grandes-productores-reportaje-SIEMBRA

Grandes productores de vino y aceites, pero pequeños consumidores

Debemos apoyar nuestros productos, el aceite de oliva y el vino. Así apoyaremos nuestra historia, nuestra cultura, nuestra idiosincrasia, nuestra economía y disfrutaremos mucho más de la vida con estos dos productos tan nuestros y tan sanos.

Castilla La Mancha es la primera región productora española y mundial de vino y la segunda de España en Aceite de oliva.

Sin embargo, los castellanomanchegos consumimos aceite de girasol y cerveza por encima de la media nacional, pero vino y aceite de oliva, por debajo.

Consumimos bastante carne, en especial cordero y cabrito, así como carne procesada, y menos platos preparados y menos marisco. También estamos por debajo en hortalizas. Consumimos sal por encima de la media, igual que merluza y bacalao. Esto es lo que dice el Informe sobre Consumo de Alimentación y Bebidas en España durante el año 2018.

 

El consumo en Castilla-La Mancha

En aceite de oliva, el consumo en Castilla-La Mancha está por debajo de la media 9,82 litros/persona/año, la tercera comunidad con el volumen más bajo. En aceite de oliva virgen, el consumo es de 1,25 litros. Pero en Castilla-La Mancha está muy por debajo de la media, en 1,13 litros. Algo similar ocurre con el virgen extra, aunque la diferencia es más acusada ya que la media está en 2,67 litros, en Castilla-La Mancha es de 1,56 litros.

En girasol, el consumo está por encima de la media, ya que está en 3,78 litros por persona y año y aquí consumimos 3,83 litros por persona.

El consumo per cápita de vino en la región es también más bajo que la media. La media nacional de todo tipo de vinos (vinos tranquilos con DOP, vinos espumosos (incluido Cava) y gasificados con DOP, resto vinos con DOP (vinos de aguja, vinos de licor, otros vinos con DOP), vinos con IGP, vinos sin DOP / IGP, está en 7,89 litros por persona y año. La región consume 5,94 litros, dos litros menos por persona y año que la media nacional. Las Comunidades con mayor consumo son Baleares, Cataluña y Asturias. Asturias con prácticamente nada de producción, Baleares algo más, pero poco. Aunque el consumo mayor de Baleares y Cataluña yo lo doy por el turismo.

Por lo que respecta a la cerveza, el consumo per cápita de cerveza en España es de 18,14 litros por persona y año. En Castilla-La Mancha está entre las comunidades que más consumen con 20,51 litros por persona.

También es muy importante el consumo de la región en bebidas refrescantes ya que mientras la media está en 39,72 litros por persona y año en Castilla-La Mancha el consumo es de 51,68 litros, de hecho, es la región que más consume.

Dejando aparte ya los datos, vemos que, en cuanto a vino, somos de las regiones que menos consumimos, sin embargo, cerveza somos de las que más.

Siempre he dicho que muchos agricultores se quejan del precio de la uva (No sin razón a veces) pero en el bar mientras se toman unas cañas de cerveza.

Debemos aumentar el consumo, es vergonzoso que desde casi cualquier región nos digan que consumen más que nosotros. Nos hemos dedicado, con gran éxito, a exportar a todo el mundo nuestro vino, pero nos hemos olvidarlo de potenciarlo en casa

Tenemos la gran suerte de tener un producto que se adapta a cualquier tiempo y ocasión, nos falta creérnoslo. En invierno no hay color, cualquier vino es mejor que una cerveza. En verano hay grandes sustitutos de la cerveza, como el tinto de verano, o los mostos parcialmente fermentados, si son con burbujas mejor. Aquí tenemos, en Manzanares Poetica, el vino de Yuntero que se adapta perfectamente al verano. Un espumoso muy frio, un vino blanco afrutado, como digo, tenemos con qué sustituir a otras bebidas

Nunca una cerveza nos va a dar la variedad y cantidad de aromas, sabores, colores y sensaciones que nos da un vino.

Debemos apoyar nuestros productos, el aceite de oliva y el vino. Así apoyaremos nuestra historia, nuestra cultura, nuestra idiosincrasia, nuestra economía y disfrutaremos mucho más de la vida con estos dos productos tan nuestros y tan sanos.

 

¿De qué depende el precio de los productos del campo?

