Elena Morales regenta el pazo Santa María en el camino de Santiago.

“Lo mejor de trabajar en Pazo Santa María sin duda es la posibilidad de entablar conversación con los clientes que nos visitan”

“Hay grandes y conmovedoras historias detrás de muchos de los caminantes del Camino”

“Nosotros no elegimos estar en el Camino de Santiago sino que él nos eligió a nosotros”

Fue la decisión más difícil de su vida, dejarlo todo y volar con Miguel hacia Galicia donde los padres de este necesitaban que se hicieran cargo del negocio que había emprendido. Se encontraron con un hotel que levantar y mucha soledad. A partir de ahí, horas de trabajo robadas al sueño y mucha imaginación para acabar reflotando este precioso pazo con un equipo de doce personas.

 Esta manzanareña de 35 años que había estudiado diseño gráfico después de haber pasado por la aulas del IES Azuer era wedding planner y se formaba en marketing digital. Ahora descubre a los viajeros al borde del camino y de ellos aprende cada día.

¿Cómo fueron los comienzos? ¿Qué fue lo más duro?

Los comienzos fueron tan complicados que aun a día de hoy ambos pensamos que si tuviéramos que repetir la experiencia, no lo haríamos. Con tan sólo 25 años, trabajábamos todo el día, todos los días de la semana y hasta altas horas de la noche. Es cierto que con esa edad el cuerpo lo aguanta todo, pero realmente fue un cambio de vida muy grande, pasamos de trabajar en Madrid con un ritmo de vida frenético pero rodeados de un entorno para nosotros muy cómodo, bien posicionados y trabajando de lunes a viernes al medio día, para dejarlo todo para trabajar en el duro mundo de la hostelería. Y dormíamos poco, siempre pensando en cada uno de los problemas que se nos iban planteando, progresando muy poco a poco e intentando ahorrar para poder ir contratando a cada vez más gente que nos ayudase hasta que llegamos a poder contratar a un equipo de doce personas entre personal de limpieza, jardinería, cocina, sala, recepción, servicios complementarios para masajes, etc.

Lo más duro fue la sensación es que el tiempo ha transcurrido muy deprisa pero en Galicia las cosas ocurren muy despacio, o al menos muchísimo más despacio que en Madrid y eso nos desesperaba, era imposible cerrar la agenda semanal porque los profesionales y proveedores no adquirían un compromiso. Gracias a Dios, hoy podemos decir que nos acompaña personal muy válido, formado, con idiomas y con ganas de aprender y mejorar, y un buen ejemplo de ello es un manzanareño que se llama Alejandro Nieto-Márquez, que aunque no nos conocíamos anteriormente del pueblo, una vez leyó que yo estaba buscando personal y no dudó en desplazarse para trabajar en Galicia.

¿Qué te atrae de este negocio? ¿Qué encuentras de bello en él?

Lo mejor de trabajar en Pazo Santa María sin duda es la posibilidad de entablar conversación con los clientes que nos visitan, la mayoría de ellos es un público nacional e internacional, educado, tranquilo, que viene al Camino de Santiago con ganas de pasarlo bien y desconectar del día a día, de las redes sociales, de las tecnologías y de encontrarse consigo mismo y con los demás, gente sana de cuerpo y de corazón. De muchos de ellos hemos aprendido muchísimo porque hay grandes y conmovedoras historias detrás de muchos de los caminantes del Camino.

¿Elegiste el Camino de Santiago por alguna razón en especial?

Nosotros no elegimos estar en el Camino de Santiago sino que él nos eligió a nosotros, y eso que hacía ya muchos años que yo había ido con mi mejor amigo David Bernalte, también “manzagato”, a vivir esta experiencia y puedo decir con seguridad que es una de las experiencias que más me habían marcado en la vida, pero nada hacía adivinar que terminaría dedicándome a vivir de ello y que podría pasear entre los frondosos bosques gallegos cada día.

Imaginamos que al ser un establecimiento pequeño, de los llamados “con encanto”, el trato con el cliente es primordial. Háblanos de ello: ¿se aprende de cada viajero? ¿Qué te enseña el trato con los huéspedes?

Son muchas las personas que idealizan el hecho de montar un negocio propio dedicado a la hostelería “con encanto”, sin embargo han de contar con que no es un negocio más, a partir del día 1, vives dedicado en cuerpo y alma a atender a las personas que vienen a visitarte y en muchos meses continuos no hay descanso, es un trabajo intenso, como muchos otros… lo mejor de ello es que Miguel y yo tomamos vacaciones a la vez, y cerramos el hotel por una larga temporada, lo que nos permite dedicarnos a viajar, que es lo que más nos gusta del mundo. Lo peor: el verano lo pasamos trabajando, y se limitan las posibilidades de viajar junto a amigos o ir a la playa.

¿Hay ayudas para jóvenes emprendedores?

No, no hemos encontrado ayuda alguna para jóvenes emprendedores ni facilidades a la hora de emprender una nueva vida en la “España” más despoblada, de hecho, más bien todo han sido dificultades y complicaciones a la hora de hablar con las instituciones y plantear mejoras.

Te ves allí toda la vida o eres un espíritu libre….

No sabría decirte que va a ser de nosotros en el futuro, vivimos en el día a día y nuestro negocio a día de hoy va bien, de hecho hemos montado una empresa de gestión de hoteles y van surgiendo nuevos proyectos. No obstante no pasa un día que no eche de menos mi tierra o Madrid, e intento escaparme aquí cada vez que puedo, sin duda lo que más se echa en falta cuando se está lejos es a la familia y amigos, da igual que vivas en Galicia o en Pekín.

Para terminar, me gustaría invitar a todos vuestros lectores a que vengan a visitar Galicia y Pazo Santa María, Galicia es una tierra que enamora por sus paisajes y su gastronomía, y sin duda el Camino de Santiago es una experiencia que ha de vivirse al menos una vez en la vida. Y que se identifiquen, que tendremos una sorpresa preparada para cada uno de ellos.

Elena Morales

morales@pazosantamaria.com

Gerente

CRÓNICA DEL SILENCIO.

En el momento de escribir esta crónica, viernes 20 de marzo, recorre como un escalofrío por todo el pueblo la noticia de la muerte de Francisco Javier Collado Rivas, guardia civil que prestaba servicio en Herrera de la Mancha y que tenía un hijo de 10 años. Silencio sobre silencio. De aquí a que este artículo vea la luz, toneladas de silencio se habrán derramado como arrobas de denso aceite sobre los tejados de Manzanares, sobre las ciudades de toda España.

El silencio lo inunda todo. Ni los aplausos ni las sirenas pueden conjurarlo. Ahora todo es silencio y cuando, poco a poco, los ruidos de la ciudad se vayan filtrando por los resquicios de este silencio tan duro, cuando las voces cantarinas de los niños fluyan como agua de manantial que rompe los terrones, entonces, aún el silencio permanecerá, de fondo, invisible y eterno en el corazón de muchos porque lo que estamos viviendo estos meses será difícil de olvidar.

 

Está en lo que tocas, está en lo que respiras. Un contagiado contagia a su vez a otros cinco. No sabes que lo tienes, pero lo tienes. Lo trasmites a tus compañeros de trabajo. A tus hijos. Y aunque nos dicen que es leve, aunque no ves imágenes de los hospitales, las UCI y los tanatorios, el miedo es libre (y, en este caso, justificado). Se oye en sordina jugar a los niños en el interior de las casas esperando que la plaga pase de largo. Aquí nadie ha rociado el dintel y las jambas. Manzanares contiene la respiración. Espera. Guarda silencio.

EL RUIDO PRECEDE AL SILENCIO

Pero el ruido precede al silencio: la semana del 8 al 15 de marzo fue la del ruido. Ensordecedor el ruido del 8M en las calles con motivo de las manifestaciones del Día de la Mujer; el ruido que aún resuena en ecos lejanos sobrevolando este mar de silencio. Ya había 674 casos y 17 muertos.

10 de marzo: aplazamiento de las Jornadas Empresariales de Manzanares. En las agendas oficiales comienza a haber tachones: De Patricia Franco a Ramón Jauregui; se van cayendo sus compromisos.

11 de marzo: suspensión de todas las actividades sociales y culturales del Ayuntamiento y el mercadillo. Todavía quedaban 5 días para la entrada en vigor del Estado de Alarma pero se empezaba a respirar que íbamos a perder el pulso de nuestra vida normal.

12 de marzo: llega la medida más radical de Nieva antes del confinamiento: suspensión de la Escuela de Música, la Universidad Popular, las Escuelas Deportivas, el Centro Ocupacional y el CAI municipal. Mucho ruido. Es como cuando el escándalo de pájaros eléctricos presienten ya la cercanía del tsunami. Pero ese mismo día aún queda espacio para el esperpento. Esto es la España de Valle Inclán, al fin y al cabo: la Universidad de Castilla La Mancha suspende las clases sin contar con Page. El presidente del Castilla La Mancha, airado, acusa a “algunos” de querer quince días de vacaciones.

Más ruido; es la mañana del ruido: una madre llama al instituto Azuer dando noticia de su hijo está aislado con síntomas. Ha estado en una excursión en Madrid junto con otros 60 alumnos. Es el tiempo de los buenos reflejos: la dirección del centro ordena a cuatro grupos de alumnos que se vayan a casa. El ruido es ya ensordecedor; el ruido de los mensajes de whatsapp, que es el mayor de todos: bulos, rumores, los padres se presentan en la puerta de los centros a llevarse a sus hijos, llamadas telefónicas, correos electrónicos… de la Guardia Civil, la Inspección Educativa, de la Subdelegación del Gobierno… el ruido va en aumento pero Page aún no suspende las clases hasta las 19,00 horas.

13 de marzo: se empiezan a difundir fotos de las estanterías de Mercadona vacías; los profesores trabajan (ya sí en silencio) en los colegios e institutos. El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez anuncia que anunciará el Estado de Alarma

14 de marzo: algunos bares y negocios de Manznanares empiezan a cerrar por iniciativa propia. Unas horas después comienza el Estado de Alarma. Irrumpe el silencio.

15 de marzo: rompe el silencio de la mañana del domingo el megáfono del coche de Protección Civil recordando el decreto por el que estamos obligados a permanecer en casa. Domingo raro. Sin misa, sin cañas a mediodía, sin ir a ver a los abuelos. Sensación aguda de incredulidad.

Por la tarde pasan el aviso al Hospital de Manzanares de que enfermos por coronavirus del hospital de Tomelloso pueden empezar a llegar. Finalmente eso no sucede. Por la tarde, el sindicato de funcionarios de prisiones denuncia que la dirección de Herrera de la Mancha ha permitido visitas a los presos esa mañana.

16 de marzo: el Polígono Industrial sigue trabajando. Aún se ven muchos coches por la calle, aunque en las gasolineras atiendan por las ventanillas exteriores al local. Primera sensación de que todavía podríamos ir a más en el confinamiento. Por la tarde, comienzan en Manzanares las misas en streaming por Facebook.

17 de marzo: se confirman tres casos de coronavirus en Manzanares.

18 de marzo. El Ayuntamiento comienza las tareas de desinfección del mobiliario urbano con trajes especiales. Siete muertos en una residencia de ancianos de Tomelloso. Por la tarde los profesores de la Escuela de Música y otros servicios municipales son despedidos.

20 de marzo: Muere Francisco Javier Collado.

SENTIMIENTOS, SENSACIONES.

¿Por qué se trabaja en algunos sitios? Miedo en los supermercados.

 La gente se pregunta por qué se trabaja en algunos sitios como, por ejemplo, en algunas fábricas, las notarías o en los bancos. ¿Tanta necesidad hay de ir a realizar gestiones que podrían esperar? ¿no existen los cajeros automáticas y las domiciliaciones? ¿no se podrían acortar los horarios y aminorar así la exposición? El sentimiento es miedo. Una empleada de un supermercado de Manzanares menciona hasta 8 veces la palabra miedo en su breve conversación con nosotros. Sus compañeros sienten miedo. El viernes y el sábado fue “bestial”, la gente “como loca, sin conocimiento” y “sin protección” acude a comprar pero hasta el sábado a mediodía la empresa no les suministra mascarillas. Al ver las aglomeraciones en la puerta y la histeria creciente algunos trabajadores se echan a llorar de la impotencia, del miedo. Se preguntan por qué no se acortan los horarios para que la gente entienda que verdaderamente sólo se puede ir a comprar lo esencial. En su supermercado un compañero está de baja, en cuarentena y el sentimiento que cunde entre los trabajadores es que “lo vamos a coger todos”.

GARANTIZAR EL CUMPLIMIENTO DEL ESTADO DE ALARMA.

“La policía no se va a relajar”

Hablamos con Juan López de Pablo, concejal al cargo de la Policía Local y Protección Civil. Lo primero que nos quiere transmitir es su agradecimiento a la ciudadanía por su comportamiento ejemplar. Según su percepción, el confinamiento se está cumpliendo. ¿Cuántas personas han sido sancionadas?. Hasta el día 19 se ha sancionado a 14 personas por infracciones relacionadas con la obligación de permanecer en casa pero no se ha tenido que cerrar ningún establecimiento, como en otras localidades.    

Tanto la Policía Local como Protección Civil están coordinados con la Guardia Civil y bajo el mando del Ministerio del Interior. En Manzanares se ha decidido que Protección Civil haga labores de información junto con un retén de Policía Local que atiende el teléfono mientras el resto de Policía y Guardia Civil se encargan del control del cumplimiento del Real Decreto de Alarma. No se han dado casos de vandalismo, pillaje o criminalidad al amparo de la confusión de los primeros días. Sí que existe la típica picaresca del que alarga más de lo necesario el paseo del perro o da un rodeo para ir a comprar el pan. ¿Y los adolescentes?: “El primer día fue más complicado porque se reunían en el Calicanto o el parque Miguel Ángel Blanco y hubo que intervenir para informarles de que esto no es una broma”. “La policía no se va a relajar” es la idea que deja en el aire el concejal cuando acaba nuestra conversación.  

LOS PUESTOS DE TRABAJO DE ALGUNOS SERVICIOS MUNICIPALES.

EL Whatsapp echa humo. Se ha conocido que el Ayuntamiento ha despedido a 71 personas. Indignación en todo el pueblo. Siembra contacta con una de esas personas “Nos dieron la noticia el viernes aunque ya suponíamos que podía pasar porque veíamos las noticias. Es verdad que se nos ha prometido que cuando todo vuelva a la normalidad se nos readmitirá en las mismas condiciones. Estamos tristes y preocupados esperando que todo pase. Y a la vez enfadados porque las autoridades y empresas no creen que podamos seguir trabajando desde casa contactando con las familias para seguir desarrollando nuestra programación y adaptarla a las circunstancias”

Rebeca Sánchez Maroto, jefa de la oposición.

“Los despidos son un error enorme”

Rebeca Sánchez Maroto considera estos despidos un “error enorme que va a poner en dificultades a muchas familias de Manzanares” añade que “una Administración cuenta con un respaldo que no puede compararse al de una empresa privada”; según comenta a Siembra, los trabajadores del Ayuntamiento les están haciendo llegar su indignación. Siembra le ha preguntado si el Ayuntamiento dejará de percibir ingresos por esta razón a lo que se nos dice que no se dejará de percibir ningún impuesto y que sin embargo se ahorrarán en nóminas 100.000 euros este mes.

Julián Nieva. Hablamos con el alcalde.

“Son suspensiones de contrato que se verán compensadas”

A las preguntas de Siembra por este asunto, el alcalde aclara que no son despidos sino “suspensiones de contrato” con derecho a paro y que en esta decisión cuenta con el respaldo del Comité de Empresa. Según ha declarado a Siembra, el Ayuntamiento se compromete a readmitir a todo el personal afectado y prorrogar las actividades hasta julio si así fuera necesario para compensar el tiempo perdido teniendo en cuenta que estos contratos vencían el 15 de junio. Sobre si las contratas externas (el caso del CAI, por ejemplo) que también ha llevado a cabo despidos, seguirán cobrando, el alcalde ha informado de que estas contratas de gestiones indirectas están suspendidas. “¿También la zona azul?” -preguntamos- “La empresa de la zona azul es independiente del Ayuntamiento. Si suspende su actividad será por su cuenta y riesgo”. Insistimos en preguntarle si los despidos están justificados si el Ayuntamiento no deja de percibir ingresos… “El Ayuntamiento dejará de percibir mucho dinero en precios públicos y tasas variadas, la afectación económica y los costes de reconstrucción del estropicio serán enormes. Además, se reembolsarán recibos y pagos de servicios no disfrutados”

SANITARIOS EN PRIMERA LÍNEA

Todo el equipo de Urgencias ha revivido la vocación por la que un día, de jóvenes, decidieron estudiar enfermería

Los testimonios que hemos recabado entre los enfermeros y médicos de Manzanares nos ilustran del ambiente que se está viviendo en el servicio de urgencias y en el hospital en general. Cabe destacar que se percibe una reticencia a hablar y un clima general de (quizá comprensible) opacidad. “Nos han indicado que no debemos contar muchas cosas para evitar el riesgo de generar alarma” nos indica uno de los profesionales de enfermería. Insistimos en que nos cuente cómo se está viviendo por dentro esta situación. “Cada vez que me pongo el EPI (Equipo de Protección Individual) para coger muestras y tratar a un sospechoso es muy estresante, quieres hacerlo bien no sólo para no cogerlo tú sino sobre todo para no contaminar a otras personas”. ¿Qué es lo que más te está marcando de estos vertiginosos días de trabajo? “El compañerismo, sin duda” Nos comenta que siente como en todo el equipo de urgencias ha revivido la vocación por la que un día, de jóvenes, decidieron estudiar enfermería y que se sienten muy vinculados al grupo, al equipo y que se respira entre todos ellos mucha humanidad.

Nos lo confirma, igualmente, un médico del servicio: “Se mantiene la moral muy alta y un gran espíritu de servicio”. Se consideran una gran familia independientemente de la categoría profesional y nos transmite que los ciudadanos de Manzanares pueden estar muy tranquilos y orgullosos del hospital de Manzanares. En la mente de muchos, el recuerdo de la anterior gran crisis que se vivió aquí, el contagio de legionella: “El servicio de urgencias del Hospital Virgen de Altagracia fue reconocido en diferentes congresos y sociedades profesionales en aquella ocasión”. Pero… ¿existe miedo? -preguntamos-  “¡Es normal!. Pero es un riesgo inherente a nuestra profesión. Un riesgo que asumimos”. En su mente existe quizá más preocupación por el riesgo de contagio a sus familias o a otros pacientes que por ellos mismos.

¿Cómo se está trabajando en el hospital?. Una ola de solidaridad.

“A fecha de hoy (20 de marzo) sólo se realiza la prueba a pacientes que ingresas y a profesionales sanitarios, de residencias o de servicios esenciales con el objetivo de que, si son negativos, puedan seguir trabajando” aunque nos avisa de que este protocolo puede cambiar de un momento a otro. A la pregunta de cómo se está comportando la ciudadanía se nos responde que con una grandísima responsabilidad. Se ha dejado de acudir a urgencias por procesos banales o leves y las estructuras y profesionales de urgencias se pueden dedicar a los pacientes del coronavirus. Los pacientes a los que se les indica que pueden tener coronavirus atienden y aplican correctamente las indicaciones” Para evitar la concentración de personas –nos cuentan- se han suspendido las consultas y quirófanos programados (excepto lo no demorable). Todos los recursos disponibles deben estar preparados para un incremento súbito de la demanda.

No sólo los aplausos en los balcones, no sólo los reconocimientos públicos o privados de cargos intermedios –el servicio de urgencias se siente muy respaldado por la dirección del centro, nos transmite uno de los médicos- La ola de solidaridad es real y tangible. Se han producido donaciones de material, mascarillas y de equipos de protección por parte de particulares, empresas y otros profesionales sanitarios como por ejemplo los dentistas de Manzanares. A día de hoy (siempre es importante remarcarlo) no hay desabastecimiento.

LA PROCESIÓN VA POR DENTRO

En el momento de escribir estas palabras pocos tienen la esperanza de que se celebre la Semana Santa. Esta vez, con toda propiedad, la procesión va por dentro. La procesión del silencio, este año será una procesión espiritual. No se espera que haya oficios litúrgicos y sin embargo, ¿quién duda de que puede ser una oportunidad de recogimiento y meditación enorme? Hermandades y Cofradías lloran que su Cristo, su Virgen no sientan este año el relente perfumado de la primavera y el sonido de canela y limón de las marchas procesionales. Pero lo entienden. Tiempo habrá de reencontrarnos con ellos. El amor no se acaba y habrá otras primaveras y otras Semana Santa. Pero hay un llamamiento a la vivencia íntima y espiritual, este año más que nunca de la Pasión y la Cruz, pero también de la Resurrección, de Cristo.

 

Entrevista realizada el 20-03-2020

Sherezada Herrador Cordero-Sánchez es enfermera PEAC en las Urgencias del Centro de Salud de La Solana (Ciudad Real). Ismael Juvera Sánchez de Pablo es enfermero de hospitalización en el Hospital HM Madrid. Laura Ortega Iniesta trabaja como enfermera en la “Residencia de Ancianos La Milagrosa” de Manzanares.

Pregunta: ¿Cómo se ha visto afectado tu puesto de trabajo con el Coronavirus y cómo es tener que lidiar con este problema en la labor que desempeñas?

Respuesta Sherezada: Los PEAC trabajamos básicamente por guardias de 24h (en algunos casos incluso más) en las urgencias de los Centros de Salud (C.S). Atendemos la Urgencia física del C.S, además de las urgencias en “la calle”. Somos a los primeros que avisa el 112 (en la mayoría de los casos) o los propios usuarios cuando hay alguna emergencia domiciliaria en una localidad. Una vez allí, atendemos al paciente y filtramos de alguna manera si se requiere otro tipo de ayuda (UVI móvil o Soporte Básico, por ejemplo).

Esta situación nos afecta a todos los niveles, principalmente porque estamos acostumbrados a tener un contacto bastante estrecho con los pacientes, el cual ahora es imposible. Hemos tenido que adaptar la organización interna del centro, modificar la distribución de nuestro lugar de trabajo, además de intentar, más que nunca, hacer una buena educación sanitaria e informar a los usuarios, y todo de manera telemática o incluso manteniendo la distancia de seguridad cuando vienen al centro.

Respuesta Ismael: Ha cambiado totalmente nuestra forma de trabajar, tanto con los casos positivos y las sospechas (pasamos una sola vez a la habitación del paciente para minimizar el contacto y realizamos todas las actividades de una) como con los negativos (también intentamos minimizar el contacto para evitar contagios, pero hay veces que es imposible). Lidiar día a día con esta situación es física y mentalmente agotador. La enorme carga de trabajo (cambio de vestuario, trabajar más horas, atender a todo el mundo, etc.) te deja KO.

Respuesta Laura: Actualmente, la carga de trabajo ha aumentado muchísimo, tanto para mí, como para mis compañeras y el resto de sanitarios. Tenemos que seguir realizando todas las funciones que teníamos antes, pero ahora le sumas todos los cuidados que requiere la situación del nuevo virus. Estamos dando el 200%.

Es difícil lidiar con toda esta situación de estrés, llegas a casa cansada física y psicológicamente, pero sabes que al día siguiente vas a tener que seguir al pie de cañón, dando lo mejor de ti. Nuestros mayores se lo merecen.

P.: ¿Qué cuidado tenéis que tener por vuestro puesto de riesgo sobre todo de contagio y posible propagación? ¿Cómo es vivir con ese miedo a poder pasárselo a familiares o compañeros de piso?

R.S.: Psicológicamente para nosotros está siendo bastante duro. Como todo el mundo conocerá por la información que se viene dando, para tratar a un probable caso positivo de Coronavirus necesitamos estar equipados con guantes, mascarilla, bata y gafas. Aquí, surgen dos problemas: el primero, pacientes que entran a la consulta y que no nos informan de que son de riesgo epidemiológico hasta que prácticamente se van a ir, lo que supone para los profesionales haber realizado una atención sin las medidas de protección correctas; y segundo, la inmensa falta de material, que nos obliga a reutilizarlo, con el peligro que esto conlleva para nuestra salud. Además, está siendo imposible conseguir más material porque las gerencias no pueden hacerlo posible. España se está quedando sin material para protegernos al tratar a los enfermos.

Estas problemáticas nos generan mucha ansiedad e impotencia, puesto que al ya existente riesgo de contraer la enfermedad simplemente por estar expuestos a la situación, hay que sumarle el hecho de no estar correctamente protegidos. A todo esto, hay que añadir que, después de trabajar, volvemos a casa con nuestros familiares, que sí que están haciendo cuarentena, algunos de ellos siendo población de riesgo, y dormimos con la incertidumbre de ¿me habré contagiado hoy?

R.I.: Debemos tomar las precauciones que nos indican desde el departamento de riesgos laborales y desde el ministerio. Utilizar correctamente los equipos de protección impermeables (EPIs) y seguir todos los protocolos de actuación y prevención. Es una situación que es complicada de llevar ya que a los más cercanos les has dado consejos de actuación y prevención y puede que se infecten sólo porque tú estás expuesto. Siempre hay una probabilidad (aunque sea mínima) de contagio con la gente con la que compartes espacio, pero es un riesgo que se tiene que asumir para poder resolver la situación en la que nos encontramos.

R.L.: A todos nos ha pillado esto de imprevisto, hemos tenido que adoptar medidas de un día para otro. Por ejemplo, en las residencias se han suspendido las visitas de los familiares, se han aplazado todos los análisis, consultas externas, etc. Cuando alguien presenta síntomas, debe quedarse aislado. Todas las medidas adoptadas tienen el fin de no contraer y propagar el virus.

En el caso de los sanitarios, el contacto con las personas es inevitable, por lo que es necesario el uso de EPIs, lavado de manos continuo, desinfección de material, etc. Creo que todos nos hemos parado a pensar, ¿tendré el virus?, ¿se lo habré pegado a alguien?

P.: Desde tu punto de vista, ¿cómo estás viendo la implicación de la población con la pandemia? ¿Crees que nos estamos comportando a la altura de la situación o hemos llegado a un nivel de alarmismo/pasotismo que dificultan las labores que los sanitarios tenéis que llevar a cabo?

R.S.: Hay población que lo está haciendo francamente bien quedándose en casa y saliendo para lo imprescindible; pero hay otro porcentaje, para nosotros supone ser uno bastante alto, que no está tomándose la situación con la seriedad que se debe.

Se sigue acudiendo a los centros con clínica respiratoria sin avisar primero telefónicamente, lo que supone para nosotros un riesgo de contagio al recibirlos sin estar correctamente equipados. Al reprimirles por no avisar y por no cumplir correctamente con las normas establecidas para este caso, nos pierden el respeto y la forma de trato no es para nada la correcta, ¡hasta nos has llegado a amenazar con “tosernos”! ¿Y tenemos que aguantar esto? Hay una cosa que es importante aclarar, y es que estar pagando seguridad social, no da derecho a nadie a tratar a los profesionales sanitarios como si fuésemos basura, pensando así que estamos subordinados a sus caprichos. Ahora más que nunca la gente debería concienciarse de que se debe hacer un buen uso de la sanidad, un uso racional, en el que se incluye el respeto a sus profesionales.

A pesar de toda la información que se ha ofrecido, se sigue haciendo uso de las urgencias para cosas que no son consideradas como tal, se saturan y nos quedamos sin recursos. Esperamos que toda la población tome consciencia y nos ayuden a acabar con este virus.

R.I.: Al principio el problema se tomó muy a la ligera, pero a medida que los casos fueron aumentando se empezó a expandir una histeria (no hace falta que comente cómo estaban los supermercados) en la población que parece que con los consejos del ministerio de Sanidad y la divulgación de información contrastada y científica está empezando a calmarse. Aun así, nos queda mucho trabajo a todos por delante porque esto depende de todos. Nos queda aprender a actuar en esta situación que nos ha tocado vivir, ni tomarla a la ligera ni echarnos las manos a la cabeza, actuar con consecuencia, cautela y responsabilidad. Sigamos las indicaciones del ministerio de Sanidad, utilicemos correctamente los servicios sanitarios, tengamos civismo y sentido común.

R.L.: Hay gente muy concienciada con todas las medidas que hay que tomar. Pero hay muchos otros, que no terminan de asimilar esta situación, que no hacen caso y que se toman la pandemia a modo de broma, lo estamos viendo todos los días en las RRSS. En la residencia, tanto los ancianos como sus familias están pasando por una situación difícil, no poder verse, abrazase, besarse…Nosotros intentamos tener a todos los familiares comunicados, el teléfono no para quieto ni un segundo, y esto también supone más trabajo.

A pesar de todo lo que está pasando, es muy bonito ver como los trabajadores se están dejando la piel, ver como muchas personas están donado material a centros sanitarios, ver el apoyo y la paciencia de las familias, los amigos y las compañeras. De verdad, GRACIAS.

Gracias infinitas a vosotros. Me habéis hecho un hueco en vuestra agenda en estos días tan complicados para todos, pero mucho más para vosotros. Sois un ejemplo encomiable y el pilar sobre el que se cimienta este país. Es un orgullo poder consideraros a vosotros tres como amigos y comprobar lo lejos que habéis llegado. Saldremos de esta, estoy seguro, pero no sería posible sin todos los sanitarios que se desviven día tras día. Entrega, lucha y garra al servicio de los demás.

Ignacio García-Noblejas Santa-Olalla

“Nuevo estandarte para la Hermandad Ferroviaria de Manzanares”

En su edición del jueves 2 de abril “Lanza” publica el siguiente titular: “Nuevo estandarte para la Hermandad Ferroviaria de Manzanares”, titular al que siguen estas líneas: “Los actos celebrados por la Hermandad Ferroviaria de los Santos Arcángeles Miguel y Rafael han revestido especial brillantez, al realizar Ejercicios Espirituales durante los días 20 al 27 en los talleres de Vías y Obras. A ellos asistieron muchos ferroviarios para oír la palabra de su Consiliario Rvdo. Padre Cristino del Carpio, capuchino, quien en unión del Hermano Mayor don Juan Sánchez de la Blanca vienen laborando tenazmente durante los últimos tiempos…El pasado domingo tuvo lugar una solemne Misa de comunión general acercándose a la sagrada mesa cerca de dos centenares de ferroviarios que recibieron de manos del Excmo. Señor Obispo Prior de Ciudad Real, don Emeterio Echeverría Barrena, la Sagrada Forma. Terminada la comunión se procedió a la bendición del estandarte de la Hermandad. Fueron padrinos en dicho acto don Pedro González-Román Fernández, alcalde de Manzanares, y doña María Cortes de González-Román…Del sagrado templo parroquial salió la comitiva con los padrinos, bandera y estandarte al Santo Hospital donde se celebró el desayuno de hermandad…Reorganizada la Directiva de la Hermandad, el Hermano Mayor don Juan Sánchez de la Blanca presentó la dimisión de su cargo. Pero como a lo largo de cinco años su labor ha sido tan amplia como fructífera, no le fue admitida en modo alguno…”.

“Ganó el Manzanares (3-1) al Bolañego”

Crónica del partido de fútbol correspondiente al miércoles 22 de abril: “Ganó el Manzanares (3-1) al Bolañego”; destacamos de dicha crónica: “…el equipo manzanareño se mostró muy superior al de los últimos partidos…El señor Sánchez Haro realizó un arbitraje fácil encontrando en la nobleza de los jugadores su mejor aliado…los tres goles del equipo de Manzanares fueron anotados por el debutante Echevarría, hábil dominador de la pelota…El equipo local alineó a Bolaños; Mascaraque; Paquillo; Williams; Alcolea; López; Echevarría; Guillermo; Estrada; Aglio; y Navarro…”.

“Hay una frase de Confucio con la que nos sentimos muy identificados: «Todos tenemos dos vidas, y la segunda empieza cuando nos damos cuenta de que sólo tenemos una».”

 

“Suponemos que el día que iniciamos este viaje algo en nosotros cambió para siempre. No imaginamos nuestras vidas sin viajes, así que esperamos que esta aventura nunca tenga un final”.

 La vuelta al mundo de Pepe García de Dionisio.

Pepe estudió bachillerato en el IES Azuer de Manzanares y después acabó de manera brillante derecho en la Universidad de Castilla La Mancha: Luego, ya se sabe, chico conoce chica, chico encuentra trabajo, chica también encuentra trabajo… y es aquí donde se rompe el guión original: chico y chica deciden romper con todo e irse a dar la vuelta al mundo. Comienz una gran aventura que dura ya dos años.

 

DEJÁSTEIS EL TRABAJO Y DECIDÍSTEIS LANZAROS A RECORRER EL MUNDO: DETRÁS DE ESA DECISIÓN, ¿QUÉ HAY DETRÁS DE ESO? ¿QUÉ EXPERIENCIAS O QUÉ FILOSOFÍA DE LA VIDA?

Nos gustaban mucho nuestros trabajos, pero poco a poco nos fuimos dando cuenta de que, si no hacíamos algo, eso sería lo que nos iba a esperar el resto de nuestras vidas (con suerte): un trabajo de 9 a 18 con una hora para comer.

Así, poco a poco, se fue fraguando la idea. Al principio lo comentábamos de broma, pero un día dijimos: ¿Y si nos vamos de verdad? ¿Cuánto dinero necesitaríamos? Nos pusimos a echar cuentas, establecimos una cantidad de ahorro mensual innegociable, vendimos algunas pertenencias que no tenía sentido conservar, y el día 6 de abril de 2019 cogimos el primer avión rumbo San Petersburgo con una mochila de 10 kilos para un año.

Hay una frase de Confucio con la que nos sentimos muy identificados: “Todos tenemos dos vidas, y la segunda empieza cuando nos damos cuenta de que sólo tenemos una”.

¿VIAJEROS COMO VOSTROS TIENEN UN LUGAR EN EL MUNDO?  Y SI LO HUBIERA…¿CUÁL ES Y POR QUÉ?

Viajando nos hemos sorprendido de cuánta gente lo hace. Existen muchos más viajeros de los que pensamos, gente que un día decide dejar su vida atrás para empezar otra.

Es cierto que al salirte del camino marcado, encontrar tu lugar en el mundo no es fácil. La incertidumbre del día a día se convierte en tu compañera y aprendes a vivir con ello.  Pero como hemos dicho, nos hemos encontrado con tantos viajeros y tantas formas de vida que estamos convencidos que existe un lugar para todos y cada uno de nosotros.

¿A QUÉ LUGAR NO IRÍAS O A CUÁL NO VOLVERÍAS Y POR QUÉ?

Una de las cosas que más trabajo nos costó al principio, aunque parezca mentira, fue decidir qué países íbamos a visitar y en qué orden. Teníamos claro que el viaje sería para disfrutar, no para ir a sitios peligrosos. Por ejemplo, nunca entró en nuestros planes visitar países tipo Corea del Norte o Venezuela, aunque seguro que tienen lugares preciosos.

Hacer el Transiberiano era otro de los sueños que teníamos en el tintero, y ahí vimos la oportunidad de conectar Europa con Asia de una forma muy económica, recorriendo en tren el país más grande del mundo. Después de Rusia vino Mongolia y luego China, país al que no volveríamos porque, aunque es uno de los más bonitos que hemos visitado, no nos gustó porque nos pareció un parque temático gigante y hay demasiada gente, ni más ni menos que el 20% del planeta…

¿HAY ALGO PELIGROS EN VUESTRO VIAJE?¿PODÉIS CONTARNOS ALGUNA ANÉCDOTA O ALGUNA SITUACIÓN BUENA O MALO, GRACIOSA O ASOMBROSA, QUE PUEDA IMPRESIONARNOS?

Hemos tenido la suerte de que no nos haya pasado nada peligroso en todo el viaje (tocamos madera). Asia es un continente muy seguro para el viajero y Australia más aún. Como cosas que más nos hayan llamado la atención destacaríamos:

– Andar sobre el Lago Baikal congelado. Es la reserva de agua dulce más grande del mundo. Encontrarla congelada fue una auténtica sorpresa y ver autobuses cruzando el lago es algo que nunca olvidaremos.

– La vida nómada de los mongoles. Gente que tiene muy poco y que comparte todo. Ver formas de vida tan diferentes en plena era tecnológica es algo que nos ha impactado mucho. Recordamos que por las noches, antes de irnos a dormir al Gher, jugábamos con ellos con unos simples huesos de cabra y se divertían muchísimo. Piensa que no tienen ni teléfonos móviles.

– Una anécdota muy curiosa que nos pasó en el Transiberiano fue comunicarnos y jugar a las cartas con Uzbekos, y todo esto lo hicimos con Google Translate. Nos hizo darnos cuenta de cómo podemos traspasar la barrera idiomática sólo con el teléfono móvil.

– También destacaríamos la utilidad de herramientas como Couchsurfing, que te permite que ciudadanos locales te alojen gratis en sus casas durante varios días, mientras te llevan a sitios no tan turísticos a los que nunca irías de no ser por ellos.

¿QUÉ ES LO MEJOR DE VUESTRO VIAJE? ¿QUÉ ESTÁIS SINTIENDO?

Lo mejor de este viaje sin duda está siendo todo lo que están viendo nuestros ojos. Cuando echamos la vista atrás no podemos creernos la suerte que estamos teniendo por poder hacer este viaje, que ha superado cualquier expectativa. Así como la gente que hemos conocido. Es increíble como a veces en los sitios más inusuales puedes conectar con totales desconocidos como no lo has hecho nunca con amigos de toda la vida.

También, una de las cosas que comentamos a menudo y que más nos gusta de este viaje es la inmensa sensación de libertad.

¿DE QUÉ VIVÍS? ¿CÓMO FINANCIÁIS VUESTRA AVENTURA?

Como hemos comentado, estuvimos ahorrando durante un año. Además, estamos trabajando en Australia para recuperrar parte del dinero gastado y así poder continuar con nuestros viajes. Intentamos ahorrar mucho en poco tiempo, para gastar poco durante mucho tiempo.

A largo plazo nos encantaría encontrar una forma de vida que no nos obligue a depender de un trabajo de 20 días de vacaciones al año y  estar atados a un horario de oficina de lunes a viernes.

¿ESTA AVENTURA TIENE FINAL? ¿DÓNDE OS GUSTARÍA PONER EL PUNTO FINAL AVUESTRO VIAJE Y POR QUÉ?¿CÓMO OS VÉIS DENTRO DE UNOS AÑOS?

Suponemos que el día que iniciamos este viaje algo en nosotros cambió para siempre. No imaginamos nuestras vidas sin viajes, así que esperamos que esta aventura nunca tenga un final.

Sí que pondremos un punto y aparte. Volvemos a España de Junio a Septiembre, tras viajar por Australia, Nueva Zelanda y EEUU y así completar esta vuelta al mundo que iniciamos hace un año. Y para cerrar un 2020 perfecto, queremos acabar el año conociendo Sudamérica.

En unos años nos vemos añadiendo países y ciudades nuevas a la lista, y quién sabe si comprando una furgoneta para recorrer Europa en ella.

Y UNA ÚLTIMA TONTERÍA: ¿ALGÚN ENCUENTRO CASUAL POR EL MUNDO CON ALGUIEN QUE YA CONOCIÉRAIS? ¿QUIZÁ CON ALGUIEN DE MANZANARES?

Durante en el viaje no hemos coincidido con nadie que conozcamos, algo que también nos ha sorprendido porque suele ocurrir. Pero precisamente aquí en Australia hemos hecho varios planes con Mariate, también de Manzanares y que lleva aquí viviendo ya un tiempo.

Blog: https://www.nuestrosviajesporelmundo.com
Instagram: @_viajesmundo_

 

Carlos Fernández-Pacheco Sánchez-Gil y Concepción Moya García

     En la crónica de sucesos de Manzanares, encontramos en la segunda mitad del siglo XIX algunos ejemplos de crímenes y asesinatos, pero estos ocurrían de forma esporádica, como sucedió con el caso de Domingo Serrano, que fue condenado a muerte en abril de 1860, acusado del asesinato de su esposa Francisca Serrano, o la mujer de 36 años que fue encontrada muerta, atada de pies y manos en el interior de una noria el 31 de mayo de 1862, y que gracias a las pesquisas realizadas por el inspector Francisco Briones, se descubrió que fue asesinada por su cómplice de un robo de dinero y alhajas realizado en Madrid, con el objetivo de ocultar el delito y obtener mayor ganancia, después de dirigirse ambos a Manzanares[1].

     Sin embargo, entre junio de 1910 y febrero de 1911, en poco más siete meses ocurrieron en Manzanares tres sucesos criminales y luctuosos, que provocaron un total de cinco muertes. Estos hechos tuvieron una amplia repercusión tanto en la prensa provincial como en la nacional, situando a la población en el epicentro de la crónica negra del país. Los casos fueron resueltos con rapidez y los juicios de los implicados acabaron con una condena de cadena perpetua y cinco penas de muerte, de las cuales se ejecutaron dos, mientras que las otras tres fueron conmutadas por prisión perpetua, gracias a unos indultos solicitados por la mayoría del tejido social local y provincial, con el apoyo de la prensa, sobre todo en uno de los casos.

     En los próximos artículos vamos a conocer de forma cronológica y pormenorizada los graves sucesos que ocurrieron en ese corto lapso de tiempo, así como su repercusión, los procesos y el impacto social que tuvieron.

     El primero de los crímenes tuvo lugar el 25 de junio de 1910, a las siete de la tarde, en una casa situada en el número 28 del Paseo de la Estación. La vivienda era propiedad de José Roncero Antequera, de 36 años de edad, casado con Luisa Núñez Granados[2] y padre de tres hijas de corta edad. Era un destacado comercial de Manzanares que había trabajado en las casas Medina y Roncero, Roncero y Gil, y en ese momento ocupaba un cargo importante en la de Dimas Monge, de la que en tiempos había sido copropietario. Vivía en la calle Vuelta de don Pedro, teniendo alquiladas algunas habitaciones de la vivienda que poseía en el Paseo de la Estación, al matrimonio formado por Francisco Abellán, factor suplementario de la compañía de ferrocarril del Mediodía, y su mujer Josefa Hidalgo.

     El día 25 estaba supervisando unas obras de albañilería que se realizaban en la casa, acompañado de su primo Antonio Criado y su amigo Pablo Hernández, cuando llegó al lugar Marino Risueño Ródenas, natural de Albacete, factor telegrafista de la compañía ferroviaria, de 26 años, soltero y amigo íntimo del matrimonio que tenía alquilada la casa. Este solicitó hablar a solas con José Roncero, tras lo cual ambos se trasladaron a una habitación situada en la galería del piso superior, donde charlaron unos momentos, a continuación Risueño sacó un revolver y después de perseguirlo, disparó en la escalera de la vivienda contra Roncero, que resultó alcanzado en la parte posterior de la cabeza, causándole el proyectil daños en el ojo derecho sin llegar a salir al exterior, muriendo en el acto.

     Con el ruido de los disparos, salió a la galería Josefa Hidalgo, a la que también disparó hiriéndola en un hombro, tras lo cual se encerraron los dos en una habitación. El asesino intentó suicidarse, aunque falló en el intento, pues sólo se causó un pequeño rasguño en la frente. Cuando llegó el juez de instrucción Sr. Bascarán con la Guardia Civil ordenó el arresto inmediato de Risueño, que se encontraba atrincherado en la habitación donde se había refugiado junto a Josefa. Una vez detenido, se evacuó a la herida hasta el Hospital Municipal, aunque fue atendida en un principio por varios miembros de la Cruz Roja que habían acudido a la casa, entre los que estaban Juan Mascaraque, Francisco Mellado, Antonio García y Cristóbal Montero, aunque este último que era amigo personal del muerto, no pudo cooperar por indisponerse al ver el cadáver.

     El detenido tuvo que ser sacado de la casa por una puerta trasera, pues una multitud que se había concentrado en la entrada se mostraba dispuesta a lincharlo, deponiendo su actitud ante la presencia decidida de los guardias civiles. El juez autorizó que el cadáver de José Roncero se quedara en la casa, donde se le practicó la autopsia, partiendo desde allí para ser enterrado a la mañana siguiente, en una imponente manifestación de duelo.

     El posible móvil del crimen parecía ser las recriminaciones que realizaba José Roncero a Marino Risueño, por sus continuas visitas a horas intempestivas a Josefa Hidalgo, causando molestias y provocando escándalo entre los vecinos, mientras que su marido, por las características de su trabajo, al ser suplementario, se ausentaba la mayor parte de los días fuera de Manzanares. Entre los vecinos corrían rumores sobre la relación entre Marino y Josefa, e incluso se hablaba de un posible consentimiento de esta situación por el marido, habiendo vivido Marino en el domicilio familiar durante un mes, aunque lo había abandonado por las murmuraciones que esta situación había desencadenado[3].

     El juicio por el crimen tuvo lugar el 15 de febrero de 1911, en el juzgado de Manzanares, bajo la dirección del presidente de la Sala Sr. Del Águila Burgos, con el sistema de jurado, para el cual fueron seleccionados Luís Contreras, José Merino, Roque Padilla, Jaime Ramón Díaz, Antonio Garrido, Domingo Jaime Morales, Víctor Torres, Alfonso Jaime Morales, Ramón Muñoz, Julián Olmo, Nicanor López y Alfonso López Villalta[4].

     La ley del jurado fue aprobada el 20 de abril de 1888, por el ministro Manuel Alonso Martínez, manteniéndose hasta la Dictadura de Primo de Rivera. El primer juicio con jurado se celebró en la Audiencia de Manzanares el 6 de mayo de 1889, instruido por el juzgado de Infantes contra Primo Gómez Ortiz por el delito de asesinato, siendo condenado a quince años de presidio[5]. Se utilizaba la figura del jurado puro, formado por 12 personas ajenas al sistema judicial, frente al mixto, que mezclaba a juristas con legos en la materia. Sus miembros debían cumplir varias condiciones: ser mayor de 30 años, saber leer y escribir, ser cabeza de familia y vecino del término municipal al menos cuatro años, por lo que solían formarlo los mayores contribuyentes del partido, estando excluidas las mujeres. Emitían su veredicto por mayoría, encargándose los magistrados de dictar sentencia.

(continuará)

 


[1] La Esperanza, 25 de abril de 1860; Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, 6 de junio de 1862, La Discusión, 19 de agosto de 1862.

[2] José Roncero Antequera nació el 1 de agosto de 1873 y se casó el 4 de septiembre de1898 (Archivo Parroquial de Manzanares, libro de nacimientos nº 49, p. 377 y libro de matrimonios nº 21, p. 56).

[3] Diario de la Mancha, 27 y 28 de junio de 1910; El Imparcial, 27 de junio de 1910.

[4] El Pueblo Manchego, 15 de febrero de 1911.

[5] Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, 29 de abril de 1889, El Eco de Daimiel, 15 de mayo de 1889.

NUESTRO PATRIMONIO OLVIDADO

Francisco Nieto, con estudios en arquitectura e ingeniería de edificación ha estudiado el actual estado de la fábrica de harinas y pone el acento en el estado de ruina en el que se encuentra actualmente. ¿Nos preocupamos por nuestro patrimonio arquitectónico?

La Fábrica de Harinas tuvo una época gloriosa de un tiempo a esta parte, parece que nos hemos olvidado de ella, pasamos por delante sin mirarla, como si su sola presencia fuera invisible. Se ha quedado relegada al abandono, al olvido y parece estar condenada a su desaparición. Ha sido una de las más importantes fábricas de molturación de grano de España. En sus más de tres mil metros cuadrados de edificio se albergaban las máquinas más modernas del siglo pasado. Estaba formada por tres edificios: el almacén (o silo) donde se depositaba el grano, el edificio principal, que era la fábrica propiamente dicha, y los hornos.

Su funcionamiento se extendió hasta 1974, superando todos los altibajos históricos y sociales de nuestra historia reciente. Cuando la situación en el país parecía encontrar la tranquilidad, permitimos que nuestra fábrica se viniera abajo. Desde entonces, ha pasado por un espolio, en el que hemos perdido toda su maquinaria, las herramientas, su elegancia… su historia; culminando, poco a poco,  en un estado de ruina casi total.

La hemos olvidado, la hemos hecho invisible y el paso del tiempo está pudiendo con ella: está vieja, castigada por las inclemencias del tiempo; las cubiertas de madera estropeadas o las ventanas sin cristales permiten la entrada de la lluvia y de palomas que anidan en su interior; un silo que está lleno de palomina en vez de grano; los alrededores cubiertos de vegetación y maleza; las construcciones anexas derruidas y los elementos metálicos oxidados.

Habría que darle la importancia patrimonial que se merece y apostar por ella para, al menos y otorgarle su plenitud con alguna actividad que la devolviese a la vida. ¿No se nos ocurre una mejor función que la de ser almacén de materiales de construcción?

Parémonos frente a ella, cerremos los ojos e imaginemos su época gloriosa. ¿No querríamos volver a verla así de nuevo?

EL PATRIMONIO, ECO DE LA HISTORIA

Diego Peris, el que fuera Viceconsejero de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, hace un bosquejo del origen e historia de la Fábrica de Harinas.

Ya a mediados del siglo XIX Madoz señalaba la existencia de cuatro molinos de agua y hablaba del rio Azuer en Manzanares como lugar de sus molinos. En entornos próximos a los ríos surgen las nuevas instalaciones sustituyendo las antiguas y mejorando la producción

Diferentes localidades acogían fábricas de especial importancia: Campo de Criptana, La Solana, Villanueva de los Infantes y Manzanares entre otros. En la provincia de Ciudad Real, un edificio de singular interés era la Fábrica de Ayala y Juan de Manzanares en una zona próxima al río Azuer que hace suponer la existencia previa de un molino harinero. Un edificio de planta rectangular y tres alturas con fachada de ladrillo visto y huecos regulares en su composición. La ornamentación de la fachada, tanto en recercado de huecos como sobre todo en el elemento de cornisa y peto de cubierta, dan al conjunto un carácter noble.

La fábrica de harinas de Manzanares se levanta en un solar de 13.067 metros cuadrados que, en 1900, daba trabajo a 170 trabajadores. Una localización peculiar con diferentes edificios interesantes en su entorno próximo. Una posibilidad de recuperar no sólo el edificio sino un espacio urbano importante.

REPARACIONES URGENTES

Perdido sus usos iniciales es necesario pensar en su posible reutilización. Un edificio de planta sencilla con huecos en todo su perímetro que puede tener utilizaciones y funciones diversas que permitan la necesaria inversión para su rehabilitación y, sobre todo, su futuro mantenimiento.

Una primera y urgente actuación es la de garantizar su conservación evitando su deterioro que hace más difícil y costosa su recuperación.

Pequeñas inversiones deben asegurar el estado de sus cubiertas y cerramientos para permitir una recuperación global en su momento. Y en un horizonte próximo pensar en sus nueva funciones e iniciar un proyecto de rehabilitación integral para el conjunto. Un edificio que merece una actuación de rehabilitación para devolver la vida a una arquitectura que ha sido parte importante de la sociedad y de la memoria de la ciudad.

DEL CONFLICTO POLÍTICO A LAS ALTERNATIVAS RESIDENCIAL O CULTURAL

El arquitecto local Diego Gallego centra su atención en los conflictos de ámbito político que el emblemático edificio ha generado.  Hace dos legislaturas, el Ayuntamiento de Manzanares con gobierno municipal del PP, adquirió la Fábrica de Harinas, un edificio que incomprensiblemente todavía no ha sido declarado Bien de Interés Cultural. En la pasada, ya gobernando el PSOE, se acometió el arreglo de la cubierta del edificio principal, que se encontraba en muy mal estado. En la presente, no se sabe a ciencia cierta si se va a realizar alguna nueva obra en ese conjunto de edificios, y a que uso se destinaría..

En los programas electorales de las pasadas elecciones, no hubo apenas referencias ni propuestas relacionadas con ese excelente ejemplar de arquitectura  industrial de principios del siglo XX. El partido socialista hacía una tibia mención a estudiar la viabilidad de la idea de implantar el Museo de la Ciencia, conforme a la aportación del tristemente desaparecido, Julián Gómez Cambronero. Los populares, incluían integrar el edificio en un conjunto  de ocio y esparcimiento con la Pérgola y las zonas anexas, mientras que UCIN planteaba la opción de redactar un Plan Director para su rehabilitación.

Lo que parece evidente es que nadie tiene muy claro que hacer con la Fábrica de Harinas.

Y no deja de ser sorprendente, porque además de ser un edificio de gran nivel arquitectónico, tiene una estratégica ubicación y se puede considerar por sus condiciones de plantas exentas y gran contenedor, que es adaptable a casi cualquier uso que pueda concebirse. Podría alojar una residencia de mayores, un hotel, un museo, un centro cultural, de ocio, administrativo, o lo que en un momento determinado sea  necesario en la población.

Sin embargo, el mantenerlo en estado de abandono hace que se deteriore aceleradamente su estado dejando una mala imagen y dando la sensación de que no somos capaces de cuidar y proteger un inmueble venerable, del que se ocupan como ejemplar  todos los tratados de arquitectura industrial publicados en nuestra región.

Teodoro Sánchez-Migallón Jiménez, propietario del estudio Arquifolk, de Manzanares considera que es necesario generar el acuerdo de conservar el patrimonio industrial del Manzanares,  liberando los grandes espacios adyacentes al edificio principal de la Fábrica, creando zonas verdes y espacios abiertos de uso público. Los usos posibles son muy variados: del original uso industrial al público, dotacional, comercial, educativo, residencial público, privado, espectáculos, ocio, hospedaje, cultural, administrativo, mercado.

 No faltan las referencias próximas que pueden inspirar exitosos proyectos para este edificio que, por fortuna, es propiedad de todo el pueblo de Manzanares: Centro de artes de vanguardia la Neo mudéjar de Madrid, el Centro Cultural CSA La Tabacalera de Lavapiés, Hotel San Juan de los Reyes de Toledo, La Harinera de Pedro Muñoz, hoy museo y centro de divulgación cultural o la Fábrica de Harinas Fontecha de Albacete hoy palacio gubernamental. 

Por sus alturas y proporciones el espacio que alberga el edificio, sobre todo, en su planta baja se adecua a espacios representativos, teatro, cine, salas de ensayo o de exposiciones, o también salones de actos.

Subdividir estas salas en dependencias menores obtendría ámbitos desproporcionados, por  las grandes ventanas y alturas. Los espacios diáfanos, son flexibles y alternativos, sirven para exponer arte de gran formato, y para realizar representaciones. Las dos plantas superiores, serían susceptibles de dividirse en cuatro salas de 150 m2, para usos administrativos, incluso comerciales, talleres de artesanía, o salas de usos múltiples, según necesidades.

Sánchez Migallón considera que la intervención más necesaria sería la demolición de los silos en ruinas y demás dependencias de menor calidad, para dar mayor relevancia al edifico principal.

EL PROBLEMA DE LA FINANCIACIÓN.

Pero hay otras opciones más baratas, conservarlo como ruina patrimonial o como centro de interpretación de la Industria harinera de principios del siglo XX, con mínima inversión, o reorganizar en un solo edificio la mayoría de las dependencias municipales dispersas por el municipio, con un gran ahorro de costes.

Está claro que se trata de intervenir en uno de los edificios no residenciales de mayor volumen de la población, de gran valor patrimonial, en buen estado, uno de los pocos, junto al Gran Teatro, Castillo, Iglesia parroquial, Mercado de Abastos, de valor histórico.

La Fábrica de Harinas es la de mayor tamaño de la comunidad, y quizás sea el gobierno regional el que deba intervenir sobre ella, dándole un uso comarcal, al igual que los planes regionales para rehabilitar un edificio histórico como hospedería, en cada provincia, para reactivar el sector turístico, dotando a comarcas deficientes de este servicio. 

José Antonio Rincón Quesada, de JARQ arquitectos, tuvo la oportunidad de visitar este conjunto industrial del siglo XIX recientemente y no le decepcionó. Si la fachada exterior impone por su rotundidad, el interior impresiona por su esbeltez. Existe una tensión que se percibe por el contraste existente entre la robustez de los sólidos muros de la envolvente del edifico principal y la delicada estructura interior de acero pero ambas poseen la misma coherencia en la racionalidad del planteamiento de cada uno de los elementos de los que consta.

En primer lugar, existe una inadecuación funcional de un edifico que fue concebido para un uso para el que ya no es necesario. Debe producirse el cambio de un uso previo (industrial) para adaptarlo a otro nuevo. La propia configuración flexible de su estructura original facilitará esta adaptación. Pero el principal problema al que debemos enfrentarnos es determinar un uso para que sea útil y que dé respuesta a las necesidades de los manzanareños. Por tanto, el punto de partida es preguntarnos que necesita Manzanares en este momento o en el futuro o que aspectos necesitan ser solucionados para mejorar la vida de los ciudadanos.

La originalidad de la propuesta de Rincón es que el uso que se le dé al edificio no tiene por qué ser un uso específico sino que puede ser mixto, es más, debe serlo porque es un conjunto de edificios de más de 7.000 m2 construidos y Manzanares no posee una demanda tan grande de espacios de una única categoría. Existen usos compatibles como el cultural y el educativo, el deportivo, el ocio y la hostelería o el comercial.

De hecho, la inversión necesaria para rehabilitar la Fábrica de Harinas es muy elevada para un municipio del tamaño mediano como Manzanares y supone un esfuerzo económico enorme. Rincón, como Sánchez Migallón, considera que el proyecto requiere la implicación de diferentes administraciones y añade  debería recibir también el apoyo de inversión privada.

INCORPORACIÓN URBANÍSTICA

El nuevo uso al que será destinada la Fábrica de Harinas debe suponer un reto muy importante y trascendental para Manzanares. Este hecho debe reflejarse sobre el urbanismo del municipio.

La propia ubicación en la que se encuentra, al principio del Paseo Príncipe de Asturias puede suponer una magnífica oportunidad de dotar de unidad al paseo. Podría generar y potenciar un eje urbano verde y peatonal que comienza en la Fábrica Harinas y que alberga a largo de su recorrido  diferentes elementos dotacionales como el kiosco de la música, la sala de conciertos “La Pérgola”, zonas de juegos infantiles, los bares del paseo y que termine en el recinto ferial del FERCAM. Es una oportunidad dotar de sentido y unidad al eje del Paseo del Rio con un comienzo y un final claramente definidos.

A una escala más pequeña el edifico debe relacionarse con su entorno más próximo que es el parque de los músicos, el propio paseo Príncipe de Asturias y el rio Azuer.  Se podría concebir un espacio semipúblico que albergue usos mixtos, públicos y privados, adaptar y ajardinar los espacios libres del conjunto entre los edificios de la Fábrica de Harinas para que se puedan recorrer por su  interior y acercarlos a la gente facilitando accesos peatonales desde el espacio público exterior.

LA ARQUITECTURA EFÍMERA, UNA POSIBILIDAD REALISTA

Carlos Sánchez Jiménez ,  es arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de  la Universidad de Alcalá de Henares y pertenece al colectivo creativo Cometas de Piedra. Especializado en arquitectura efímera por la Universidad Politécnica de Madrid,  Trabaja en un máster cuyo proyecto central se titula “Acciones efímeras para recuperar espacios olvidados” aplicado a La Fábrica de Harinas de Manzanares, incluido en la Lista Roja del Patrimonio por el abandono que sufre y que hace más posible su desaparición en silencio.

Carlos Sánchez considera que se trata de un conjunto de gran complejidad; de modo que para abordarlo sería necesario actuar por partes y en etapas ordenadas. No hace falta habilitar el complejo entero de primeras, ya que sería muy costoso y no habría ninguna prueba de que fuese a funcionar. Además que si se hiciese un megaproyecto así, sin etapas, sería como si aterrizase un ovni y quedase totalmente desconocido y desconectado de la población y de sus necesidades. Por eso considera que la arquitectura efímera es la mejor alternativa para empezar a retomar este edificio. Se trata de utilizar técnicas que son totalmente respetuosas con el patrimonio, ya que no dejan huella. Además permite ir por partes y con presupuestos muy reducidos que no impiden que se generen potentes emociones y sentimientos en la población. Arquitectura efímera también es arquitectura participativa, por lo que el pueblo no es un mero espectador sino que puede tomar parte ya sea comunicando sus ideas o teniendo la posibilidad de transformar y construir esos nuevos espacios. El objetivo principal del proyecto que está desarrollando es darle visibilidad a este conjunto histórico, recuperando su posición dentro de nuestro valioso patrimonio y llamar la atención no sólo en nuestra población sino en la región y no solo conseguir salvarlo de la lista roja sino conseguir que la gente empiece a soñar o imaginar.

DEBATE ABIERTO

Un debate profundo se necesita para darle un uso a este edificio y decidir la inversión a futuro que significa su puesta en marcha. De momento al menos estamos invitados a disfrutar con su altiva presencia, recordando a los panaderos y obreros que sacaban los costales de harina de sus entrañas, en una floreciente y emprendedora Manzanares del primer tercio del siglo XX, origen de la estructura socio-económica actual, de la que debemos ser dignos herederos, y no olvidar, aunque hayan pasado cien años.

 

 

África Crespo

www.amacrema.com

Estas navidades he recibido una visita muy especial. Mi amiga Celia y su hijo Raúl decidieron hacer las maletas y venirse a pasar unos días a la Mancha y así alejarse del bullicio de Madrid. Se hospedaron en el Parador de Manzanares. Tuvieron nuestro pueblo de referencia porque yo vivo aquí. Y vinieron sin planes, a lo que surgiera. Yo me volqué en hacerles de su estancia lo más agradable posible.

Llegaron a la hora de comer y no dudé en llevarlos al Castillo de Pilas Bonas. Me pareció que era el lugar perfecto para que comenzaran su visita por nuestra ciudad. Se quedaron impresionados con el sitio. Me dijeron que se pensaban que irían a un restaurante llamado Castillo y no a un castillo de verdad. Su camarero, Manu, nos hizo de aquella visita un momento muy especial. Comimos de maravilla platos típicos de nuestra región y después nos enseñó el castillo.

Jamás lo había visto desde la perspectiva histórica que él nos lo mostró. Mis turistas quedaron encantados y yo comencé a enamorarme y a valorar mucho más nuestro castillo. Me quedé mirando la sala donde dicen que estuvo la reina Isabel la Católica como si me encontrar en un plató de cine. Aquello me pareció apasionante. Sabía que estuvo aquí, pero aquel día todo lo vi con otros ojos. Con ojos de turista, una perspectiva que jamás había probado en mi pueblo.

Paseamos después por la calle El Carmen y la calle Mojas. Iba pensando que el pueblo estaba vacío, nadie por las calles. Sin embargo, Raúl y Celia iban disfrutando de la tranquilidad, del canto de los pájaros, del frío de la tarde de diciembre rozando sus mejillas, del aire puro que respiraban y de las formas que hacían las nubes. Esto en Madrid es impensable. Ni aire puro, ni nubes, ni tranquilidad.

Llegamos a la casa de Malpica donde se encuentra el Museo del Queso y el museo de Ignacio Sánchez Mejías. Les fui contando toda la historia que yo me sé, los entresijos de la generación del 27, el porqué de aquel museo. Me di cuenta de que lo iba haciendo con ilusión, con euforia, con júbilo. Todo aquello resumía la historia de mi amado Manzanares.

Quería enseñarles mucho más. Hacer muchas más cosas, pero el tiempo marchaba en nuestra contra. Les mostré con ilusión y nostalgia nuestro convento de las Monjas de Clausura. Desee que no se echara a perder. Lo veía tan bonito…

Fuimos a comprar vino a la tienda de la Cooperativa Jesús del Perdón. Después, a la carrera, llegamos a la casa que Cabrera tiene en la calle Jesús del Perdón a comprar una gran variedad de quesos manchegos. Me encantó el trato que tuvieron con ellos. Probaron todos los quesos sobre los que preguntaron. Les encantaron y a mí me gustó que trataran así a mis turistas.

Siguieron la ruta por Ruidera, Infantes y San Carlos del Valle, de este último aseguraron que era el pueblo más bonito de España. Según su criterio, claro.

Y para acabar con esos días navideños desayunamos churros con chocolate en la cafetería El Temple. Allí leímos varios ejemplares de Siembra, que los propietarios guardan con cuidado sobre el piano. Estaban impresionados.. El lugar les pareció maravilloso, el trato.

Salimos rumbo a Diverinfancia. Un pabellón con decenas de actividades para niños y todo ello gratuito. Llegamos muy pronto y había muy poca gente lo que fue aún mejor. Los niños lo pasaron genial.

Y yo viví aquel viaje como una turista más. Una turista de mi pueblo, del que me he vuelto a enamorar.

Manuel Rodríguez Mazarro

Un día de esos del carnaval pasado, porque después de los de febrero hay otros muchos durante el año, más jugosos y simpáticos, solo con observarnos ya surge el divertimiento, según el humor de cada cual, me surgió tal comentario para “historias de vida”.

Tengo presente una frase de Miguel de Cervantes, que dice: –“La creación es la obra del Todopoderoso” y aquí quedó plasmada con toda amplitud del hecho, la vida terrenal (planeta azul), incluí-dos los cuernos. En fin, complicado y mi cultura no es capaz de asimilar aquellas trenzas y mucho menos los líos mitológicos de los dinosaurios y el bióxido de carbono y los efectos invernadero. En la otra vida o reencarnación, según cada cual, se estilen otras cosas. Hoy, cuernos que no ves, corazón que no siente.

Desde entonces han existí-dos los cuernos, racional o irracional. Los hay de impacto, gran poderío, fuerte arbolado, majestuosos, presumí-dos, somnolientos, mitológicos, dulces, gran testuz, decaí-dos, disciplina-dos, alegres, políticos, meritorios,…

Interesante fue aquello del “becerro de oro”, en tiempos del Éxodo, la idolatría, la que se formaría en el campamento de Aarón adorando al gran macho de oro. Cuando llegó Moisés y vio el desmadre del “pecado”, prende en cólera, rompe las tablas de la ley que le habían entregado. Aquello…me pregunto ¿por qué tenía que ser un becerro?   

Y dicen que el último que se entera es el/la que los lleva puesto, estos días carnaval-eros fueron idóneos, propicios para ponerse mutuamente este disfraz de adornos mentales, obsequio de la misma naturaleza. Asunto delicado, en los tiempos actuales parece más pasadero la infidelidad entre parejas, hoy tenemos más medios de camuflaje y contactos moviliza-dos.

Hubo años en Manzanares que se prohibieron los carnavales, década de 1950. No por asuntos políticos ni tampoco religiosos, se trataba del problema, el intercambio corporal de ejercer las apetencias mutuas, días de –“oler a cuerno quemado”. Como dicen que en carnaval todo pasa…

Llegaban los días de las carnestolendas y el marido se disfrazaba dando rienda suelta a su libertad. La esposa aquello no se le “despintaba”, actuaba con prudencia, ocultaba sus facciones y acudía al lugar donde sabía que se encontraba el conyugue. La mujer pícara ella, daba facilidades, sobrepasada en momentos de intimidad, llegando al punto álgido y el varón se encontró con que la persona con la que había ligado, era su propia esposa. Podía ocurrir lo impensable entre los dos. Tema que nuestros abuelos pueden narrar páginas.  

La infidelidad ha ocurrido siempre. Antes, corrían las noticias como la pólvora. Comenzaban en la misa del alba, continuaba en el mercado de la plaza, los cuchicheos del pueblo se desbordaban y ampliaban. ¡Fulano se ha visto con la fulana!, – se la encontró con el marido de la vecina o viceversa. Habladurías de peluquería o taberna terminaban con la frase: -¡Va!, líos de faldas y cuernos”.

En Manzanares, durante los carnavales hubo uno de estos salones de baile, refugio de amor libre que denominaban de la “puñalá”. Raro era el día, en estos finales de fiesta que, no ocurriera algún percance de dis-putas y líos. Actualmente se le llama “violencia de género y no deja rastro en factura”. Según se mire la curiosa definición, me refiero al “género” y al “rastro”.

 “Tras de cornudo apaleado”, para que veamos que ya en el siglo XVI los había de gran poderío, Giovanni Boccaccio lo personalizó en uno de sus cuentos. La señora se la dio a su marido con el camuflado criado y encima le dieron una buena paliza al amo cornudo.

Delicado es este asunto, esto debe ser como andar como el perro y el gato, buscando el pelo ajeno en las sabanas. Por eso, la moda actual es depilarse o se implantan mechas, el resto todo es selva.

Por quitar importancia a la misteriosa infidelidad, se suele decir: -“De los cuernos, lo que menos importancia tiene es que se acuesten con tu mujer o marido”-. Entre matrimonios, no gusta que nadie ajeno entre en su propiedad y trajine en los cajones del tocador. Aunque hay muchas maneras de llevar cuernos.

El pasaje de la historia es testigo de la cantidad de discusiones, separaciones, abortos,  ruinas, muertes, salida de conventos, que se lo digan a D. Juan Tenorio. En la época medieval, los caballeros cuando iban a las sangrientas luchas , dejaban a sus princesas en los castillos con el cinturón de castidad, el candado echado por si acaso ocurría la impropiedad del descorche.

La naturaleza nos fue describiendo los peligros de la infidelidad entre el hombre y la mujer. La Sagrada Biblia nos narra pasajes misteriosos de temas oscuros.

Con lo hermoso que es un animal con buen armamento frontal, elegante, verlo cabalgar, majestuoso por el campo, no digamos en la época de la “berrea” los disparates que se dirán en su dialecto, todos los humanos tenemos algo de animales, según la teoría de Darwin descendemos del primate y sus monadas. –¡Alguno no se atreve a decir ni muuu!

Los toros y vacas, de los que no me gustaría reencarnarme, aunque los mimen y cuiden. La cantidad de formas y maneras de ver los cuernos ajenos: bizco, cornigordo, cornilargo, cornicojo, zurdo, mocho, acaramelado, astifino, gachos, veleto, astillado, playero, escobillados, mogón, afeitados y mucho más que saben los ganaderos. Hay quien presume de ellos y de llevarlos, con elegancia.

Recuerdo el dicho de un personaje manzanareño. Pregunta: -¿Jaime, cuántos cuernos tienen los toros? Contestación: -¡dos como todo el mundo!- Y cuando Jaime estaba enfadado su contestación era: -¡dos como tu padre!

Desde niño nos enseñaban a jugar cantando y una de estas letras decía: –“caracol, col, col, saca los cuernos al sol, que tu padre y tu madre también los sacó”.

En el lenguaje común de nuestros pueblos han sido cantidad de refranes y frases que hacen alusión al tema, por ejemplo: –“Quien promete amor eterno es porque desconoce los cuernos”.- “Maridos que lejos se ausentan…cornamenta”.- Viejo que con joven casó, vive cabrito o muere cabrón”.- “Los cuernos, duelen al salir, pero ayudan a vivir”.- Bienaventurados los vikingos porque ellos tienen los cuernos postizos”.-

Año Jubilar en Almodóvar, Baeza o Montilla.

Cuando cursé mis estudios de Bachillerato, tuve la suerte de hacerlo en un lugar emblemático donde estuvo ubicada la antigua Universidad de Baeza, nacida en la primera mitad del Siglo XVI,  hasta que fue suprimida en 1824. Sus muros posteriormente fueron el Instituto “Santísima Trinidad”, donde pasé cuatro años formándome a escasos kilómetros de mi pueblo, en una bella ciudad que actualmente goza del título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, donde no sólo dejó huella el célebre poeta D. Antonio Machado, sino también San Juan de Ávila, proclamado Doctor de la Iglesia por el Papa Benedicto XVI en el año 2012.

En recuerdo a este último, la calle donde se sitúa el Instituto (la antigua Universidad antes mencionada), lleva su nombre. ¡ Cuántas veces en su Paraninfo pude contemplar el cuadro que lo representa ¡. Me preguntaba quien podía ser aquella persona que con el paso de los años daba nombre a calles, casas de espiritualidad, parroquias, movimientos, grupos, etc… Y esto concretamente es lo que me ha llevado a indagar en la vida de este Santo manchego  que dejó un gran legado en Baeza, donde  llamado por el Obispo Don Rodrigo López, fundó la Universidad  e hizo posible la introducción de nuevas enseñanzas universitarias y un centro de formación sacerdotal para formar “un clero reformado y reformador”, siendo la de Baeza, la única Universidad de Jaén y quizás en importancia la tercera de Andalucía, después de las de Sevilla y Granada,  alcanzando su máximo esplendor en los siglos XVII y XVIII.

Lo más curioso de esta historia, es que el Santo cuya memoria ensalzo, nació en la provincia de Ciudad Real, más concretamente en Almodóvar del Campo. Dado que el año pasado se cumplió el 450 aniversario de su muerte en Montilla (Córdoba), la Santa Sede concedió a las Diócesis de Ciudad Real, Jaén y Córdoba la declaración del Año Jubilar por San Juan de Ávila, el cual llegará a su fin el 31 de mayo de 2020.

Por ese motivo, son muchas las iniciativas y actividades las que se están llevando a cabo en las citadas Diócesis para ensalzar la figura del Santo en dicho Año Jubilar. Pero… ¿Qué quiere decir “Año Jubilar”: en principio es un año especial para la Iglesia Católica, en el que la Santa Sede ha concedido el poder conseguir gracias espirituales singulares o indulgencias, a los fieles que peregrinen a Almodóvar, Baeza o Montilla, para visitar los lugares donde vivió San Juan de Ávila y cumplan debidamente determinadas condiciones: confesar, comulgar y orar por las  intenciones del Papa.

Os animo a profundizar en la vida de San Juan de Ávila, Patrón del Clero Español, amigo de San Juan de la Cruz, consejero de Santa Teresa de Ávila y conocido como “el Apóstol de Andalucía” por la evangelización que llevó a cabo allí.