Entradas

                                               Manuel Rodríguez Mazarro

Las siglas políticas fueron infundiendo la vida falsa del color cuando en cada casa tienen su blanco y negro

Tuve la suerte de ver parte de la vida a través de objetivos de cámaras fotográficas en blanco y negro, así la vimos los que vamos cumpliendo años. Algo de posguerra, dictadura, monarquía de emérito, constitución, gobiernos democráticos, Felipe VI, covic-19.  Todo esto nos fue marcando.

En alcaldes manzanareños también hubo vida en blanco y negro, D. José Calero, D. Pedro G. Román, D. Agustín Serrano, D. Pedro Capilla, D. Carmelo Melgar, D. Teodoro Rincón, D. Miguel A. Pozas, D. Antonio L. Manzanara y D. Julián Nieva. Afirmo que a algunos de ellos les costó “cuartos” la política.

Hasta aquí he podido conocer y he llegado con mis cámaras al hombro y el magnetofón de casete, entrevistas y reportajes para varios medios,  en blanco y negro, últimamente color digital. En ocasiones hice de paparazi e incógnitas que no se pueden sacar a la luz.

Reportajes con cámara de carrete, fue al final del siglo XX cuando empezaron a enseñarnos el color, vida y sabor de nuestro pueblo. Manzanares iniciaba a salir del letargo y atolladero, los negocios crecían, trabajo no faltaba para el que quería trabajar.

El auge económico manzanareño iba pasando de ser en blanco y negro a color, años del desarrollo en Manzanares, los momentos especiales se reflejaron en papel fotográfico, recuerdos que llegué a vivir y aún existen en álbumes, rara es la casa que no conserve sus primeras vacaciones, bodas, bautizos, inauguraciones, su coche, incluso la mili, sujetas al negativo de cámaras Werlisa, Nicon, Konika, Canon, Kodak,…

Un progreso del que hemos  disfrutado con instantáneas de vida en blanco y negro quedaron en recuerdo. Llegó el auge tecnológico, la fotografía pasó a ser color digital. Liberados del corsé económico, aquello se nos fue de las manos, iniciaron las prisas, el paro, crecieron los problemas, mandatarios pagados, información a convenir, cambiaron las maneras y educación pedagógica.

Las fotografías realizadas con móviles han pasado a ser multitud pasajera y sin intimidad propia. Las generaciones que han crecido actualmente no conocieron el blanco y negro ni les importa, pasan de ello y “poquitas fatigas”, las siglas políticas  fueron infundiendo la vida falsa del color cuando en cada casa tienen su blanco y negro, los momentos, la historia, el cariño, el motivo, los hijos y el trabajo. A la juventud la envidio por sus años y en ellos está el futuro de positivar la imagen.

No creo que vuelva el blanco y negro, aunque tal como veo el futuro político en general de conveniencias,…me desordena bastante el objetivo de la mentalidad. Sinceramente, pienso que mi generación fue más sana, fue despacio y avanzó deprisa. –De dictadura en blanco y negro pasamos directamente al libertinaje a siglas en color y mascarilla.

 

 

En 2020 se celebra el quinto centenario de la inauguración de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Coincidiendo con esta efeméride traemos a las páginas de la revista Siembra unas fotos poco conocidas del templo. Fueron tomadas entre 1927 y 1936 por el fotógrafo portugués Antonio Passaporte y pertenecen a la colección de la Casa Loty.

La Casa Loty fue fundada en Madrid en los años 20 del siglo pasado por el francés Charles Alberty. La compañía se dedicó inicialmente a la imprenta fotográfica y a la comercialización de papel fotográfico industrial. Antonio Passaporte trabajaba como comercial de Loty y empezó a realizar fotografías por toda España, aprovechando los viajes que realizaba para visitar a sus clientes. Loty comercializó como postales turísticas las fotografías tomadas por Antonio Passaporte. Ante el éxito obtenido, fundaron la empresa Archivo Fotográfico Universal S.A. (Afusa), cuyo objetivo era la realización de un banco de imágenes mundial. Esta empresa tuvo importantes clientes como General Motors, la Universidad de Harvard o el Patronato Nacional de Turismo.