Ocho de la mañana de un día de diciembre. Las siembras están despuntando debajo de las nieblas que desde Daimiel se extienden por toda la vega del Azuer hasta La Solana. El agricultor mira al cielo con la esperanza de que sea un buen año; de que llueva cuando tiene que llover y de que Dios las libre de pedriscos y heladas a destiempo. Pero en una amplia sala de uno de los edificios de Nuevos Ministerios ya se está hablando del precio del cereal para la próxima campaña. Juan Manuel Jiménez Castro se despereza con un café de máquina y charla con su colega de una de las cooperativas más grandes de Castilla y León. Tendrá que decidir cómo vender el stock de este año porque el precio parece que va a la baja. Los técnicos del Ministerio de Agricultura despliegan sobre la gran pantalla un mapa tras otro. Buena año de Maíz en Iowa, Illinois, Indiana y Nebraska; las multinacionales tirarán los precios. Se esperan contenedores repletos en los puertos del Atlántico y los agresivos vendedores de las empresas estadounidenses no van a esperar que el grano se les haga palomitas esperando bajo el sol del puerto. Mal asunto. Trigo. Habrá demanda por la sequía en Europa. Poco trigo ucraniano así que las lonjas de nuestra zona las ven felices; además la subida del maíz en la bolsa de Chicago hace un efecto arrastre y todo el trigo de los puertos será más caro.

 

SI HABLA TRUMP, SUBE EL PAN

No, no es una frase hecha ni una metáfora: la guerra comercial con China traerá sus consecuencias. Si China no le puede vender su cereal a Estados Unidos o Canadá inundará el mercado europeo y las empresas compradoras se irán a comparar a puertos. Ha bajado la gasolina, el transporte les sale a cuenta.

Los tiempos han cambiado mucho desde que nuestros abuelos, hoz en mano, segaban bajo el ardiente sol y luego llenaban los carros con los apretados haces de doradas espigas. En las eras, el juego preferido de los niños era subirse a las trillas que separaban el grano de la paja antes de aventar mientras las madres les prevenían histéricas de lo peligroso de esta especie de parkour rural. Ahora el agricultor mira al cielo pero también consulta “porcinews.com” o “agrinews.com” o escucha los programas de radio donde se informa de los precios de las lonjas o de los precios de referencia del trigo, la cebada, el centeno o la colza.

Tres de la tarde. Juan Manuel Jiménez vuelve a su oficina en Yuntero. Antes de abandonar la A4 ya ha tomado la decisión de llevar una política de ventas conservadora y por lotes. La prudencia ante todo. No se olvida de que su empresa es una cooperativa, que aunque se rige por criterios empresariales, al final está al servicio de sus cooperativistas. Atraviesa las amplias salas de juntas que más tienen que ver con el aspecto de una empresa multinacional (iluminación indirecta, madreas nobles, moderna decoración) que con la antigua idea de las bodegas manchegas en cuyos lagares se amontonaba la uva airén de viñas de secano. Tecnificación, especialización, buen producto y marketing. Ya en su despacho, habla con Siembra y nos cuenta de qué depende el precio de los productos agrícolas. Es lo que hemos venido a preguntarle.

El responsable del Departamento de Servicios y Productos Agrarios de la Cooperativa Nuestro Padre Jesús del Perdón nos cuenta que la cooperativa, lejos de ser simplemente la bodega que produce y comercializa vino en diferentes marcas, también se dedica a la venta de todo tipo de productos agrícolas (abonos, fitosanitarios, semilla) así como a la compraventa de cebadas, trigos, guisantes, avena, centeno y oleaginosas. Se hace cuenta de que está en una empresa privada. Al final prima el balance de resultados, así que vive estresado. ¿A qué precio comprar? ¿A qué precio vender? ¿Qué factores se han de tener en cuenta? Cada vez es más complejo y la vez, apasionante.

reportaje-campo-precio-alimentos-3

 

A VUELTAS CON LA GLOBALIZACIÓN

Elberte Van Donkersgoed (asesor de política estratégica de la Federación de Agricultores Cristianos de Ontario, Canadá) con el elocuente título de “Los daños colaterales de la globalización” hacía la siguiente reflexión: cada vez se producen más alimentos con menos recursos y menos personal, de manera más eficiente. En los cuatro años anteriores a 2002 desaparecieron de las estadísticas de Ontario 35.000 trabajadores del campo, convertidas en prescindibles por el progreso tecnológico. Tal avance en productividad debería haber enriquecido el campo de Ontario y debería haber disparado las ganancias de los agricultores, sin embargo, no había señal alguna de esta opulencia entre estos agricultores. Van Donkersgoed expone la única conclusión posible: los beneficios de la productividad del campo se están acumulando en algún otro lugar de la economía. ¿Por qué? Por la globalización […] las grandes empresas usan su poder económico para obtener lo que quieren del campo. Los intercambios voluntarios y el comercio de bienes está dejando paso a una economía rural de control centralizado”

 

CADA QUINCE DÍAS, LA LONJA DE CIUDAD REAL

El agricultor hoy en día es un profesional muy informado porque cada vez mueve más volumen de producto y el almacenista necesita ese producto. El negocio debe resultar ventajoso para ambas partes

