En la punta de la lengua

El léxico castellano está lleno de expresiones, más o menos poéticas, para indicar nuestro hartazgo. Es común pedir —a gritos— que alguien nos deje en paz enviándolo amistosamente lejos de nuestra vista. La amplitud de contextos, y la vasta historia de nuestro idioma, ha hecho que pululen numerosas formas de hacerlo, a cada cual más ingeniosa. Sin embargo, muchas veces no se recuerda de dónde vienen estas expresiones. El propósito de estas líneas es desenmascarar qué decimos realmente cuando mandamos a alguien a hacer puñetas, a la porra, a freír espárragos o a la mierda.

Vete a hacer puñetas se utiliza desde el siglo XIX. Desde el siglo XV se habían popularizado unos bordados que remataban las mangas de los trajes, muy laboriosos de trabajar. El DLE recoge también como hacer puñetas “masturbarse”. Ambas serían actividades que requerirían cierto tiempo y que dejarían tranquilo a quien demandara a su interlocutor que se fuera a hacer puñetas.

Vete a la porra surge en un contexto militar y hace referencia un bastón que llevaba el tambor mayor de los antiguos regimientos. Tal bastón se clavaba en el suelo en mitad del campamento y allí iban los soldados a cumplir arresto por faltas leves.

Vete a freír espárragos tiene una importante connotación culinaria, pues, en el siglo XIX, los espárragos fritos no tenían ninguna consideración. Además, para cocinarlos de este modo, primero había que hervirlos, lo que llevaba una considerable cantidad de tiempo. Mandar a alguien a freír espárragos, pues, aliviaría a la otra persona de su presencia.

Por último, vete a la mierda, la expresión más popular. Significa, sencillamente, irse a cagar, una forma muy directa de pedir que dejen a alguien en paz. Va muy ligada a otras expresiones similares relacionadas con estas necesidades fisiológicas y los órganos que se encargan de ellas: vete al carajo, vete a cagar, etc.

Seguramente conozcan muchas más expresiones para deshacerse nada elegantemente de alguien. Ya saben: detrás de toda ingeniosa frase hay todo un significado lingüístico. Solo espero que la próxima vez que manden a alguien a hacer puñetas no se ponga a coser como un loco…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *