Jesús Isidro Sánchez de la Blanca Romero Nieva

“Nosotros queremos la conservación del Trono, pero sin camarilla que lo deshonre; queremos la práctica rigurosa de las leyes fundamentales, mejorándolas, sobre todo la electoral y la de imprenta; queremos la rebaja de los impuestos, fundada en una estricta economía; queremos que se respeten en los empleos militares y civiles la antigüedad y los merecimientos; queremos arrancar los pueblos a la centralización que los devora, dándoles la independencia local necesaria para que conserven y aumenten sus intereses propios; y como garantía de todo esto queremos y plantearemos bajo sólidas bases la Milicia Nacional”

Estas líneas forman parte del Manifiesto de Manzanares firmado en 1854, realizado por Antonio Cánovas del Castillo, firmado por el general Leopoldo O’Donnell.

¿De verdad, conocemos en Manzanares el Manifiesto y su transcendencia histórica? ¿Saben cuántas entradas en internet tiene el Manifiesto de Manzanares? Cerca de 28500 entradas de diferentes páginas.

¿Conocemos que en el año …. Hubo una revuelta en nuestro pueblo que se levantó contra los .fidedignamente reflejado en documentos en el Archivo Histórico Nacional y dignos de ser divulgados e incluso adaptados para un guion de teatro por parte de nuestros grupos teatrales como Lazarillo, Vaya Cirio o Crea Escena.

De ahí mi reflexión junto con la charla que tuve con Juan Ramón Romero, Director del Archivo Histórico Nacional. Un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro. El futuro de un pueblo se asienta sobre cimientos firmes como son una economía fuerte, unos servicios acordes, una planificación contando con diversos sectores como empresas, cultura, educación, sanidad, una sociedad dinámica, y sobre todo, conociendo su Historia.

La historia de un pueblo debe guiarse por tres premisas: conocerla, cuidarla y valorarla.

La primera premisa, el conocimiento, ¿Conocemos realmente la historia de Manzanares, nuestros personajes históricos, que van desde Ministros hasta Poetisas? Lanzo el guante a colectivos culturales e instituciones públicas y privadas para hacer una labor divulgativa en los centros educativos para conocer nuestras raíces, cosa que ahora mismo no sucede, por desgracia.

En cuanto a la segunda premisa, cuidar nuestra historia, que no hemos sabido cuidar, ya que hemos perdido gran parte de nuestro patrimonio y hay uno, como es el Torreón donde datan nuestros orígenes, se está perdiendo inexorablemente si no hacemos algo. Pero la historia que esconde el Torreón no está a la vista, está enterrado. Varios historiadores apuntan que ahí se esconden yacimientos de suma importancia histórica y que sería necesario realizar estudios para sacarlos a la luz.

Y la última premisa es saber valorar la historia. Sí la conocemos, sabremos cuidarla, y por ende  valoraremos las tradiciones, nuestras raíces y las transmitiremos con orgullo, no solo a nuestras generaciones venideras, sino a nuestros visitantes.

Por todo ello hago un llamamiento para realizar una planificación con colectivos sociales, Instituciones y Empresas para aprovechar nuestra Historia.

¿Vemos la oportunidad que a pocos kilómetros hay un punto histórico-turístico como es la Motilla del Azuer? ¿No somos capaces de seducir a esas personas en nuestra población para que se conozca nuestra Historia?

Manzanares, tiene mimbres para convertirse en punto de obligada parada para los turistas que visitan nuestra provincia atraídos por la oferta museística, cultural y porque no, histórica. Si lo sabemos aprovechar, ¿por qué la Historia no puede ser parte de nuestro futuro?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *