enri García Chaparro – Centro de Estudios CENESMEM

Mientras que el comercio podrá irse habituando a una forma de negocio distinta, nosotros nos encontramos ante un problema como son las clases presenciales.

Los alumnos nos están demostrando ser unos verdaderos campeones y los padres aun más. No se estaba preparado para esta situación.  A pesar de las nuevas tecnologías esta situación ha llegado sobrevenida.

Desde los estamentos gubernamentales se van dando alternativas, muchas casi imposibles de llevar a cabo.

Las aulas en los centros públicos están masificadas. En las academias se trabaja con grupos reducidos. Pero el problema es el mismo que en los centros públicos o concertados.

Si realmente se plantean desde las instituciones desmasificar las aulas e incluso impartir la formación on-line como hasta ahora, creo que los centros de enseñanza no reglada podemos ser un gran apoyo para esos fines.

En Manzanares hay varias academias dedicadas al apoyo y refuerzo escolar, así como varias impartiendo idiomas en particular. O nos ayudamos entre todos de una manera generalizada o empezarán a resurgir nuevamente, aunque nunca lo han dejado, la economía sumergida, pues todos sabemos que hay mucha gente dando clases de manera particular, en sus casas, sin pagar impuestos y sin licencias para ello

Mayte Portales – Fogones Portales

Que como nos sentimos? tristes, preocupados, vulnerables, inseguros…pero de lo que sí podemos estar seguros es de que es un momento histórico, siendo nuestra labor asumir responsabilidad que, hasta el momento, consiste mantener las distancias y limpieza.

El 14 de marzo de 2020 el país se paraliza y una servidora junto a Claudia Rodrigo, hacemos que la cocina de Fogones Portales siga funcionando a todo gas.

Desde 2003 realizamos servicios de comidas a domicilio para personas mayores, el colectivo más vulnerable de esta pandemia. Ahora no podíamos fallarles.

Habían escuchado que toda la hostelería estaba cerrada y no sabían si ese día iríamos o no. Su alegría al abrir la puerta y ver a Claudia con la comida fue emocionante. Le daban las gracias por ir, por asegurarles que iríamos cada día… Cuánto tenemos que aprender de ellos…

Las mañanas en cocina eran muy estresantes. Trabajar con dobles guantes, mascarilla, gorros, delantales… Desinfectar suelos, superficies, menaje, envases… Han pasado 60 días y hemos normalizado trabajar así.

Gracias a Dios todos nuestros mayores siguen bien, abriendo a diario sus puertas a Fogones Portales. Ahora la vida vuelve a nuestras calles… Hay que seguir protegiendo a los que nos rodean, a los que más queremos…

Quiero dar las gracias a los sanitarios, a los chicos de verde y sus tréboles… a nuestros proveedores y a los que han hecho que todo fuese un poco más fácil.

 

También estoy orgullosa de pertenecer a una nueva familia formada por costureras y cortadoras de plásticos voluntarias de Manzanares y Membrilla que confeccionamos protecciones para el personal sanitario y que hemos demostrado que uniendo nuestras fuerzas y nuestros corazones, sin color político ni religioso, se consiguen ganar las batallas más difíciles…

Gracias también a todos los comercios y particulares que han donado lo que han podido y a los Ayuntamientos de poblaciones cercanas que se han volcado en esta gran labor.

Tal vez los de arriba podían aprender del pueblo llano…

Vender sueños

María Carmen Cordero, viajes Nautalia

Hace sólo unos meses pensábamos que el Covid19 era algo muy lejano y que nosotros estábamos a salvo. Sin embargo, en poco tiempo contemplamos atónitos cómo nuestro modelo de vida daba un giro difícil de asumir. Vimos cómo muchas familias perdían un ser querido sin poder siquiera despedirse y cómo otras tenían que estar separadas…

Todos confinados…. Muchas personas perdieron su trabajo, y con ello su medio de vida.  Pero somos fuertes y solidarios, y lo superaremos juntos.

Siempre he considerado mi trabajo de los más gratificantes, porque vendemos sueños, ilusiones…Lamentablemente en las últimas semanas he sido testigo de cómo esos sueños se desmoronaban. Personas que llevaban mucho tiempo planeando su futuro,

se veían obligadas a cancelar sus planes… Por mi parte, he tratado siempre de buscarles alternativas, dentro de mis limitaciones. A nivel personal, observaba con impotencia, cómo el trabajo de meses caía por tierra irremediablemente, cancelación tras cancelación….

El sector turístico es uno de los más castigados, pero se ha involucrado desde el principio comprometiéndose a las máximas garantías sanitarias para la tranquilidad y confianza tanto de clientes como de trabajadores. No podemos rendirnos. Debemos continuar vendiendo sueños. Ahora más que nunca se necesitan, y nosotros estaremos siempre ahí, dispuestos a preparar una nueva aventura, y si surgiera un problema, a afrontarlo con nuestros clientes.

Nuestro lema desde hace algún tiempo es que “las vueltas dan mucha vida”, y “volveremos a dar vueltas”. Eso seguro.

 Mucho ánimo.