La Guerra Civil supuso el cierre de la compañía. Charles Alberty regresó a Francia, donde moriría poco después, y Antonio Passaporte volvió a Portugal una vez terminado el conflicto. La colección de la Casa Loty llegó a tener unas 12.000 fotografías. El Ministerio de Cultura compró en 2002 más de siete mil fotografías de esta colección, que actualmente se conservan en el Instituto del Patrimonio Cultural de España.

Entre las fotografías compradas por el Ministerio de Cultura se encuentran siete realizadas en Manzanares. Cinco de ellas son diferentes tomas de la fachada de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y las otras dos fueron realizadas en su interior. En una de ellas aparece con todo detalle el impresionante altar mayor, con el retablo realizado a principios del siglo XVII por los hermanos Ruiz de Elvira. En las calles del retablo también se pueden apreciar los cuatro lienzos pintados por el italiano Bartolomé Carducho, que había colaborado en la decoración del monasterio de El Escorial y que llegó a ser pintor de cámara de Felipe III. En la segunda fotografía aparece la capilla de Santa Teresa, construida en 1663 bajo el patronato de la familia Salinas, regidores perpetuos de Manzanares. Estas dos últimas fotografías quizá sean las más interesantes, ya que apenas se conservan imágenes del interior del templo anteriores a su destrucción en 1936.

Miguel Ángel Maeso Buenasmañanas

Las dos fotografías más antiguas que se conservaban de Manzanares son del año 1900 y fueron realizadas por una expedición de la Asociación Astronómica Británica, durante su estancia en nuestra localidad para observar un eclipse de sol. En una de ellas se ve a los expedicionarios con el castillo al fondo y en la otra se observa la fachada de la iglesia de la Asunción y la plaza en un día de mercado. Las conocidas fotos de Azuara de diferentes edificios de Manzanares son posteriores y fueron realizadas a partir de 1910.

Alfonso Montero, de la Asociación de Historia de Socuellamos, nos ha proporcionado tres fotografías de gran calidad tomadas en Manzanares cuatro años antes que las anteriores, concretamente entre el 6 y 7 marzo de 1896. El fotógrafo fue el francés Óscar Vaillard Gascard, afincado en Alicante, que trabajaba para una firma francesa de vinos. Debido a su profesión, realizó numerosos viajes por La Mancha, teniendo relaciones comerciales con bodegueros de la zona.

La colección completa de Óscar Vaillard se compone de unas 2.000 fotografías, de las cuales la mayor parte de ellas son de Alicante y de Jumilla, en la provincia de Murcia. En la zona de La Mancha realizó unas 60, pero desafortunadamente solo se han podido localizar 21 de ellas: 13 de Campo de Criptana, 2 de Alcázar de San Juan, 3 de Villa de Don Fadrique y 3 de Manzanares. Las fotografías han sido recuperadas, organizadas y digitalizadas gracias a los esfuerzos de su nieto José Manuel Collado Vaillard.

En la más llamativa de las tres fotografías de Manzanares aparece la plaza y la iglesia de la Asunción, muy similar a la ya comentada de 1900, pero de muchísima mejor calidad. Se puede observar con todo detalle la fachada de la iglesia. En cuanto al aspecto del templo, la principal diferencia con la actualidad son los balconcillos de la parte derecha, ya desaparecidos, y la ausencia de la reja, que se construyó posteriormente en 1916. También son muy pintorescas las vestimentas de las viandantes que transitaban por la plaza. Debió ser un día frío, a pesar de estar tomada en marzo, ya que la mayor parte de las personas se protegen con llamativas capas de colores lisos, de rayas o de cuadros. La disposición desordenada de las personas parece indicar que se estaba celebrando un mercado en la plaza, en el que los vendedores ofrecían sus mercancías directamente desde los carros.

Las otras dos fotografías se tomaron en la madre nueva o caz del río Azuer a su paso por Manzanares. El caz discurría por el actual paseo Príncipe de Asturias y fue canalizado y soterrado a finales de los años 70 del siglo XX, lo que dificulta localizar el lugar en el que se hicieron las fotografías. Afortunadamente se conserva un antiguo callejero de Manzanares, realizado por el Instituto Geográfico y Estadístico en 1885 apenas once años de la visita de Óscar Vaillard, que puede orientarnos sobre los lugares que aparecen en las fotos.

En una de las dos fotografías podemos observar casas muy cercanas al río y además una ligera curva hacia la izquierda del cauce. Según el callejero mencionado, la zona por la que el río discurría más cercano a la población era entre las actuales calles de San Antón y Ramón y Cajal. Adicionalmente, a partir de la calle Ramón y Cajal, llamada en aquella época de la Feria, el río se separaba de la población girando hacia la izquierda, dando lugar a una amplia zona arbolada. Por tanto, podríamos suponer que esta primera fotografía fue realizada en la actual avenida Cristóbal Colón, entre las esquinas de las calles Orden de Calatrava y Ramón y Cajal. En 1917 esta parte del cauce fue objeto de una importante remodelación, alejándolo de la población para ampliar los paseos del río.

En cuanto a la segunda fotografía, en la que aparece un puente de madera, es más complicado establecer su localización. En el callejero de 1885 solo aparecen puentes sobre el río en la carretera de Andalucía y frente a la calle de la Cárcel. El puente que se ve en la fotografía no debe ser ninguno de ellos ya que estos se habían construido en 1873 con materiales más resistentes que unas simples maderas. Además, en esta foto los edificios se ven mucho más lejanos por lo que quizá debió tomarse al final de los paseos, en las cercanías de la vía del tren.

En cualquier caso, el tiempo transcurrido y las modificaciones urbanísticas realizadas en esta zona de Manzanares, impiden realizar una localización exacta.

La colección completa de fotografías de Oscar Vaillard de La Mancha, incluidas estas tres de Manzanares, se publicarán próximamente en un libro titulado “La Mancha del siglo XIX en las fotografías de Óscar Vaillard: Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Manzanares, La Villa de don Fadrique. 1895-1896”. Este libro, cuyo coordinador es Alfonso Montero, ha sido escrito por diferentes autores de cada una de las localidades mencionadas y cuenta con la participación del nieto de Oscar Vaillard, que ha escrito el prólogo.

Lo vemos en infinidad de actos, plasmando rostros, conciertos, procesiones, pasando desapercibido pero guardando en su objetivo los recuerdos. Hablamos de Jesús Maestro Morán, otro emprendedor que decidió instalarse en Manzanares.

 Cuéntanos un poco sobre ti

 Para los que no me conocen, nací en Madrid en una familia humilde y trabajadora, siendo el tercero de cuatro hermanos, criándonos y creciendo en San Sebastián de los Reyes. Desde aquí aprovecho para dar las gracias públicamente a mis padres por criarnos a los cuatro hermanos con idénticos valores y mucho cariño, hacer de nosotros las personas que hoy somos, e inculcándonos que la vida no regala nada y hay que trabajar para conseguir lo que queremos, mostrando respeto y educación hacia todas las personas.

Realizo la EGB (comenzando mi acercamiento a la fotografía con una cámara Kodak Instamatic C25) y con 16 años comienzo a trabajar, en una pescadería , de lo cual estoy orgulloso ( Profesión de mi padre hasta su jubilación y actualmente uno de mis hermanos ), como soy de culo inquieto me ofrecen una oportunidad mejor y me lanzo a por ella (instalador mantenedor de líneas de comunicación) la cual desempeñe durante muchos años trabajando para varias empresas del sector de la comunicación, y gracias a un compañero de trabajo me empiezo a interesar por la electricidad y decido ampliar mis servicios a los clientes, en total fueron casi 14 años entre voltios, cables y alicates.

Hace ya más de 19 años y en vista de que las cosas laboralmente no iban muy bien, es cuando decido salir de la zona de confort y preguntarme porque no continuar con la vida en otro sitio, como han hecho otras personas (como mi padre). Junto con mi mujer nos trasladamos y llegamos a Manzanares, tras un tiempo de estudios para conseguir ciertos permisos comienzo a trabajar en otra cosa totalmente distinta a lo que había realizado anteriormente (Chofer de Camión), profesión que desempeñe con mucho gusto y profesionalidad durante varios años y la cual alternaba con la fotografía de conciertos.

¿Cómo surge la idea de tu negocio?

Todo fue debido a que un día por un revés de la vida y un accidente laboral, te dicen que no vas a poder realizar lo que realizabas hasta entonces, te ves obligado a cambiar tu estilo de vida, y te dices hay que tirar para adelante y decido involucrarme totalmente con lo que me gusta mucho y disfruto, la Fotografía.

Llevo realizando fotografía desde el año 2004 , comenzando con conciertos, espectáculos de danza, musicales etc…realizo cursos para aprender y ampliar conocimientos, comienzo a realizar fotografía cultural de costumbres, fiestas, paisaje, etc. para continuar con la Fotografía Social, tanto a nivel público trabajando con Ayuntamientos y como privado (Bodas, Cumpleaños, Comuniones, etc), Book fotográficos, fotografía corporativa, fotografía de producto, etc..

¿Qué necesidades trata de cubrir su empresa?

Destacaría la forma actual de comunicar que conoce y utiliza mucha gente a día de hoy, que es mediante la fotografía.

Lidero dos proyectos, uno la realización de fotografías y reportajes de todo tipo, ya sea Fotografía Social, Book, Producto, Eventos tanto privados como públicos, etc., canalizado este mediante Jesús Maestro Fotografía (www.jfmaestro.com), y el segundo proyecto hacer que se conozca mucha parte de la cultura de nuestros pueblos con sus fiestas, tradiciones y espectáculos, utilizando como medio de difusión para ello la plataforma de Photoeventsespaña (photoeventsespana.es), que permite trabajar con gran cantidad de reportajes e imágenes pudiendo realizar la descarga de fotografías totalmente gratis por parte de los usuarios. Este segundo proyecto no podría ser posible sin la estrecha colaboración de las empresas privadas y entidades públicas que confían en mi trabajo y que llevo realizando desde hace más de 10 años, dando a conocer su producto, evento o negocio, e incluso su localidad.

No se debe tener miedo a contratar un profesional para la realización de un reportaje fotográfico, cualquier evento vale por pequeño que sea, ya que son recuerdos que tendremos y guardaremos con el paso del tiempo.

¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta la empresa?

En mi sector hay mucho intrusismo, todo el mundo es fotógrafo, y eso se nota a la hora de solicitar presupuestos, porque muchos dicen “perdona pero mi primo que se acaba de comprar una cámara y dice que me realiza las fotografías de mi boda”, poniéndole la coletilla de que será mi regalo de bodas, luego pasados unos días llegan los lamentos porque las fotos no están, el primo borro la tarjeta sin darse cuenta o están demasiado oscuras, etc. Es un día bonito que pasa muy rápido y no da tiempo a asimilar todo, a mí siempre me pasa que los novios me dicen que no lo recordaban, y eso para mí como fotógrafo es maravilloso, que te digan que gracias a mi trabajo puedan ver todo lo ocurrido en ese día, es genial.

Debemos contratar a un profesional sin que nos salga excesivamente caro (desde 600 €. para una boda podemos contratar un buen trabajo) y tener un reportaje en perfectas condiciones. Mi recomendación es dejar que los amigos, invitados y primos disfruten con vosotros de ese día y dejar a los profesionales que realicemos nuestro trabajo, que no solamente es ese momento, son muchas horas de trabajo posterior en el despacho hasta la entrega del reportaje.

¿Qué propuestas o iniciativas se le ocurren para dinamizar o impulsar la actividad comercial en Manzanares?

Se debe ayudar al autónomo y comercio, ayudar más desde las administraciones, incentivando y fomentando el consumo en Manzanares, ayudando a realizar consensos entre los mismos gremios y comercios de la localidad para poder realizar campañas conjuntas y de esta forma evitaríamos que parte de los ciudadanos se desplacen fuera para comprar cosas o contratar servicios que seguramente podamos prestar desde aquí.

Con las nuevas tecnologías, somos capaces de realizar más cosas, sentirnos más fuertes y poder hacer que la gente venga a Manzanares, de esta forma poder vender y más nuestros productos o servicios.

¿Es Manzanares “buena plaza” para un emprendedor?

Hoy de momento lo veo un poco complicado, somos varios los que llevamos ya algún tiempo y nos damos cuenta de que se están dejando de realizar cosas, las compras se dilatan un poco en el tiempo. Gran parte de la culpa de ello la tiene el trabajo que no es nada estable y en algunos casos mal remunerado, repercutiendo este en la forma de vida de los consumidores, y como siempre pasa hay algunos que se aprovechan, dando servicios sin garantías y lo que es peor sin pagar impuestos (eso lo hace el gran intrusismo laboral que existe en España)

Por lo tanto a la pregunta de si se puede emprender en Manzanares, la respuesta es , pero teniendo en cuenta que el momento actual no te va a permitir tener ganancias en poco tiempo.