Revista Siembra

Cualquier inmueble está sujeto a lo establecido a la siguiente legislación urbanística de aplicación:

La legislación estatal que funciona como marco, ya prevé obligaciones para los propietarios en el Decreto Legislativo 1/2010, de 18 de mayo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística (TR.LOTAU). En los artículos 137 y 138 del TR.LOTAU se establece la obligación de los propietarios del deber de conservación y rehabilitación.

En su desarrollo autonómico, el Decreto 34/2011, de 26 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de Disciplina Urbanística del Texto Refundido de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística (RDU), en el artículo 63 del RDU se establece la obligación de los propietarios del deber de conservación y rehabilitación.

Según los marcos legislativos anteriores, cada municipio establece su propia normativa. En el caso de Manzanares ésta queda decretada en la Normativa del Plan de Ordenación Municipal de Manzanares, conocido como POM. En su artículo 1.7 se establece el deber de conservación.

Sin embargo, todo se complica aún más cuando las propiedades llegan a ser catalogadas como bienes con algún tipo de interés patrimonial y se llega a dictar su protección.

Los edificios pueden estar incluidos en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos del POM de Manzanares (documento municipal) y/o en la Carta Arqueológica de Manzanares (documento de la JCCM).

Cuando un inmueble tiene un Nivel de Protección Integral o está incluido en la Carta Arqueológica, es de aplicación también la Ley 4/2013, de 16 de mayo, de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha. En su  artículo 23 y en artículo IV.2 del Catálogo se establece el deber de conservación y uso.

Asimismo, en los artículos 74 y 77 se establece que el incumplimiento de este deber se considera una infracción grave con sanción de 6.000,01 hasta 150.000 euros.

El Ayuntamiento como Administración municipal competente y la JCCM (en los casos de inmuebles incluidos en el Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha) tienen la obligación de velar por que se cumplan estas obligaciones. Para ello, puede emitir Órdenes de Ejecución donde se requiera a los propietarios la realización de las obras necesarias para cumplir con su deber de conservación. En caso de que no las realicen, la Administración puede:

– Ejecutar las obras de forma subsidiaria a costa de la persona obligada.

– Imponer hasta 10 multas coercitivas del coste estimado de las obras ordenadas.

– Expropiar el inmueble.

Hasta aquí las obligaciones de los propietarios y las medidas que las administraciones pueden tomar contra éstos. Pero… ¿y las ayudas?

Como ayudas que se le facilitan a los propietarios, el Ayuntamiento tiene una Bonificación del 90% de la tasa del Impuesto de Construcciones (ICIO). Anteriormente existían ayudas de la JCCM para rehabilitar este tipo de edificaciones, pero en la actualidad, la revista Siembra no ha podido encontrarlas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *