Entradas

La Asociación Cultural EL ZAQUE, ha programado una serie de actos conmemorativos de la consagración en el año 1520 de la Iglesia Parroquial de la Asunción de Manzanares. En el primero, celebrado el día 22 de noviembre  en el salón de la Biblioteca Municipal, intervinieron los historiadores Concepción Moya y Carlos Fernández-Pacheco dando una conferencia titulada “Del Templo medieval al moderno”.

 

En el acto, presentado por Jerónimo Romero-Nieva, con la presencia de los concejales Pablo Camacho e Isabel Quintanilla y con la asistencia de numeroso público, Camacho anunció el acuerdo entre el Ayuntamiento de Manzanares y la Parroquia de la Asunción para llevar a cabo la Restauración de las fachadas del templo, participando en los gastos de las obras al 50 %.

 

Carlos Fernández-Pacheco ofreció en su disertación los datos que se han podido conocer  del primer templo parroquial o Iglesia de Santa María la Mayor, construida en el siglo XIII, que tuvo que estar situada próxima al castillo, en alguna parte de la calle del Carmen, muy probablemente en lo  que hoy es el Convento de las Concepcionistas. Al quedar pequeña y algo desplazada del centro cívico de la población, a finales del siglo XV se tomó la decisión de construir un nuevo templo parroquial en la actual ubicación, que se consagró bajo la advocación de Ntra. Señora de Altagracia. La anterior Iglesia Vieja quedaría integrada en el Convento de los Carmelitas, que fue destruido durante la ocupación francesa en la Guerra de la Independencia.

 

Concepción Moya trató sobre las obras de ampliación de la nueva Iglesia, que se llevaron a cabo en la segunda mitad del siglo XVI, conforme a las trazas realizadas por Egas el Mozo. La planta  del edificio que ha llegado hasta nuestros días y el pórtico de la fachada principal, se deben al maestro renacentista.

 

Finalmente, Jerónimo Romero-Nieva comentó que en el ciclo de conferencias se completará con otras tres a lo largo del año próximo, con la participación de Enrique Herrera Maldonado, Juan Ramón Romero y Diego Gallego.

 

 

      

    

“¿A quién beneficia la imprescindible y necesaria restauración del pórtico? A todos sin excepción porque es un bien patrimonial de la ciudad.”

Jerónimo Romero Nieva

“La obra maestra de la iglesia es, sin duda, su pórtico principal, una de las más importantes obras de estereotomía construidas en España”.[1]Este conjunto escultórico tiene el estatus de Bien de Interés Cultural a todo el edificio, declarado el 8 de octubre de 1991.​

“El  pórtico ha sido considerada como uno de los mayores conjuntos escultóricos en todo el Campo de Calatrava. Aunque inicialmente se consideraba que las trazas las habría diseñado el propio Enrique Egas, la documentación ha permitido identificar a Alonso Galdón, cantero de origen vizcaíno, como autor de las mismas”.[2]

Lo más destacado de la portada es, probablemente, el grandioso arco cimbra, el cual se inserta en los contrafuertes del edificio. Está formado por tres arquivoltas, dividas en veinticinco casetones, en ellas se muestran un amplio repertorio iconográfico de personajes bíblicos, tanto del Antiguocomo del Nuevo Testamento, así como un buen número de santos y santas.

“La primera arquivolta está presidida por CristoRedentor y a continuación sus apóstoles; seis a cada lado. A la derecha, el toro y el ángel —símbolos de los evangelistas Lucasy Mateo—, el profeta Aarón, San Ambrosio y, cerrando, el patriarca Abraham. Al lado contrario, a la izquierda, se muestran el león y el águila —símbolos de los restantes evangelistas, Marcosy Juan—, San Gregorio, San Hilarioy, finalmente, Moisés”.La segunda arquivolta acoge las imágenes de veintitrés vírgenes mártires. De todas ellas, solo cuatro van acompañadas de un atributo que permita identificarlas: Santa Lucía—que lleva la bandeja con sus ojos—, Santa Apolonia, portando unas tenazas, Santa Águeda—que muestra sus dos pechos amputados en otra bandeja—, y Santa Inés, con un cordero que asoma la cabeza a su lado; el resto solo lleva una palma en alusión a su martirio. Finalmente, la tercera arquivolta está ocupada por veintitrés querubines que pueden ir acompañados o no de un elemento vegetal que aparece debajo de ellos, estableciéndose una alternancia entre casetones con querubín y casetones que, además del querubín, presentan este elemento. Una alternancia que se rompe en dos ocasiones al encontrar dos casetones consecutivos que solo muestran un ángel.​[3]

Su valor histórico, arquitectónico y cultural, y su monumentalidad y majestuosidad nos colocarían en el lugar que nos corresponde entre, no diré preferencias ya que no se me escapa el valor patrimonial de otros pueblos de nuestro alrededor, pero sí al menos en el interés turístico en el conjunto de la provincia.

Hay otra razón, ajena a los aspectos histórico culturales que debe también pesar sobre la urgente necesidad de restaurar, y es prevenir los riesgos para la seguridad de los bienes y de las personas dado que los desprendimientos de la piedra en alguna ocasión han sido ya evidentes y de no actuar pueden repetirse.

Ahora la imperiosa necesidad de la restauración, por el deterioro secular que venimos arrastrando, nos obliga a abordar cualquier proyecto de restauración no sólo al pórtico. ¿A quién beneficia la imprescindible y necesaria restauración del pórtico? A todos sin excepción porque es un bien patrimonial de la ciudad. Y los beneficios derivados de su explotación turística serán beneficios para todos. El pueblo entero será beneficiario absoluto, si el toro no nos pilla, de la magnífica oportunidad que nos puede brindar, durante el próximo año 2.020, la celebración de los 500 años de la construcción del templo.

 

 

[1]Gallego Fernández-Pacheco, Diego Rodríguez (Julio de 2008). «El legado de Enrique Egas el Mozo». Manzanares, Encrucijada de la Mancha.

[2]Barranquero Contento, José Javier (2018). «La difusión de las fórmulas renacentistas dentro del Campo de Calatrava: Alonso Galdón y la Parroquia de Manzanares». Ars Bilduma(Vitoria) (8): p. 75. ISSN 1989-9262.

[3]Barraquero Contento, José Javier (2018): pp 78-79.