Entradas

Es habitual en nuestros paseos por Manzanares ver incrementarse el número de negocios cerrados y el cartel de “se alquila” o “se traspasa” en los locales comerciales de nuestra localidad. Aun las calles que pudieran resultar más concurridas, son muchos los locales que permanecen cerrados a la espera de que algún negocio pueda conferirles nueva vida. Mientras, el abandono y el deterioro se apoderan de las fachadas y los interiores dejando los locales en un estado que será cada vez más costoso adecuar. Siembra ha consultado fuentes solventes en el ámbito inmobiliario y se ha interesado por la problemática de los locales vacíos y qué salida pueden tener sus propietarios.

Actualmente el precio de los alquileres ha bajado ostensiblemente.

Depende de su estado de conservación y por supuesto de su situación y tamaño. La demanda es prácticamente nula (si bien se reconoce un ligero incremento en el último trimestre) y en la mayoría de ocasiones se llega a lo que se conoce como “acuerdo de conveniencia”: la ganancia es mínima pero los propietarios prefieren tenerlo alquilado por poco a tenerlo vacío.

Emprender en Manzanares: lento y costoso.

La adecuación del local al potencial negocio es obligación del arrendatario (que además tiene la obligación de dejar en el local las reformas realizadas en el mismo) lo que hace que muchos propietarios no inviertan en sus inmuebles por lo que el estado de muchos de ellos es de deterioro absoluto. El coste de la adecuación ha de sumarse al elevado coste (económico y burocrático) que ya tiene emprender un negocio en Manzanares y que puede demorarse años: adecuación a las diferentes normativas de cada tipo de negocio, proyecto de licencia (que ha de realizar un arquitecto), impuestos, permisos municipales… el emprendedor debe empezar a pagar mucho antes de que el negocio empiece a ser productivo lo que en más de una ocasión lo desmoraliza y persuade de no emprender.

Pero, ¿y los pagos? O mejor dicho, ¿Y los impagos? Actualmente la forma de exigir una garantía de pago es exigir al arrendatario un aval bancario por el importe de la renta a pagar en seis meses o un año, sin embargo, la ley de arrendamientos para locales fija la fianza en sólo dos mensualidades. Ante el hecho de morosidad habría que acudir al juzgado y pocos propietarios quieren meterse en un proceso que puede alargarse sine die.

En muchas localidades los locales comerciales ya están empezado a convertirse en viviendas.

Así las cosas, la tendencia en estos últimos 10 años es cada vez menos operaciones de locales, tanto de venta como de alquiler y por supuesto, los precios son mucho más económicos lo que a veces no justifica nuevas inversiones en locales y los propietarios sigen siendo los mismos que invirtieron hace muchos años o que quizá han heredado. Es sabido que antiguamente tener un local en propiedad y destinarlo al alquiler era un seguro de vida, pero esto ya ha cambiado. De hecho, muchos propietarios se plantean cambiar el uso de los locales para convertirlo en viviendas y venderlos o alquilarlos. Esta práctica que es aún embrionaria en Manzanares ya está muy extendida en otras localidades y grandes capitales. El alquiler de vivienda esta en auge y actualmente si que es un buen producto de inversión por la rentabilidad que reporta. ¿El problema? Es costoso, aparte de que debe tratarse de locales amplios y con posibilidad de cumplir la normativa para la vivienda en Manzanares que también es exigente.