Cada quince días se reúne la Lonja de Ciudad Real. En ella están representados todos los intervinientes en la producción y comercialización del cereal en Ciudad Real y en ella se fija el precio de referencia por el que se rigen agricultores, almacenistas y compradores. La preside la cabeza visible de ASAJA y acuden representantes de cooperativas y empresas del sector así como los agricultores que lo deseen siempre que tengan permiso. En FERCAM, la lonja es pública. ¿De qué se habla allí? Se informa de los precios que marcan las principales bolsas europeas y del precio del cereal en los diferentes puertos; se tiene en cuenta la producción, la oferta y la demanda, el precio de los transportes, el margen de almacenaje y se fija por consenso una cantidad. ¿Obligatoria? Obligatorias hay pocas cosas en esta vida. Los vendedores pueden vender a precio de lonja más el margen de almacén o llegar a otros acuerdos con sus clientes, eso sí, siempre con esa referencia como horizonte. Preguntamos a Juanma (así le llama todo el que lo conoce) si existe la especulación. En todos los productos no perecederos se juga con el momento de la venta; no sabemos si a eso se le llama especulación. Un almacenista puede esperar a vender con la esperanza de que a medida que pasen los meses suban los precios. También pueden bajar. Todo comporta un riesgo. Los mismos agricultores eligen el momento en el que se les liquida su producto aunque esté almacenado en las empresas desde el momento de la cosecha. Pueden ganar o pueden perder. En esto cuenta mucho la información de la que se dispone y el conocimiento del negocio. La intuición, la sangre fría, el riesgo que se quiera asumir. El agricultor hoy en día es un profesional muy informado porque cada vez mueve más volumen de producto y el almacenista necesita ese producto. El negocio debe resultar ventajoso para ambas partes.

 

NUESTRO CEREAL, A EXTREMADURA

El cereal que se comercializa en Manzanares suele tener salida a no muchos kilómetros de la zona. No es un producto para la exportación (aunque a veces se exporte a través de multinacionales) como puede suceder con otros productos del campo. De hecho, España es importador de cereales, consume más de los que produce y es de ahí de donde puede venir la mayor competencia y abaratarse más el precio. Quizá depende más de eso que de si ha llovido más o menos ese año. Si Archer Daniels Midland (ADM), Bunge, Cargill y Louis Dreyfus, (conocidas colectivamente como las ABCD) que comparten una importante presencia en los mercados de ciertas materias primas básicas, donde controlan hasta el 90 por ciento del comercio mundial de cereales ponen producto barato en Lisboa, los compradores extremeños para piensos y forrajes se irán a compararlo allí. Si no, comprarán en la Cooperativa Nuestro Padre Jesús del Perdón o en Mercomancha. También sale grano para Sevilla, Toledo o Aragón pero no mucho más allá. Después de todo, por grandes que sean las montañas de grano que vemos en los almacenes del polígono, uno tiene la impresión de que somos un comercio minorista.

 

PERO, ¿HAY AGRICULTORES EN MANZANARES?

De toda la compra de uva de la Cooperativa Nuestro Padre Jesús del Perdón, sólo el 30-40 % viene de Manzanares. El resto vendría de Membrilla y Solana. Se podría decir que la propiedad de la tierra del término municipal de Manzanares solo en un 30 – 40% más o menos es de manzanareños. El resto está en manos de gente de Solana, Membrilla o Daimiel.

Juan Manuel Jiménez cree que existen dos tipos de agricultores en Manzanares. El llamado “de domingo”, que ha heredado la tierra y no cuenta con una gran extensión de ella y la tiene dedicada a un mismo cultivo. Realiza él mismo las labores (o las encarga a un tercero) en su tiempo libre o los fines de semana y la agricultura no es, en general, su principal fuente de ingresos. Luego está el agricultor profesional; éste tiene una gran extensión de tierra en propiedad y la dedica a diferentes cultivos. Está al tanto de los avances tecnológicos e invierte en ellos. También está bien informado de todo lo que en la Administración está relacionado con su actividad: legislación, ayudas, subvenciones… Por eso puede quizá arriesgar con nuevos tipos de cultivos o ir cambiando según le convenga. Es un profesional cada vez mejor preparado y asesorado, con un gran capital y generalmente con gran capacidad adquisitiva o de crédito. Lo que no significa, todo sea dicho, que sea una profesión fácil, exenta de riesgos o menos sacrificada. “¿Es fácil ser agricultor?” -pregunta Siembra- “ bueno, eso depende de qué tipo de agricultor” –responde Juanma- “el campo de hoy está blindado, se necesita mucho dinero para empezar en el negocio. Una hectárea de viña puede valer cuarenta mil euros y hay que invertir mucho en ella para poder rentabilizarla bien” En Manzanares hay pocos agricultores de este segundo si se compara con los pueblos vecinos. Quizá no más de cien. Parar hacerse una idea, de toda la compra de uva de la Cooperativa Nuestro Padre Jesús del Perdón, sólo el 30-40 % viene de Manzanares. El resto vendría de Membrilla y Solana. Se podría decir que la propiedad de la tierra del término municipal de Manzanares solo en un 30 – 40% más o menos es de manzanareños. El resto está en manos de gente de Solana, Membrilla o Daimiel.

Este tipo de agricultor no es el gañancico o el jornalero que pudo ser nuestro abuelo; es un empresario y, por lo tanto, necesita empleados y mano de obra. Lo más seguro es que él sea su mayor y mejor empleado, el que más horas y esfuerzo invierte. Empleado y patrón en una misma persona. Pero necesita más: en ese caso encontrar mano de obra es una tarea bastante difícil. No hay trabajadores españoles que aguanten las condiciones laborales del campo y casi siempre se recurre al trabajador extranjero cuyo rendimiento físico es de muy alto nivel y aquí hay de todo. Frecuentemente recurrir a las Empresas de Trabajo Temporal es la solución más fácil y rápida si no la única. Cuando se le pregunta por las condiciones laborales y de salubridad de estos trabajadores Juan Manuel no puede seguir respondiéndonos: le falta información. “Estando en el campo se ve de todo” lo que sí nos trasmite es que el mundo del campo, como en otros ámbitos, como todo en esta vida, está lleno de buenas y de malas personas pero “lo que abunda mayoritariamente son las buenas personas”

 

DEL CEREAL A LOS PERECEDEROS

¿Quién rige los precios? ¿quién o qué es responsable de su fluctuación?” La respuesta llega rápida: la ley de la oferta y la demanda

No hay que caminar muchos metros para ir desde la Cooperativa a Mercomancha. Antonio Atienza Imedio, su Director Gerente, también tiene aspecto de estar estresado. Los remolques entran y salen de las instalaciones sin cesar, el teléfono le suena cada cinco minutos, llamadas que él va discriminando según su importancia delante de nosotros. Hablamos mucho, aprendemos muchas cosas. ¿Hay tiempo para fotos? Si. ¿de ver las instalaciones? Si es rápido… Desde 1983 comercializan cereales y otras leguminosas pero de Mercomancha todo el mundo sabe que es el gran proveedor de melones y sandías de Mercadona. No sólo compra a terceros sino que también produce. Tiene más de 70 trabajadores en plantilla sin contar con los trabajadores exclusivos de las labores agrícolas de sus explotaciones. Antonio ronda los cuarenta años así nos puede dar una versión muy actualizada de lo que es el mundo de la agricultura hoy en día.

Aunque hablamos ampliamente del cereal, las conclusiones no son muy diferentes a lo que ya nos ha contado Juan Manuel. Antonio puede enseñarnos mucho del mundo del perecedero. Siembra: “normalmente oímos en televisión, incluso en nuestro entorno quejarse del precio que se paga al agricultor por el producto, ¿quién rige los precios? ¿quién o qué es responsable de su fluctuación?” La respuesta llega rápida: la ley de la oferta y la demanda. En el caso de la viña (ya Siembra se informó por otros cauces) es verdad que los grandes compradores (tipo Félix Solís) marcan la pauta en función de la producción de la campaña y sus previsiones de venta. Han trabajado todo el invierno para abrir mercados nacionales pero sobre todo internacionales y más o menos saben cuanto producto pueden colocar y cuánto pueden invertir en la materia prima. Las demás bodegas van un poco “a remolque”, nunca mejor dicho. En el caso del melón, como en otros productos perecederos y no perecederos, también existe una lonja y el precio fluctúa día a día a lo largo de la campaña. En esto no puede haber especulación porque ni almacenistas ni productores pueden guardar el producto así que se depende claramente de cuántos melones o sandías se producen y las ganas de comer melón que tenga la gente que compra en un supermercado. ¿La importación influye? Este producto en época de verano esta temporada es muy específico por lo que la importación no es una competencia. Mercomancha, por ejemplo, exporta a Francia, Polonia y Alemania y el resto de empresas del sector también.

reportaje-campo-precio-alimentos-1

La especificidad de Mercomancha es que es el principal proveedor del producto para Mercadona desde hace 26 años. Antonio nos describe esta relación mercantil como una relación en la que todos ganan pero también incluye al agricultor porque también necesitan de su producto, lo que hace que en muchas ocasiones exista competencia entre almacenistas y se compre por encima de lonja.

¿LARGA VIDA AL MELÓN?

Quizá la tenga más larga la sandía. El melón es susceptible de contraer enfermedades como el de Nueva Delhi. La sandía es más resistente. De hecho, lo que pocos saben es que lo que lo que va a la tierra es la planta de la calabaza, muy resistente, a la que luego se le injerta la sandía. En los últimos años se está observando una tendencia de los agricultores a sustituir el melón por las sandías ya que aproximadamente 1 hectárea de melón genera unas 40.000 melones comerciales y 1 hectárea de sandía genera unas 80.000 sandías comerciales. Es de suponer que subirá, por tanto, en un futuro, el precio del melón, esto es así.

reportaje-campo-precio-alimentos-2

 

Pedro Lozano Martín Buro
Jesús Villegas Cano

temporeros-reportaje-SIEMBRA

TEMPOREROS

Las faenas de recolección agrícola, que en nuestra zona tradicionalmente las realizaban gentes de la propia localidad o de pueblos próximos, con el apoyo de temporeros procedentes de otras regiones de España, ahora, en más de un 80 % las hacen inmigrantes magrebíes, subsaharianos, rumanos y sudamericanos.

No han pasado demasiados años, quizás 30 o 40, y sin embargo, nos cuesta recordar que muchos paisanos nuestros cogían cada verano el tren, abarrotado de temporeros andaluces, para ir a vendimiar a Francia, donde, aunque se trabajaba duro, se pagaban salarios más altos que los que se acostumbraban a cobrar por aquí.

Las faenas de recolección agrícola, que en nuestra zona tradicionalmente las realizaban gentes de la propia localidad o de pueblos próximos, con el apoyo de temporeros procedentes de otras regiones de España, ahora, en más de un 80 % las hacen inmigrantes magrebíes, subsaharianos, rumanos y sudamericanos.

Son personas que además de la vendimia, acuden a trabajar a las campañas del ajo y del melón que precisan bastante mano de obra los meses de verano, y es en estos meses de climatología extrema cuando notamos su presencia, aunque están alojados en las fincas donde trabajan, en campamentos o en naves utilizadas para esa finalidad.

Su actividad está regulada por el Convenio para el sector agrario de la provincia de Ciudad Real, que determina la jornada laboral, los descansos y los salarios. Obliga a tener un contrato por escrito y poner al día en la Seguridad Social a todos los trabajadores contratados. También se exige que el desplazamiento al lugar del trabajo sea compensado o facilitado por el empleador, igual que las herramientas necesarias, siendo el trabajador responsable del buen uso de ellas.

Sin embargo, el Convenio provincial no incluye, como si lo hacen otros convenios en España, la obligación del empleador de proporcionar un alojamiento en condiciones dignas a los trabajadores temporeros.

Esta omisión, que debería corregirse en los próximos años, da lugar a que una gran parte de estos trabajadores vivan el tiempo que permanecen en nuestra provincia, en alojamientos muy precarios, casas ruinosas abandonadas, naves inadecuadas, o hacinados en campamentos de chabolas sin agua potable, electricidad, ni servicios sanitarios.

Evitar que se produzcan esas situaciones de alojamientos ilegales, inseguros e insalubres, es competencia de los ayuntamientos, que deben tener control de las condiciones de habitabilidad de cualquier asentamiento que se localice en su término municipal. No se puede mirar para otro lado para no molestar a una parte del sector agrario que se nutre de trabajadores que malviven de ese modo.

Pero sin duda, además de la precariedad en el alojamiento, la situación más grave y censurable que afecta a estas personas, que acuden muy lejos de su lugar de origen a ganarse su sustento y ayudar a sus familias, es la intervención de intermediarios o subcontratistas, que proporcionan los trabajadores que precisan a algunos de los empresarios agrícolas, y que utilizando abusos y prácticas de corte mafioso, se quedan con una parte importante de los salarios. Quizás los empleadores no sepan realmente o no quieran saber lo que hay detrás de esta modalidad de explotación laboral, pero desdeluego, no están exentos de responsabilidad, y deberían ser los primeros interesados en impedir ese sistema de contrataciones, que conlleva una vulneración de los derechos de los trabajadores .

Sindicatos y asociaciones agrarias, Inspección de trabajo, Ayuntamientos y Organizaciones que atienden y asesoran a estas personas, actuando coordinadamente, deben impedir que continúen produciéndose abusos como los descritos, y procurar garantizar a los trabajadores temporeros el alojamiento con las condiciones de vida adecuadas y de descanso dignas.

Estamos en el Siglo XXI, en la Unión Europea, y debemos por todos los medios evitar que sigan dándose situaciones laborales y condiciones de alojamiento más propias del siglo XIX, y peores que las que soportaron los vendimiadores españoles en Francia, en la segunda mitad del siglo pasado.

 

Diego R. Gallego Fdez-Pacheco
Director de Cáritas Interparroquial de Manzanares

AGUSTIN MIRANDA ENTREVISTA SIEMBRA

El punto de vista de los agricultores: Agustín Miranda Sotillos, Gerente de ASAJA Ciudad Real

“Estamos estudiando la forma de construcción de los precios, que deben comenzar a crearse desde el coste del producto y de ahí en adelante. Sin embargo, ahora los precios se establecen a la inversa, desde el último eslabón de la cadena hacia abajo, originando que muchas veces los productos agrícolas y/o ganaderos se vendieran a pérdidas”  

 

¿Exactamente cuál es la labor y las funciones del Sindicato ASAJA.?

La función de una organización agraria viene recogida en sus estatutos, siendo la principal la defensa de los intereses de los agricultores y ganaderos ante terceros, como son las empresas privadas y las administraciones. Además, trabajamos por la mejora las condiciones laborales de los agricultores y ganaderos y por conseguir lograr una integración del sector, mejorando su imagen ante la sociedad. 

 

¿Cuál es el número de manzanareños asociados a su sindicato? ¿Cuál es la tendencia de la afiliación? ¿creciente? ¿decreciente? ¿por qué?

La presencia de ASAJA en Manzanares es muy amplia, desde los comienzos de nuestra organización a finales de los años 70 con la libertad de asociacionismo en España y, en nuestro caso, del sector agrario.  Durante estos largos años, nuestra organización ha ido adaptándose a los cambios que se han producido en el campo y en nuestra sociedad. Hay que reconocer que la estructura de la sociedad no es la misma que hace 40 años y que los medios de producción y las exigencias no son las mismas.  Antes imperaba la necesidad de producir para el abastecimiento de la población, y ahora la sociedad nos pide que les demos alimentos seguros, de calidad, que sean respetuosos con el medio ambiente,… para, de esta forma, dejar a nuestros herederos un patrimonio rural que pertenece a todos.  

Estos cambios han llevado a modificar la estructurar social. El sector agrario ha pasado de representar el 13% de la población activa en España, a estar ahora en una cifra del 5%. En nuestros pueblos esta proporción es superior, siendo clave en la creación de riqueza. ASAJA es la principal organización agraria en Manzanares y en Ciudad Real, estando afiliados a ella más del 60 % de los agricultores profesionales cuyas explotaciones suman más de 70% de la superficie agraria. 

 

Precio de los productos: ¿Cómo intervienen como sindicato en la determinación del precio, por ejemplo del cereal? ¿Pueden luchar contra los eslabones fuertes de la cadena alimentaria?

Como hemos comentado en las preguntas previas, la organización está para la defensa de los intereses de los agricultores y ganaderos, particularmente los de nuestra provincia.  Cuando nuestros productos tienen bajos precios y los agricultores se quejan de esta situación ASAJA tiene la obligación de denunciarla ante quien corresponda. No nos quedamos en este apartado, también participamos desde nuestros comienzos a fomentar formas de colectivas para defender mejor nuestros productos, y de ahí que Ciudad Real sea una de las provincias con más cooperativas de España.  Esto ha servido para agrupar la oferta en un mercado que cada vez es más competitivo, donde hay menos operadores debido a las grandes superficies de mercado, que tienen un gran peso a la hora de marcar los precios. 

También hemos trabajado mucho para que nuestros productos no se vendan a pérdidas, que nos paguen en unos plazos determinados o en la comercialización de nuestros productos. En este apartado quiero detenerme para hablar del importante papel que hemos realizado en tres puntos. El primero, la creación de las lonjas de Ciudad Real, a mediados de los 90, para dar una trasparencia a los mercados y que los agricultores pudieran tener una herramienta fiable, transparente y rápida, donde poder conocer estos productos. Hay que destacar la importancia de las lonjas de cereales, ovino, melones y sandias y carne de caza, que son referente en todo el territorio nacional por el buen hacer de sus participantes. El segundo punto es la participación de ASAJA en las Interprofesionales como medio de unir a todo el sector participativo para potenciar los cultivos en los que se han creado estas Interprofesionales, recordando su trabajo de crear una buena imagen de nuestros productos y ayudar a abrir nuevos mercados a través de las campañas que se realizan. En Ciudad Real participamos directamente tres de ellas destacando las del aceite, caza y hortícolas de melón y sandias, presididas por los miembros directivos de ASAJA, mostrando su compromiso con el sector al que representamos. El tercer punto de trabajo ha sido la modificación de las normativas y, entre ellas, la más importante que se ha conseguido es la de la “cadena alimentaria”. Se ha logrado que los productos perecederos se paguen a los 30 días de la entrega de los productos. Asunto esencial porque hemos conseguido ponernos a la misma altura que las grandes empresas, que antes imponían sus normas. Ahora los agricultores reciben el pago de sus productos en unos plazos razonables y ajustados. 

 

¿Cuál es el perfil del Agricultor de hoy día? ¿Cuántos hay en Manzanares? ¿Cómo ven la situación de estos empresarios, hoy día?

El agricultor ha cambiado al igual que ha cambiado la sociedad, como no podría ser de otra forma, produciendo lo que ésta demanda y en las condiciones que demanda. Cada día, la agricultura se va concentrando, desapareciendo las explotaciones minifundistas y dando paso a un agricultor profesional, más preparado y responsable. Es muy difícil cuantificar el número de agricultores en Manzanares al no existir censos públicos de ellos, aunque sí existen datos como los que posee la Agencia Tributaria o la Consejería de Agricultura, obtenidos a través de sus funciones. 

Desde nuestro punto de vista, la situación de los agricultores como empresarios es positiva, llena de nuevos retos y con ganas de dar satisfacciones. Aunque muchas veces nos encontramos con obstáculos que nos ponen las propias Administraciones, con mensajes contradictorios que hacen más difícil nuestro trabajo. 

 

¿Perfil del trabajador del campo ¿Qué número aproximado hay en Manzanares? ¿Cuál es la situación en Manzanares de este perfil de trabajadores? ¿Se respetan sus derechos laborales?

Los trabajadores del campo, y en especial los de Manzanares, han cambiado mucho en las últimas cuatro décadas. Al principio, mayoritariamente el trabajo se realizaba principalmente con mano de obra familiar y trabajadores de la misma localidad o pueblos vecinos, e incluso con estudiantes. De hecho, cuando llegaba la vendimia era como una fiesta en casa del agricultor.  En la actualidad, y sobre todo desde principio del siglo, las formas han cambiado por dos hechos relevantes, la mecanización del campo -principalmente en la vendimia, que ha conseguido que labores de trabajo tan duras como la vendimia se mecanicen- y la falta de mano de obra nacional, debido a la gran demanda de trabajadores en otros sectores y en especial la de la construcción. Todo esto ha hecho que nos encontremos ante unas labores más especializadas, con mayor predominio de la maquinaria y de trabajadores extranjeros, que se han adaptado bien al trabajo de campo. Aunque, en la última década, se ha observado una vuelta de trabajadores nacionales al sector agrario, tanto mano de obra como personas que dirigen explotaciones agrícolas. 

Se suele hablar más de las Empresas de Trabajo Temporal…. ¿Cómo funcionan en el sector agrario? ¿cuáles son las problemáticas? ¿Se mantiene siempre en la legalidad? ¿pagan precios justos?
Las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) son una herramienta más para la estructuración del sistema laboral en el sector agrario. Hay que decir que su implantación en Ciudad Real no es significativa, al menos no como en otros sectores. Puede servir para determinadas explotaciones agrícolas que requieran este servicio por el trabajo y las necesidades de mano de obra específicas. En este sentido, desde ASAJA siempre insistimos en que deben respetar en todo momento la legalidad y cumplir con el Convenio del Campo de la provincia de Ciudad Real, así como con el Estatuto de los Trabajadores, en todos sus términos; incluido el respeto al Salario Mínimo Interprofesional y el control de las jornadas horarias. 

En cuanto a la problemática existente, nos encontramos con dos figuras importantes: las falsas Empresas de Trabajo Temporal, y aquellos trabajadores que son reunidos por un ‘responsable’ que les busca trabajo y recibe el importe de todos para luego repartirlo.  Son prácticas que están fuera de la Ley, siendo responsables esas falsas empresas y, subsidiariamente, los agricultores que las han contratado.   

 

¿Existen problemas de explotación o delictivas de mafias con trabajadores del campo venidos de otros países?

No tenemos constancia directa de que exista esta clase de mafias con trabajadores, pero siempre ha sido nuestra prioridad que los agricultores realicen todas sus actuaciones de forma legal y bajo un buen asesoramiento. ASAJA, en caso de conocer algún caso de estas características lo denunciaría inmediatamente.  Es importante recordar aquí que existen varios medios de denuncia: el trabador de forma directa o bien a través de sus organizaciones sindicales. Desde luego todas esas acciones tendrán nuestro más firme rechazo para que no se den. 

Durante la última vendimia, en CLM de las 85.000 altas que se registraron en el Régimen Agrario de la Seguridad Social entre los meses de septiembre y octubre, el 45% fueron trabajadores extranjeros, tanto de la Unión Europea como de países terceros. Hace cinco años representaban el 25%. (datos de la página de ASAJA) ¿Cuáles fueron esos datos en Manzanares?
Como hemos comentado anteriormente, es difícil dar datos para un municipio en particular de nuestra provincia, pero todos estos datos que comenta se pueden extrapolar a la localidad de Manzanares. 

 

¿Es cierto que los españoles no quieren trabajar en el campo? ¿Por qué?

Como digo, la sociedad en España ha tenido un importante cambio con respecto al campo.  En los años 90, las campañas agrícolas eran muy esperadas, porque suponían una fuente de ingresos adicionales para muchos sectores de la sociedad; era un trabajo temporal seguro. Con la mejora económica y el boom inmobiliario y turístico esa mano de obra, que hasta el momento era fiel al sector, se trasladó a otros sectores porque los salarios eran mucho más elevados. El sector agrícola fue tildado de un trabajo duro y poco remunerado e incluso de tercera clase; el campo pasó a ser la última opción para cualquier trabajador nacional. Como consecuencia, nos vimos en la obligación de mecanizar nuestros campos para suplir la falta de mano de obra y, a la vez, buscar la alternativa en los trabajadores extranjeros, los cuales fueron de gran ayuda para poder realizar nuestras tareas del campo y recoger nuestras cosechas. 

A principios de esta década, con el hundimiento del sector de la construcción, el sector agrícola recuperó su buen nombre y los trabajadores en pena crisis volvieron, también alentados por unos precios medios razonables (entre 1.300 y 1.600 euros/mes) para los empleados eventuales. Fue entonces cuando tuvimos que elegir si seguir trabando con los extranjeros que en los malos tiempos estuvieron con nosotros o si los sustituíamos por los empleados nacionales. Cada agricultor ha dado su respuesta.   

 

¿Qué postura mantiene ASAJA con respecto al funcionamiento del mercado y de los precios en relación, por ejemplo, a las grandes superficies, a los mayoristas, a la importación o a los intermediarios?

Nuestra postura ha sido siempre que existan unas reglas claras y trasparentes, de igual a igual, y sin que los grandes se aprovechen de los pequeños, por eso tenemos dos grandes retos en los que estamos trabajando. Uno es la Ley de la Cadena Alimentaria, donde se parte del principio de que todos los eslabones en la elaboración de un producto deben tener su beneficio establecido, sin que ninguno se aproveche del otro. Y es muchas veces ocurre que mientras en los primeros pasos de la comercialización los agricultores y ganaderos pierden, en los últimos eslabones, las grandes superficies, siempre ganan. 

El segundo punto en el que estamos trabajado es la prohibición de ventas a pérdidas. Para ello estamos estudiando la forma de construcción de los precios, que deben comenzar a crearse desde el coste del producto y de ahí en adelante. Sin embargo, ahora los precios se establecen a la inversa, desde el último eslabón de la cadena hacia abajo, originando que muchas veces los productos agrícolas y/o ganaderos se vendieran a pérdidas.  

 

¿Hay suficiente ayuda institucional, subvenciones, incentivos, etc. al campo y a la agricultura en estos momentos? ¿cuáles son las principales demandas de ASAJA en este sentido?

Más que de si existen ayudas institucionales suficientes para el sector, deberíamos preguntarnos si los precios que tienen nuestros productos son justos para la actividad que realizamos. Esto es lo que realmente nos preocupa a los agricultores y ganaderos. Creemos que más que hablar de ayudas al sector agrario debemos reivindicar tener unos precios justos para no necesitarlas.  También debemos plantearnos qué están dispuestos a pagar los consumidores por esa calidad y garantía de abastecimiento. 

En este sentido, no hay que olvidar que muchas acciones que se realizando en el mundo rural tienen otros aspectos que la sociedad nos demanda, como es el mantenimiento del medio ambiente.  Por ejemplo, en estos momentos estamos viendo cómo la fauna silvestre está atacando nuestros ganados y no podemos hacer nada contra ello, solo quejarnos por los daños que nos causan.

Sobre las ayudas existentes, desde ASAJA venimos reclamando que sean más ágiles y eficientes, transparentes en su gestión y analizar cuales están cumpliendo con sus objetivos y cuales están fallando, creando situaciones de indefensión para los agricultores, poniendo en peligro su esperanza y futuro. 

 

Jornadas Medievales 2018

Sábado 6 de octubre

[ngg_images source=”galleries” container_ids=”13″ display_type=”photocrati-nextgen_basic_thumbnails” override_thumbnail_settings=”0″ thumbnail_width=”240″ thumbnail_height=”160″ thumbnail_crop=”1″ images_per_page=”40″ number_of_columns=”3″ ajax_pagination=”0″ show_all_in_lightbox=”0″ use_imagebrowser_effect=”0″ show_slideshow_link=”0″ slideshow_link_text=”[Mostrar presentación de diapositivas]” order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″]

<<<Pinche en la foto>>>

Manzanares en Blanco y Negro

[ngg_images source=”galleries” container_ids=”2″ display_type=”photocrati-nextgen_basic_thumbnails” override_thumbnail_settings=”0″ thumbnail_width=”240″ thumbnail_height=”160″ thumbnail_crop=”1″ images_per_page=”40″ number_of_columns=”3″ ajax_pagination=”0″ show_all_in_lightbox=”0″ use_imagebrowser_effect=”0″ show_slideshow_link=”0″ slideshow_link_text=”[Mostrar presentación de diapositivas]” order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″]

<<< Pinche en la foto >>>