Entradas

Los descendientes de D. Julián, director y fundador de la banda en 1903, entregaron a miembros de la Junta Directiva, una parte inédita del repertorio escrito por el mismo hace bastantes años, durante la mañana del pasado sábado en la Sala de Ensayos “Daniel González Mellado”, donde esta entidad cultural tiene su sede.

Con la intención de dar salida a estas obras que aún no han sido interpretadas y de seguir el mismo recorrido de piezas que ya forman parte de la identidad cultural de Manzanares, como es el pasadoble “Gratitud”, D. José Sánchez Maroto Tortosa, antiguo director de esta formación y socio-fundador de la Asociación en 1983 acompañado de sus hijas Estefanía y Rebeca Sánchez Maroto entregaron cinco obras manuscritas al Presidente de la Asociación Cristóbal Díaz-Peñalver Carrión y a su Director Artístico Eduardo Gallego Ballesteros.  

De esta manera, el legado musical que subraya la faceta de D. Julián Sánchez Maroto también como compositor y que está en posesión de la asociación homónima, se completa con “Etayini”,  “Desfilando”, “El Progreso”, “Aires Andaluces” y “Cielo Andaluz”, que se suman a las conocidas marchas de procesión como “La Dolorosa” o “Nuestro Padre Jesús del Perdón” y a pasodobles como el anteriormente citado “Gratitud” o “Brisas de Andalucía” que ya forman parte del patrimonio cultural y musical de la localidad. Este ha sido una primera entrega de obras, habrá más, según comentaron sus familiares, para que tras este gran gesto, los siguientes pasos sean arreglar y completar las voces, en definitiva un minucioso proceso de restauración que Eduardo Gallego comenzará en breve teniendo en cuenta la plantilla actual de la formación instrumental para ser interpretadas en un futuro no muy lejano por su Banda

La Junta Directiva agradece enormemente esta donación a la familia de este músico que servirá, sin duda, para potenciar su imagen como una de las figuras y referentes culturales de la localidad manchega,  cuya herencia  artística se ve enriquecida con esta importante aportación.

“En un futuro me gustaría poder vivir de la música”

 

Marina Díaz-Peñalver Calero (Manzanares, 5 de septiembre de 2001) comienza sus estudios musicales a los 7 años en la Escuela de Música “Guillermo Calero” de su localidad natal, con los profesores María Martín-Portugués y Antonio Plata. Continua sus estudios de Grado Medio en la especialidad de trompa en el Conservatorio Profesional de Música “Marcos Redondo” de Ciudad Real con el profesor Jose Antonio Sánchez-Ballesteros. Finaliza sus estudios profesionales obteniendo Matrícula de Honor y Premio Extraordinario de Enseñanzas Artísticas Profesionales de Castilla-La Mancha. Realiza diversos cursos y masterclasses, recibiendo clases con importantes profesores, como Rodolfo Epelde, Bernardo Cifrés, Luca Benucci, Manuel Antonio Fernández, David Alan Cooper, Marie Luise Neunecker y Sibylle Mahni. En 2019 es admitida en la Hochschule für Musik en Würzburg (Alemania) para realizar sus estudios de Grado Superior con la profesora Sibylle Mahni.

Pregunta: ¿Qué te llevó a estudiar música?

Respuesta: Desde pequeña siempre he estado rodeada de músicos en mi familia, ya que dos familiares están directamente vinculados a la música y forman parte de la banda de Manzanares, por lo que la música ha formado parte de mí desde mis primeros años.

 

P.: ¿Qué te hizo elegir la trompa y no otro instrumento? ¿Lo tenías claro desde el principio o habías considerado algún que otro instrumento?

R.: La verdad es que siempre tuve claro que quería tocar la trompa, ya que me llamaba la atención su sonido y la forma en que se tocaba. Después de empezar mis estudios elementales, me di cuenta de cómo la trompa lograba enriquecer la sonoridad completa de una orquesta, siendo siempre imprescindible en cualquier tipo de agrupación. Por ello, cada vez estoy más contenta y segura de haber elegido este instrumento.

 

P.: ¿Desde cuándo tienes claro que te quieres dedicar a la música?

R.: Realmente fue hace unos 5 años cuando me di cuenta de que lo que para mí antes era un hobby se estaba convirtiendo en lo que yo quería que fuese mi carrera profesional. Por ello no dudé en esforzarme para intentar conseguir lo máximo posible.

 

P.: Ahora comienzas una nueva etapa, ¿qué te llevó a ir a estudiar el superior a Alemania y no en España?

R.: Gracias al haber realizado distintos cursos en diferentes conservatorios de España, conocí varios centros que me interesaron mucho. Destacar de todos ellos el CSMA de Aragón, donde realicé el Congreso Internacional de Trompa en 2017, recibiendo clases de la profesora catedrática de la Hochschule für Musik “Hanns Eisler” de Berlín. Ella me animó a que realizara un curso de trompa en Georgsmarienhütte (Alemania), donde pude conocer a la profesora de trompa de Würzburg, Sibylle Mahni. Tras ello, comencé a estudiar alemán en el Goethe Institut en Madrid, y me presenté en junio de este año a las pruebas de acceso.

 

P.: ¿Dónde te gustaría poder tocar en un futuro?

R.: Sinceramente, me gustaría formar parte de alguna orquesta profesional, y poder tocar en cualquier parte, ya sea en España, Alemania o cualquier otro país.

 

P.: ¿Qué metas o sueños tienes? ¿Cómo quieres que sea Marina de aquí a cinco años?

R.: Lo más importante ahora mismo es empezar mis estudios superiores y poder finalizarlos con éxito. En un tiempo me gustaría poder vivir de lo que realmente me gusta, es decir, la música, y seguir trabajando con esfuerzo para conseguir mis objetivos. Mi sueño es, en un futuro, llegar a ser miembro de alguna orquesta profesional y continuar creciendo musicalmente y como persona.

Desde aquí dar las gracias personalmente a Marina por haber querido atenderme en sus primeros días en Alemania. No tiene que haber sido fácil porque todavía está inmersa en ese periodo de adaptación y es de agradecer que haya querido sacar un hueco para mí. Debido a los kilómetros que nos separan no he podido tomarme el café de rigor como hago con todos los invitados, pero estás invitadísima a uno en cuanto tengas un rato y te vengas para España. Mucho ánimo y a seguir aprendiendo y disfrutando.

 

Celebrada la V Edición del curso de perfeccionamiento instrumental y técnica de dirección, ciudad de Manzanares

Tras cuatro jornadas de intensa actividad en las que la música fue la protagonista absoluta en Manzanares, el pasado domingo, 29 de julio, se cerró la quinta edición del curso, con el Concierto en el que el alumnado de las diferentes especialidades se puso bajo la batuta de los alumnos de técnica de dirección.

Este curso, sigue consolidándose como referencia nacional, en el ámbito de la formación musical estival y en el que, haciendo uso de la propia nomenclatura del mismo, la perfección también se va visibilizando en todos los ejes que lo vertebran: participación creciente, altísima calidad mostrada en los escenarios de los diversos conciertos celebrados y eficacia en la organización. 

Unos ciento veinte alumnos aprovecharon, en esos cuatro días, su paso por Manzanares, para mejorar sus destrezas musicales en las diferentes especialidades instrumentales y en la de técnica de dirección.

Por parte de la organización, el nivel de satisfacción es muy alto, ya que todas las modalidades formativas han salido adelante, incluyendo la novedad de contrabajo. Alumnado procedente de toda la geografía nacional, a todos los niveles, pudiendo optar por la modalidad de activo u oyente y de todas las edades, han tenido cabida en el programa de actividades formativas y concertistas diseñadas por el Director del curso, Pedro M. Delegido.  Incluso el alumnado benjamín, muchos de ellos hijos y nietos de componentes de la Asociación, que se están iniciando en la música, se han animado a participar en estas jornadas contagiándose del fantástico ambiente vivido, disfrutando de las clases, del compañerismo y de las actuaciones, desde otro prisma y estimulándoles a seguir volcándose en su formación como futuros intérpretes. 

La calidad musical se hizo latente en el concierto ofrecido por el profesorado la noche del viernes, 27 de julio en el Gran Teatro, donde el público se asombró y vibró con la extraordinaria capacidad de llenar todo el teatro gracias a los momentos de delicadeza y tensión, virtuosismo y versatilidad técnica que sacaron a sus respectivos instrumentos. Sin duda, ha sido todo un lujo disfrutar de lo mejor que hay ahora mismo en el campo de la interpretación en nuestro país y que siguen año tras año apostando por su participación en este evento. 

Al día siguiente le llegó el turno al alumnado, que en diferentes ensembles animaron la noche del sábado, en la Lonja de la plaza de San Francisco, con el repertorio trabajado en las clases colectivas y donde, grandes y pequeños, profesores y alumnos, compartieron atril.

El domingo por la noche, se puso el broche de oro, con el Concierto Final en el Gran Teatro, donde el alumnado de Técnica de Dirección supo transmitir visualmente su impresión sobre los sonidos, así como canalizar la energía de los músicos, de una numerosa banda que arrancó los aplausos entusiasmados de los espectadores.

Destacó positivamente la planificación de las diferentes actividades, que permitió llegar a todo con más desahogo que en anteriores ediciones, incluso incrementar el número de propuestas lectivas y concertistas, como es el caso del concierto ofrecido por las modalidades de oboe y fagot, dadas las singularidades de estas especialidades, el sábado, al mediodía, en la cueva del Centro Cultural Ciega de Manzanares. No ha faltado una especial atención a las familias del alumnado, que se han alojado estos días en la localidad, con actividades culturales propuestas por la organización, en estrecha colaboración con el Ayuntamiento, realizando una visita turística por los principales lugares de interés, incluyendo los museos municipales.

Tras finalizar el programa, el Director Artístico, Pedro Manuel Delegido, dedicó unas emocionadas palabras a todos los participantes en este ambicioso proyecto, ideado por él hace cinco años, ya que esta será su última con este rol, que no como colaborador. Le relevó en el atril el presidente de la asociación, Cristóbal Díaz Peñalver, insistiendo en su agradecimiento a todos los que han apoyado desde múltiples frentes la celebración del curso: profesorado,  alumnado inscrito, los diferentes organismos e instituciones públicos (Ayuntamiento, Diputación…) así como de empresas privadas, sin cuya colaboración la calidad del evento se hubiera resentido, garantizando entre todos el apoyo económico e infraestructuras  y recursos necesarios para asegurar la máxima calidad y atención. 

Silvia Cebrián, Concejala de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Manzanares, se unió a las felicitaciones y agradecimientos al excelente equipo humano que ha hecho posible que este proyecto culminase con resultados más que satisfactorios. Los tres coincidieron en destacar la imprescindible labor del grupo de voluntarios formado por músicos y familiares de la asociación, cuya ilusión, esfuerzo y entrega no ha faltado a la hora de satisfacer en todo momento las diferentes necesidades y demandas surgidas durante estos cuatro días.

Eventos

✖ No hay resultados

Lo sentimos, no hay entradas que coincidan con tu búsqueda.