En el momento de redactarse este editorial la incidencia acumulada en lo que respecta a la pandemia de Covid 19 baja asombrosamente y nos hemos quitado las mascarillas por las calles a la espera de poder hacerlo ya definitivamente. El cielo nos ha regalado con algunos días de cierto veranillo o, cuando menos, tentativa de primavera y se respira un cierto optimismo a la espera del carnaval, la Semana Santa y la llegada del buen tiempo. Se espera que la agenda municipal se anime poco a poco y a un año visto de las próximas elecciones no sería extraño que este largo invierno de dos años que hemos vivido se caldee definitivamente con profusión de anuncios, actos e inauguraciones. Una de las más esperadas es la inauguración del pórtico de la Parroquia de la Asunción de Ntra. Sra. Sin embargo, ya hemos podido ver el resultado espléndido de los trabajos que se han llevado a cabo bajo la frágil red que la protege de las palomas (¿para cuando la esperada solución al gravísimo problema de las ratas del aire?) y el resultado no puede ser más alentador. Es de justicia felicitar (una vez más) la iniciativa de la Parroquia y por supuesto del Ayuntamiento que ha desplegado en esta ocasión una política cultural de altura, que no piensa en réditos cortoplacistas, sino que dejará una huella en la historia y que ha supuesto una acción política de altos vuelos.  A un alcalde no se es fácil que se le recuerde por tal o cual acto o ni siquiera por haber licitado la implantación de una empresa, por importante que eso sea, pero sí por el que arreglo el pórtico e hizo de puente entre el pasado y el futuro soldando su humilde eslabón en la cadena.

Lo que tienen las calamidades es que cuando éstas pasan nos dan la oportunidad de respirar un aire como de recién amanecido. Todos tenemos la impresión de que llega un tiempo nuevo, de acuerdos, de encuentros, de entendimiento, de colaboración. Crucemos los dedos y ojalá esa expectativa de futuro no quede frustrada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *